Connect with us

MUNDO

Arabia Saudí vigila de cerca el mercado del petróleo ante el virus de China

Publicado

on

Arabia Saudí está siguiendo de cerca los acontecimientos en los mercados petroleros mundiales que resultan de las “sombrías expectativas” con respecto al posible impacto del coronavirus en la economía de China y del resto del mundo, y también está analizando los aspectos básicos del mercado petrolero, según dijo su ministro de energía el lunes.

La OPEP y sus aliados pueden responder a cualquier impacto en la estabilidad del mercado petrolero si fuera necesario, dijo el príncipe Abdulaziz bin Salman, que añadió que confiaba en que el Gobierno chino y la comunidad internacional puedan contener la propagación del virus y erradicarlo por completo.

El ministro dijo que el impacto actual en los mercados mundiales, incluyendo el petróleo y otras materias primas, “se debe principalmente a factores psicológicos y a las expectativas extremadamente negativas adoptadas por algunos participantes en el mercado a pesar de su muy limitado impacto en la demanda mundial de petróleo”.

El lunes, el precio del crudo cayó más de 2% a mínimos de varios meses, ante el miedo a que el aumento de los casos de coronavirus en China y los cierres de ciudades en dicho país dañen la demanda de petróleo. [O/R]

El petróleo Brent experimentaba una caída de $1,36 dólares por barril, o un 2,2%, a $59,33 dólares, a las 0425 GMT, tras haber caído anteriormente a $58,68, su nivel más bajo desde finales de octubre. Por su parte, el petróleo estadounidense perdía 1,30 dólares, o un 2,4%, para situarse en 52,89 dólares, tras haber caído a 52,15 dólares, su nivel más bajo desde comienzos de octubre.

Aunque la mayoría de los mercados se están viendo afectados por la propagación del coronavirus, muchos están cerrados en Asia debido a las fiestas del Año Nuevo Lunar.

“Ese pesimismo extremo se produjo en 2003 durante el brote de SARS, aunque no causó una reducción significativa de la demanda de petróleo”, dijo el príncipe Abdulaziz en un comunicado.

Dijo que confiaba en que el reino y otros miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), junto con otros productores de un grupo conocido como OPEP+, “tienen la capacidad y la flexibilidad necesarias para responder a cualquier acontecimiento, tomando las medidas necesarias para apoyar la estabilidad del mercado del petróleo, si la situación lo requiere”.

El ministro de petróleo de Omán dijo el lunes a Reuters que apoyaba plenamente la disposición de Arabia Saudí a reaccionar ante cualquier impacto que el nuevo coronavirus pudiera tener en el mercado. Omán es miembro del grupo OPEP

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Estados Unidos superó los 10 mil fallecidos por coronavirus

Publicado

on

Por

Con esta nueva cifra, la potencia se sitúa detrás de Italia y España como el tercer país con más pérdidas humanas en esta pandemia. (más…)

Continuar Leyendo

MUNDO

OMS pide compartir cura del coronavirus «por igual a todos los países» del mundo

Publicado

on

Por

El organismo se sumó a la medida impulsada por Costa Rica, indicando que «queremos garantizar que en cuanto las medicinas y vacunas sean desarrolladas, puedan compartirse en igualdad por todos los países». (más…)

Continuar Leyendo

MUNDO

Japón declarará estado de emergencia, prepara paquete de 990.000 mln dólares

Publicado

on

Por

Japón declarará un estado de emergencia en Tokio y otras seis prefecturas que podría aplicarse ya desde el martes para tratar de frenar la propagación del nuevo coronavirus, según anunció el primer ministro Shinzo Abe, cuyo Gobierno prepara un paquete de estímulo de 990.000 millones de dólares para amortiguar el impacto de la epidemia en una economía que ya estaba luchando por evitar la recesión.

Más de 3.500 personas han dado positivo en las pruebas de COVID-19 en Japón y 85 han muerto. Aunque no se trata de un gran brote en comparación con los de otros países, las cifras siguen aumentando, y la principal inquietud es su propagación en Tokio, que tiene más de 1.000 casos, con 83 nuevos registrados el lunes.

“Dado la situación de crisis en el frente de batalla médico, se ha recomendado al Gobierno que se prepare para declarar el estado de emergencia”, dijo Abe a la prensa.

El estado de emergencia, que según Abe durará en torno a un mes, dará a los gobernadores locales la autoridad para pedir a la población que se quede en casa y a los negocios que cierren, aunque no para decretar el tipo de confinamientos que se ve en otros países.

En la mayoría de los casos no hay sanciones por ignorar las solicitudes, por lo que la aplicación depende más de la presión ciudadana y del respeto a la autoridad.

La presión sobre el Gobierno para que tomara medidas ha ido en aumento, aunque Abe ha expresado su preocupación sobre la posibilidad de adoptar decisiones precipitadas por las restricciones a la circulación y a la actividad de los negocios que producirían.

Abe también dijo el lunes que el Gobierno ha decidido aplicar un paquete de estímulo de unos 108 billones de yenes, incluidos más de 6 billones en pagos directos a hogares y pequeñas empresas y otros 26 billones para permitir el aplazamiento del pago de la contribución a la seguridad social y los impuestos.

Todavía no está claro qué proporción del paquete de estímulo supondrá un gasto adicional para las cuentas del Estado.

“El Gobierno quiere ayudar a los negocios a continuar con su actividad y a proteger los empleos”, dijo Abe.

El estado de emergencia parece contar con el apoyo de la población japonesa. En un sondeo publicado el lunes por JNN, dirigido por la emisora TBS, el 80% de los encuestados dijeron que Abe debería declararlo, mientras que el 12% dijo que no era necesario. Su índice de aprobación cayó 5,7 puntos desde el mes pasado hasta el 43,2%, según la encuesta.

Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud Pública del King’s College en Londres, dijo que la declaración del estado de emergencia llega demasiado tarde dado el drástico aumento de casos en Tokio.

“Debería haber sido declarada el 1 de abril como muy tarde”, señaló.

INVOCACIÓN A LA CALMA

Haciendo sonar la alarma por el alto índice de casos que no pudieron ser rastreados, la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, indicó la semana pasada que estaba a favor de la declaración del estado de emergencia, medida que le ayudaría a instar a los residentes a adherirse a medidas de distanciamiento social más fuertes. [nL4N2BR1KA]

Un experto del grupo de trabajo para el coronavirus del Gobierno dijo que Japón podría evitar un fuerte aumento reduciendo el contacto entre personas en un 80%.

En virtud de una ley revisada en marzo para hacer frente al coronavirus, el primer ministro puede declarar el estado de emergencia si la enfermedad supone un “grave peligro” para la población o si su rápida propagación puede tener un gran impacto en la economía.

El ministro de Economía nipón, Yasutoshi Nishimura, hizo un llamamiento a la calma al decir a los residentes de las prefecturas afectadas que no hay necesidad de que huyan a otras regiones, lo cual podría contribuir a la propagación del virus, dijo la emisora NHK.

Aunque el alcance de la epidemia de coronavirus en Japón es muy pequeño al compararlo con las 335.000 infecciones y más de 9.500 muertes que tiene Estados Unidos, los expertos temen que un aumento repentino de los casos sature su sistema sanitario.

Abe necesita el asesoramiento formal de un panel de expertos antes de decidir seguir adelante y declarar el estado de emergencia.

Los gobernadores locales de Tokio y otros territorios ya han pedido a sus ciudadanos que permanezcan en casa los fines de semana, que eviten las multitudes y que trabajen desde casa. Estas medidas han surtido algunos efectos, si bien son menos duras de lo que muchos expertos consideran necesario.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA