Connect with us

OPINIÓN

Nada se crea, nada se destruye, todo se transforma ( Giovanni Calderón Bassi, Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático )

Publicado

on

Nada se crea, nada se destruye, todo se transforma. Esta conocida frase, atribuida al químico francés Antoine de Lavoisier, forma parte del acervo cultural de la humanidad hace ya más de dos siglos. En otras palabras, hace más de dos siglos sabemos que lo que queda de los productos que utilizamos, los residuos o la basura, no desaparece así como por arte de magia, sino que se transforma y muchas veces en algo que daña nuestro entorno. Pero ese destino, no es inevitable.

 

En Chile hemos desplegado grandes esfuerzos para hacer frente a la emergencia en que nos ha puesto la proliferación de residuos causados por el consumo masivo, especialmente de productos de un solo uso. La ley de Responsabilidad Extendida del Productor, la eliminación de las bolsas plásticas y el Pacto Chileno por los Plásticos, entre otras iniciativas, intentan dan respuesta a los problemas causados por cierto tipo de residuos altamente difíciles de eliminar, especialmente los plásticos.

 

Sin embargo, no ha ocurrido lo mismo con los residuos orgánicos, especialmente los de origen domiciliario. La mayoría de las personas no tienen conciencia clara de que los residuos orgánicos que van desde sus hogares a los rellenos sanitarios, son una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Estudios del Ministerio del Medio Ambiente han demostrado que solo en 2016 se generaron en Chile 21,2 millones de toneladas de todo tipo de residuos, de los cuales un tercio, 7,48 millones de toneladas, corresponden a residuos sólidos domiciliarios, es decir los que provienen principalmente de los hogares, establecimientos comerciales, venta de alimentos, hoteles, y establecimientos educacionales, entre otros.

 

En otras palabras, los chilenos generamos 1,25 kilos de basura diariamente que, en su mayoría, van a parar a rellenos sanitarios y vertederos.

 

El problema es que los rellenos sanitarios y los vertederos son la tercera mayor fuente de emisión de gases de efecto invernadero. En ellos, los residuos orgánicos no se descomponen de manera natural, por la ausencia de oxígeno en el proceso, lo que libera una gran cantidad de metano, uno de los gases con mayor efecto invernadero que produce el calentamiento de la tierra.

 

Y ello porque el metano, uno de los seis gases regulados en el Acuerdo de París, tiene un efecto invernadero varias decenas de veces mayor que el dióxido de carbono.

 

Por todo esto, es prioritario fomentar el reciclaje de residuos orgánicos para reducir el envío de estos residuos a vertederos o rellenos sanitarios.

 

El Ministerio de Medio Ambiente ya está abordando esta problemática a través del programa Reciclo Orgánicos, que apunta a implementar plantas de compostaje y biodigestores anaeróbicos en diferentes comunas del país.

 

Sin embargo, nada de esto será eficaz mientras todos nosotros no modifiquemos nuestros hábitos y participemos activamente en la gestión de los residuos orgánicos, a través del compostaje doméstico y otras acciones que contribuyan a reducir la basura orgánica y evitar que termine en un vertedero.

 

El compostaje permite un proceso de descomposición más eficiente y menos contaminante, al punto que -según estudios de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile- un kilo de basura orgánica en un compost produce 95% menos metano que en un vertedero.

 

Nada se crea, nada se destruye, todo se transforma. Transformemos nuestros residuos en una oportunidad para cuidar nuestro medio ambiente.

 

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Manejando mis temores ante el COVID19 ( Daniel Sánchez, Psicólogo y académico de la U.Central )

Publicado

on

Por

 

Respecto de esta enfermedad que va dando vueltas entre nosotros surgen múltiples respuestas desde nuestras emociones. Probablemente usted sentirá inseguridad, incertidumbre o miedo, la verdad todas y todos tenemos miedo a esta enfermedad tan desconocida por todos y ante la cual el mundo pareciese tener pocas respuestas. La réplica a estas interrogantes depende evidentemente de cada una y uno y las experiencias de vida que fue teniendo, sin embargo, una buena recomendación siempre es develar su causa, intentar conocer profundamente cual es el origen que “dispara” ese miedo, por ello ante situaciones en que ésta emoción temerosa se haga presente en usted pregúntese: ¿qué me da miedo?, identifique así la situación a la que le teme, luego ¿Qué específicamente produce ese miedo?, así buscará en la causa que lo produce, y, finalmente ¿Qué cosa podría explicar el miedo que siento?, así podrá conocer en su experiencia de vida que historias o acontecimientos personales dieron pie a que se estableciera ese temor como respuesta habitual.

Si su miedo, temor o angustia es el coronavirus pregúntese a que le teme, podría ser a la forma de contagio, a morir, a dejar sola a su familia, a contagiar a otros, etc., entonces verá que al entender ese origen podrá tomar acciones específicas para enfrentar esa incertidumbre que le genera dicho miedo, así probablemente podrá aprender también a controlar ese estado de incerteza que se le ha generado.

La recomendación siempre es que se queden en casa (los que pueden o tienen) y tomen distancia física, no emocional de las otras persona en tiempos de cuarentena se hace muy necesario mantenernos en contacto con quienes valoramos; mantenga ese contacto que nos entrega la compañía que tanto necesitamos en estos momentos de incertidumbre, pregúntese como ayudar a aquellas personas que también los pasan mal en esto momentos, las personas mayores, en situación de calle y ocúpese de aquellas familias donde usted tenga certeza de violencia intrafamiliar, aunque no lo crea al preocuparse de otras personas su miedo ira paulatinamente mermando su intensidad, verá que así podremos hacerle frente a esta pandemia y salir airosos.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

La infotoxicación en la era de la información ( Hugo Covarrubias, Académico de Trabajo Social, U.Central )

Publicado

on

Por

La primera paradoja que se da con esta pandemia del covid-19 es que a más información menos informados estamos.

Esto se refleja con la inmensa cantidad de noticias y datos a nivel mundial sobre este virus, sumado el nerviosismo de los seres humanos respecto a cómo enfrentar y manejar de mejor manera la enfermedad.

Hemos visto desde remedios caseros, medicamentos que especulativamente pueden curar el virus y, todo tipo de especialistas dando opiniones en la red.

Por un lado, encontramos tres tipos de verdades, la primera dice relación con datos científicos, la segunda con datos semi-científicos, es decir, mezclan información que tienen algo de verosimilitud y una tercera, lo que conocemos como “mockumentary”.

Estas son pequeñas historias de ficción que parecen verdaderas, pero son falsas, generando confusión y problemas a la hora de creerle a algún líder de opinión que, de solo una definición o directrices, de lo que se puede o no hacer para confrontar de la mejor manera una crisis sanitaria, como la que estamos viviendo hoy en el mundo.

La segunda paradoja, dice relación a que la comunicación es solo efectiva cuando se hace viral, es decir a mayor contagio, comunicacionalmente hablando, lleva implícito el éxito, por conclusión no estamos en la era de la información, más bien estamos en la época viral y del “like”.

En síntesis, esta pandemia no solo dejo a la vista carencias sociales, económicas, sino también a nivel comunicacional, nos debe dejar una enseñanza.

Hemos visto que la gente cree sin cuestionar mucho las noticias que van circulando en las redes y los medios de comunicación se deben hacer cargo, revisar exhaustivamente sus plataformas y los contenidos virales diariamente y, educar a la ciudadanía en desmentir o afirmar si es fidedigno lo que circula diariamente por las redes sociales.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

“Coronavirus: Cuidémonos entre todos” Por Patricio Urquieta (Intendente de Atacama)

Publicado

on

Por

Estamos frente a la amenaza más grave del último siglo.  El virus denominado por la organización mundial de la salud (OMS) como Covid-19, es altamente contagioso, muestra un porcentaje de mortalidad elevado, y no tiene cura.  Está presente en más de 100 países, y algunos están viviendo un escenario devastador.

Hacemos un llamado a la calma.  Nuestro Gobierno ha hecho todo lo que está a su alcance con la asesoría de los principales especialistas y científicos, la experiencia internacional, y las recomendaciones de la OMS, y hará todo lo necesario para enfrentar la pandemia.

Desde el inicio, el Presidente Piñera asumió el liderazgo para enfrentar el coronavirus en nuestro país.  El 2 de enero de 2020, convocó al Ministerio de Salud para diseñar el plan de trabajo; el día 8 de febrero se decretó alerta sanitaria para dotar de más atribuciones y recursos al Ministerio de Salud; y el día 3 de marzo de 2020, se activaron los protocolos de acción (primer caso de contagio importado).  Frente a esta crisis mundial, la primera prioridad de nuestro Gobierno es proteger la salud y la vida de las personas; asegurar el abastecimiento de los bienes y servicios indispensables; y evitar que el daño que sufran los emprendedores y los trabajadores sea mayor.

Chile ha actuado más rápido que la inmensa mayoría de los países afectados por el coronavirus, contado desde el primer caso de contagio.  A)  Chile anunció la suspensión de clases en escuelas el día domingo 15 de marzo, a 12 días de que se confirmara el primer contagiado en el país. A esa fecha el país contaba con 75 casos confirmados y 0 muertos.  Lo hizo más de 30 días antes que China, Francia, Alemania y Japón. Y más de 20 días antes que Italia y Corea del Sur. B) Chile al día 13 dispuso el cierre de las fronteras, mientras que en los demás países se demoraron más de 38 días.  Italia, España, Alemania y Francia demoraron más de un mes en cerrar sus fronteras, desde que se hicieran públicos los primeros casos de coronavirus. En promedio, Chile cerró sus fronteras un mes y medio antes que esos países. C) Se decretó Estado de Catástrofe 34 días antes que países como España, Alemania, Estados Unidos y Francia; y con 4.400 menos contagiados que los demás países (salvo Italia), para contar con todos los medios disponibles y obtener – una vez más – la valiosa colaboración de las fuerzas armadas. Entre otras medidas, nuestro Gobierno dispuso el cierre de cines, pubs, discotecas, restoranes (salvo para llevar) y gimnasios, y prohibió eventos y celebraciones, a fin de evitar que se conviertan en focos de contagio; la instalación de barreras sanitarias en accesos norte y sur de la Región de Atacama; y presentó un plan de medidas económicas para proteger el empleo, aliviar a las pymes y ayudar a los más vulnerables.

Para enfrentar este escenario de la mejor manera, lo más importante es que Chile actúe con unidad.  Todos debemos seguir las instrucciones del Ministerio de Salud en cuanto a prevención del contagio: distanciamiento social y lavado de manos. Es una responsabilidad con la propia salud, y un acto de solidaridad con la de los demás. Cuidémonos entre todos.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA