Connect with us

OPINIÓN

El recuento que no queremos hacer ( por Vittorio Ghiglino Bianchi, Seremi de Transportes y Telecomunicaciones de Atacama)

Publicado

on

El fin de las Fiestas Patrias conlleva un balance que como autoridades nunca quisiéramos hacer: el recuento de accidentes y fallecidos por un accidente de tránsito.

Durante la celebración de este año, las estadísticas nos indican que se registraron más de mil siniestros en todo el país, casi un 30% menos que los que se registraron el año anterior. Lo mismo pasó con el número de víctimas fatales, que descendió de 39 a 24. Si bien la reducción de 38,5% es positiva desde un punto de vista estadístico, lo cierto es que esta es una realidad compleja que debemos enfrentar.

Actualmente, estos siniestros son la primera causa externa de muerte en niños de 1 a 14 años, algo que nos obliga a plantearnos muchos desafíos en materia de seguridad vial.

Una clave tiene que ver con la instauración de una efectiva cultura de autocuidado y respeto entre todos quienes utilizan el espacio público. Para eso, ya potenciamos la implementación de la Ley de Convivencia Vial, que establece reglas claras para el desplazamiento de conductores, ciclistas, peatones y motoristas.

Otro se relaciona a la sensibilización que aún tenemos que promover en materia de prevención. Antes de que se iniciaran las Fiestas Patrias, la Ministra Gloria Hutt y el Presidente Piñera encabezaron la campaña #Un18Seguro, que apuntó reducir los riesgos que, por ejemplo, conlleva la mezcla de alcohol, drogas y la conducción. A eso, se sumó el reforzamiento que realizamos de los controles en rutas y terminales, ya que el equipo de Fiscalización del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT), concretó más de nueve mil inspecciones en todo el país.

En nuestra región, si bien el número de accidentes durante los festejos disminuyó de 23 a 20, pasamos de una a dos personas fallecidas, lo que debe ocuparnos para revertir este pequeño pero preocupante incremento.

Sabemos que detrás de estas desoladoras estadísticas hay personas que lamentan la muerte de un familiar y es por eso que el recuento de estas cifras nos debe estremecer. Necesitamos de una voluntad transversal que nos ayude a disminuir la cantidad de accidentes y víctimas fatales.

Nuestro trabajo ya está orientado en seguir impulsando más campañas de prevención. La ciudadanía ahora, debe adoptar una actitud de autocuidado que incremente la seguridad de quienes viven en nuestra región.

El compromiso es de todos. La responsabilidad de acabar con los accidentes de tránsito, también.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

«La pandemia del plástico» Por Giovanni Calderón Bassi (Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático)

Publicado

on

Por

El próximo 3 de agosto se cumplen dos años desde que entró en vigencia la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio a nivel nacional. Esta ley ha generado un cambio radical en el consumo y se ha transformado en un fuerte impulso para la transición del país hacia una economía circular.

En su primer año de implementación en el retail y los supermercados, se ha logrado sacar de circulación más de 2.200 millones de bolsas plásticas, cifra que aumentará cuando, a partir del próximo mes, se sumen las micro, pequeñas y medianas empresas, como los almacenes de barrio, cerrando todo el circuito comercial al uso de bolsas plásticas.

Contrariamente a lo augurado por algunos pesimistas, los consumidores reaccionaron a la altura de la urgencia y han internalizado el hábito de usar bolsas reutilizables o biodegradables.

Pero, pese a todo, estamos muy lejos de eliminar totalmente las bolsas plásticas y todo ese mundo de objetos y productos que usamos a diario.

Según cifras globales, anualmente se usan más de quinientos mil millones de bolsas de plástico a nivel mundial. La mitad se desecha luego del primer uso y tan solo entre el 1 y  el 3% se reciclan. El resto acaba en cualquier parte, contaminando los suelos y el agua con partículas de micro plástico.

El Día Internacional Sin Bolsas Plásticas este 3 de julio, es un recordatorio de nuestro compromiso por reducir al mínimo el uso del plástico, en momentos en que el consumo de artículos plásticos se ha disparado debido a las necesidades generadas por la pandemia del COVID-19.

El uso obligatorio de máscaras y la necesidad de utilizar guantes, batas, bolsas y otros elementos por parte del personal de salud, así como el aumento de envases para comida y embalajes del comercio distribuidos por delivery, han provocado un verdadero shock de plástico en el medio ambiente.

Solo en marzo, China exportó a países afectados por el coronavirus alrededor de 3.860 millones de mascarillas, 37.500 millones de trajes de protección y 2.840 millones de kits de detección de COVID-19, todos con componentes plásticos.

Ante otra posible oleada de desechos plásticos cuando el mundo retome sus actividades normales, los gobiernos y las empresas deben abrir oportunidades para la innovación y el ecodiseño, en la búsqueda de materiales biodegradables, reciclables y de bajo costo, que permitan acelerar la transición hacia un mundo sin plásticos.

Que el planeta haya parado por una pandemia, no significa que los problemas que lo aquejan hayan terminado. La lucha contra la contaminación debe continuar o pronto seremos víctimas de una nueva y destructiva pandemia: la pandemia del plástico.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

“Feminismo Indígena: Un tema pendiente” Por Camila Flores Galleguillos Académica UCEN Región Coquimbo

Publicado

on

Por

En América Latina, la etnicidad constituye un punto crítico para las mujeres indígenas, ya que no solo se ven afectadas por la violencia estructural propia del sistema patriarcal que oprime a las mujeres y a la naturaleza de manera homogénea, sino que también, ellas se enfrentan a violencia de género, al interior de sus propias comunidades.

Denunciar esta situación, tal como lo plantearon en su momento las feministas de color, significa afectar a los movimientos indígenas en sus múltiples luchas. Aun así, se debe considerar como una situación que ha sido omitida y que pone en riesgo a las mujeres de comunidades. La doble condición de inequidad de las mujeres es el resultado de la subordinación tradicional de ellas antes de la conquista, que conformó una nueva condición de subalternidad después de la instauración del patriarcado occidental.

Otro punto importante se explica en la idea de mujeres indígenas configuradas en un cuerpo/territorio como representación de la naturaleza violentada por los procesos de colonialidad que aún no han terminado y que se manifiestan en la disputa con las empresas transnacionales en defensa de la tierra y el buen vivir, así como en la violencia estructural dirigida a los cuerpos de las mujeres indígenas.

Por mucho tiempo, la literatura ha explicado estas inequidades usando los enfoques de género tradicionales, desde una visión homogénea de la violencia desde el mundo occidental, pero hoy, el feminismo comunitario está aportando antecedentes interesantes sobre la violencia doméstica que actualmente viven las mujeres indígenas.

Ahora bien, el feminismo comunitario es una perspectiva que, en estos momentos en Chile, tiene un formato académico y urbano. En los asentamientos indígenas rurales, la violencia de género es común en muchas esferas y aún se teme revelar su existencia. Es sabido que este es uno de los campos de lucha del movimiento feminista, pero en el mundo de los pueblos originarios no parece que se esté delineando un camino en este sentido.

Otras tendencias como las decoloniales y latinoamericanas nos aportan también a la comprensión sobre los procesos de colonización encarnados en la naturaleza y en los cuerpos de las mujeres indígenas, un espacio de enfrentamiento por la emancipación de la colonialidad del poder y de género.

Final del formulario
 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

“Juicios Orales en emergencia sanitaria” Por Alexis Rogat Lucero (Fiscal Regional de Atacama)

Publicado

on

Por

La crisis sanitaria causada por el coronavirus ha obligado a la sociedad a adaptar el curso de la vida cotidiana a medidas preventivas como el aislamiento social, dispuestas por la autoridad gubernamental.

En tal sentido, múltiples actividades del diario quehacer han debido suspenderse temporalmente o ajustarse a nuevas modalidades en su ejecución.

Es el caso del servicio que presta a la sociedad el sistema de Justicia Penal cuyo propósito es resolver el conflicto social causado por la comisión de delitos, que con motivo de la pandemia, éste se ha visto forzado a encontrar nuevas formas de operar que sean compatibles con las medidas de aislamiento orientadas a prevenir el contagio viral.

Pese a las circunstancias sanitarias que actualmente atraviesa nuestro país, el Sistema de Justicia Penal ha seguido funcionando, recurriéndose para esto a modernos medios tecnológicos como la video conferencia, que ha posibilitado a los Jueces de nuestro país emitir sus pronunciamientos en diferentes procedimientos que el Ministerio Público ha llevado a estrado.

Sobre el particular cobra importancia preguntarse si, en el contexto de la actual contingencia sanitaria, resulta ajustada a la Ley y la Constitución Política de la República, la realización telemática de Juicios Orales sin que ello contravenga el derecho fundamental a un Debido Proceso; éste, que es principio de rango constitucional, vigente en todo Estado de Derecho democrático, lleva ínsita las exigencias procesales penales de la Oralidad, Inmediación y Publicidad a que debe atenerse la sustanciación de todo Juicio Oral Penal.

La duda señalada surge, razonablemente, a propósito de la realización por video conferencia de los Juicios Orales por cuanto, eventualmente, dicha modalidad podría vulnerar la citada garantía del Debido Proceso al afectarse el principio de inmediación (que exige como requisito de validez de las audiencias judiciales la presencia de los Jueces), al prescindirse de la presencia física de los magistrados y de los demás intervinientes, juntos, en el mismo recinto del Tribunal de Juicio Oral.

Sin embargo, creemos que esa preocupación es injustificada, pues lo que el citado principio de inmediación demanda es la realización del Juicio Oral ante   Jueces competentes, sin que haya intermediarios entre ellos y los intervinientes, y ese propósito puede perfectamente alcanzarse mediante el uso de la video conferencia, la cual permite una provechosa interacción entre los partícipes de la audiencia virtual, como ha quedado en evidencia en varios Juicios Orales verificados ante los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal de todo el país, todo lo cual ha permitido, además, dar continuidad a una actividad primordial en todo Estado de Derecho como lo es la administración de Justicia.

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA