Connect with us

OPINIÓN

Un Nuevo Codelco ( Santiago González Larraín, Ex Ministro de Minería – Rector Universidad Central de Chile )

Publicado

on

 

 

Los cambios que hemos visto en Codelco en los últimos meses dan cuenta de una acertada aplicación de su ley de Gobiernos Corporativos, la cual acaba de cumplir 10 años desde su promulgación. La renovación de sus principales autoridades ejecutivas en el estricto marco de la ley, incluyendo a su presidente, y de su dirigencia sindical, que aceptando las legítimas diferencias, se produce en un ambiente de respeto, tolerancia y altura de miras velando por del futuro de la Corporación, representan un buen augurio para lo que podemos esperar en el futuro.

Los desafíos de Codelco no son menores y por todos conocidos. Una inversión presupuestada de US$ 40.000 millones para la próxima década resulta desafiante e inédita en la Corporación. La concreción y puesta en operación de los proyectos estructurales, que garantizan la producción a precios competitivos, resulta fundamental para la supervivencia de la empresa en el largo plazo. Proyectos que han sufrido interminables postergaciones y demoras, producto de la falta de financiamiento, constituyen hoy el eje de su desarrollo. La optimización de la productividad también representa una tarea pendiente en el cual se debe avanzar. Cumplir con los niveles de emisión establecidos en la ley para las fundiciones y continuar el trabajo de optimización en el uso de agua dulce en la producción, en un momento en que el país y el planeta sufren por el cambio climático y una sequía de grandes proporciones, representan un imperativo, no solo técnico, sino también ético.

La nueva presidencia ejecutiva en conjunto con los trabajadores, ahora representados en una recién asumida dirigencia sindical en la Federación de Trabajadores del Cobre, FTC, tienen la responsabilidad de superar estos desafíos y llevar a la empresa al nivel de liderazgo mundial que nunca debió perder. La función principal de Codelco, y en esto no debemos tener dudas, es la de producir cobre, de la más alta calidad, optimizar su productividad y operar con los más altos estándares de seguridad y a los menores costos, de modo de generar el máximo de excedentes que le permitan sustentar su plan de inversiones, y lo más importante, financiar las políticas sociales del país. Codelco, como empresa pública, solo tiene sentido si es capaz de generar aportes al Estado de Chile, que permitan abordar las crecientes necesidades de la población. Si estos objetivos no se cumplen la existencia de la empresa, en las actuales condiciones que le conocemos hoy, estaría en tela de juicio.

Debemos ser optimistas, Codelco cuenta con una ley de Gobierno Corporativo que comienza a dar sus frutos. Las proyecciones del precio del metal rojo indican una cierta estabilidad a futuro con un valor razonable en torno a los US$ 2,9 la libra, el equipo directivo de la empresa está compuesto por profesionales de comprobada capacidad técnica y dilatada trayectoria en la empresa, la nueva dirigencia sindical ha manifestado su disponibilidad y compromiso para avanzar en los temas estratégicos que hoy, más que nunca, se requiere abordar con prontitud y eficiencia. Esperemos que los resultados estén a la altura de las expectativas que todos los chilenos tenemos de Codelco.

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Por un planeta más sustentable después de la pandemia ( Giovanni Calderón Bassi, Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático )

Publicado

on

Por

En medio de la crisis sanitaria causada por el coronavirus, que a la fecha ha cobrado casi 380 mil muertes a nivel mundial, queda claro que hoy más que nunca la protección del medioambiente debe ser un tema de primera línea para los gobiernos, las empresas y los ciudadanos en todo el planeta. 

Si el mundo no detiene el actual ritmo de emisiones de gases de efecto invernadero, los desastres climáticos y las pandemias devastadoras por virus letales serán el pan de cada día. La pérdida de biodiversidad y el cambio climático conllevan serios riesgos para la salud de la población, porque son el caldo de cultivo ideal para la aparición de estas enfermedades infecciosas.

La celebración del Día Mundial del Medio Ambiente este 5 de junio, la fecha más relevante en el calendario oficial de la ONU para fomentar la acción climática, nos invita a reflexionar sobre la relación insostenible que estamos llevando con la Tierra y las amenazas que se ciernen para las actuales y futuras generaciones. En 2020 el tema es la biodiversidad, que justamente tiene una estrecha relación con todos los aspectos de la salud humana. 

Si bien, hoy los gobiernos están preocupados de frenar los contagios y salvar vidas humanas, no hay que perder de vista que la recuperación económica no puede construirse con prácticas poco sustentables, ya que podría  poner en riesgo el progreso del 80% de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con pobreza, hambre, salud, consumo y producción sostenibles, agua, ciudades, clima, océanos y tierra.

El confinamiento de millones de personas en el mundo le dio un “respiro” al planeta, pero esto es solo un gesto y no un aporte concreto para frenar el calentamiento global. Para que la contaminación no vuelva a los niveles anteriores a la pandemia, se requiere estimular con fuerza un cambio de paradigma en nuestras economías, donde la descarbonización y la transición hacia energías renovables y limpias -para llegar a la carbono neutralidad al 2050-, así como la economía circular, tengan un lugar protagónico, que permita construir un sistema que nos proteja de más daños.  

Como ciudadanos podemos hacer frente al cambio climático, convirtiéndonos en agentes activos del desarrollo sostenible. Con pequeños gestos, tales como: reciclar en casa; utilizar conscientemente la energía eléctrica; reutilizar ropa y libros; evitar el uso de plásticos; intentar comprar solo lo esencial, y lo más relevante, inculcar a las nuevas generaciones valores en esta nueva conciencia ambiental, podemos ser un gran aporte, ya que toda acción suma por un planeta más sustentable después de la pandemia.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Crisis sociales y derechos humanos: ¿Cuál es la responsabilidad del Estado? ( por Franco Luna, Ucen Región de Coquimbo )

Publicado

on

Por

La actual crisis provocada por la pandemia del COVID-19, significó un impacto en la economía familiar, lo que afecta considerablemente la capacidad de satisfacer sus necesidades alimenticias. Resulta entonces legítimo, reflexionar en torno a las obligaciones del Estado de Chile en relación al Derecho a la Alimentación.

En primer lugar, los Derechos Humanos se encuentran estrechamente ligados a la dignidad humana, es decir, son indispensables para la subsistencia del individuo, su plan de vida, y desenvolvimiento libre dentro de la sociedad. Son esenciales para el sujeto y gozaría de ellos únicamente por su naturaleza humana, sin necesidad de satisfacer otros requisitos o condiciones. El Derecho a la Alimentación, se encuentra consagrado en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y consiste en la posibilidad de tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente o mediante compra en dinero, a una alimentación cualitativa y cuantitativa, en armonía a la cultura de la población del consumidor, y que garantice una vida psíquica y física, individual y colectiva, satisfactoria y digna.

¿Cuáles son entonces, las obligaciones del Estado en relación a este Derecho? Primero, respetar, es decir, no interponer barreras para que las personas obtengan alimentos y abstenerse de entorpecer su producción por parte de los individuos o comunidades. Proteger, adoptar medidas para evitar cualquier privación del acceso a una alimentación adecuada. Desarrollar, llevar a cabo todas las actividades necesarias para fortalecer el acceso a la alimentación, especialmente cuando un grupo o persona, por razones fuera de su control, sea incapaz de disfrutar de este derecho, por ejemplo, en casos de catástrofes o crisis como la actual. En conclusión, el Estado está obligado de auxiliar a las personas que no puedan satisfacer sus necesidades alimentarias, facilitando el acceso o entregando alimentos suficientes para las exigencias fisiológicas humanas.

 

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«Patrimonio y sentido de pertenencia» Por Paz Walker Fernández (Arquitecta y Académica Ucen Coquimbo)

Publicado

on

Por

El Patrimonio constituye un legado cultural que es fuente de identidad de los pueblos.

Ponerlo en valor y preservarlo es de suma importancia, ya que el proceso de globalización en el mundo, y el desarrollo de una economía de escala universal, ha generado la necesidad cada vez mayor de resguardar los espacios de pertenencia.

El  Patrimonio Arquitectónico y Urbano es especialmente importante porque constituye  el entorno que guarda la memoria de la vida cotidiana y le da el sentido de pertenencia.  Es lo que la reconoce en una historia y una geografía que lo sustenta.

Las características de cada ciudad se componen y estructuran de manera especial y única, constituyendo los lugares, caracterizados e identificables, que el habitante asume de modo familiar y  por lo tanto, constituyen piezas claves del hábitat urbano.

Como consecuencia de los procesos globalizadores y del desarrollo de una economía de escala universal se ha generado la necesidad cada vez mayor de resguardar los espacios de pertenencia.

La ciudad  de  San  Bartolomé  de  la  Serena,  fundada  en 1544  por  orden  del  capitán  Pedro  de  Valdivia,  y re-fundada  el  26  de  agosto  de  1549  por  don  Francisco  de Aguirre, corresponde  a  la  segunda  ciudad  más antigua  del  que fuera el reino  de  Chile,  situación  que  le  significa  ser  poseedora de  un patrimonio  histórico  y  arquitectónico especialmente  valioso.

Sin embargo, aunque esta situación es reconocida, actualmente muchas de sus edificaciones, incluso las denominadas Monumento Nacional, se encuentran en estado de deterioro y muchas han sido demolidas.

Se hace imprescindible entonces, tomar atención y hacer lo que sea necesario para no perder este bien cultural y material.

El reconocimiento y puesta en valor de este patrimonio es condición fundamental para su recuperación y preservación.

 

Paz Walker Fernández, Arquitecta y Académica, (Ucen Región de Coquimbo)

 

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA