Connect with us

MAGAZINE

«McMillions»: la curiosa historia del hombre que le robó US$24 millones a McDonald’s

Publicado

on

La serie documental «McMillions», estrenada por HBO, cuenta la historia de «una de las estafas más grandes que jamás has oído mencionar».

 

¿Qué tienen en común la cadena de comidas rápidas McDonald’s, un expolicía, una familia de mafiosos de Nueva York y el popular juego de mesa Monopoly?

Son los protagonistas de una de las mayores -y más inusuales- estafas de los últimos años.

Una estafa que llegó a amasar cerca de US$24 millones a lo largo de 12 años (entre 1989 y 2001).

Y que ahora es el tema de una serie documental estrenada por la cadena estadounidense HBO: «McMillions«.

Según los creadores de la docuserie, se trató de «la estafa más grande que jamás has oído mencionar».

Quizás ese desconocimiento se deba, en parte, a una cuestión azarosa: el caso llegó a juicio un día antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001, por lo que la noticia rápidamente quedó opacada.

¿Qué pasó?

En 1987 la cadena de comidas rápidas McDonald’s decidió lanzar una promoción basada en uno de los juegos de mesa más famosos del mundo y más populares en Estados Unidos: Monopoly (o Monopolio).

En asociación con el fabricante de ese juego, Hasbro, McDonald’s lanzó una versión del Monopoly -un juego basado en la compraventa de bienes raíces- que permitía a sus clientes ganar valiosos premios, inspirados en los que se ganan en el juego de mesa.

Pero mientras que el ganador del juego de mesa puede hacerse de una parva de billetes falsos o de una minúscula estatuilla metálica de un auto, los ganadores del McDonald’s Monopoly ganaban fortunas y autos reales.

Los envoltorios de las hamburguesas, papas fritas, gaseosas y otros productos traían fichas, que cumplían la misma función que las tarjetas del Monopoly.

El objetivo era llenar los casilleros de un tablero diseñado en papel especialmente para la cadena de comidas rápidas.

Quienes obtenían las fichas ganadoras podían recibir premios que iban desde productos de McDonald’s hasta videojuegos, entradas para espectáculos, paquetes de vacaciones, vehículos y dinero.

El premio mayor era de US$1 millón.

La promoción resultó tan exitosa que se mantuvo por casi tres décadas, en diversas versiones.

Además del mercado estadounidense, también fue popular en países como Canadá, Australia, Hong Kong, Singapur, Rusia, Sudáfrica y varias naciones europeas.

En América Latina llegó a Brasil y Argentina en 2013.

Pero a pesar de su popularidad, nadie se dio cuenta de que detrás del juego se escondía un plan criminal a plena vista.

Porque resultó que ni una sola de las decenas de personas que obtuvieron los premios más grandes entre 1989 y 2001 eran ganadores genuinos.

Todos formaban parte de un masivo fraude orquestado por un hombre: Jerome Jacobson.

La estafa

Jacobson era el jefe de seguridad de la empresa Simon Marketing, que fue contratada por McDonald’s para organizar la impresión y distribución de las fichas de su Monopoly.

Aprovechando un error en el protocolo de seguridad, pudo hacerse de las piezas más valiosas del juego sin que nadie lo notara.

Luego, empezó a distribuir esas piezas entre algunos de sus conocidos, a cambio de quedarse con parte de las ganancias.

En busca de sumar a más personas a su plan -y ganar más dinero- recurrió a Gennaro Colombo, un mafioso al que había conocido por casualidad y que manejaba clubes nocturnos, casas de apuestas y casinos clandestinos.

Colombo formaba parte de una famosa familia criminal de Nueva York.

En 1995, Jacobson le dio a Colombo una ficha del McDonald’s Monopoly cuyo premio era un auto. El mafioso no solo reclamó su recompensa. También aceptó participar en un comercial de la compañía, donde se lo ve como uno de los felices ganadores.

Colombo fue el encargado de ampliar el esquema fraudulento: reclutó a decenas de personas que aceptaron cobrar el premio robado, a cambio de un porcentaje.

El documental «McMillions» entrevistó a varios de ellos, algunos de los cuales incluso llegaron a hipotecar su casa para pagarle a Colombo y Jacobson el dinero, que a veces pedían por adelantado, antes de entregar la ficha ganadora.

Operación «Pregunta Final»

Fue Colombo quien apodó a Jacobson «Uncle Jerry» (Tío Jerry), un nombre que eventualmente sería el puntapié inicial de una investigación que pondría fin a la millonaria estafa.

Todo empezó en 2000 con una llamada anónima a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que alertaba que varios de los ganadores del McDonald’s Monopoly pertenecían al mismo grupo familiar.

El informante reveló que la persona detrás del fraude era un tal «Uncle Jerry», que trabajaba desde adentro.

Para poder interrogar a los ganadores sospechosos y llegar hasta este hombre sin que nadie se enterara de que estaban siendo investigados, el FBI ideó un ingenioso plan: hacerse pasar por un equipo de filmación enviado por McDonald’s para entrevistar a los ganadores.

La operación se llamó «Final Answer» (Pregunta Final), inspirado en otro popular juego promocionado por McDonald’s, «Who Wants to Be a Millionaire?» (¿Quién quiere ser un millonario?).

Fue un operativo grande: participaron unos 25 agentes, que rastrearon cerca de 20.000 números telefónicos, grabando miles de horas de conversaciones.

Todo en coordinación con McDonald’s, que les suministró los detalles de todos los ganadores y aceptó mantener el juego, a pesar de que ahora sabía que había sido corrompido, para darle suficiente tiempo al FBI para recolectar evidencia.

Los investigadores no tardaron mucho en deducir que «Uncle Jerry» era Jerome Jacobson, el hombre a cargo de entregar personalmente las piezas ganadoras a las fábricas que las insertaban en los productos de McDonald’s.

Pero no finalizaron su operación hasta tener suficientes grabaciones que incriminaban a Jacobson.

En la madrugada del 22 de agosto de 2001 lo arrestaron en su casa, al mismo tiempo que detenían a ocho de sus cómplices más recientes.

«Los involucrados en este tipo de corrupción descubrirán que violar la ley no es un juego», señaló a la prensa el fiscal general, John Ashcroft.

A pesar de que el caso acaparó la atención pública y causó un shock entre los clientes que habían sido estafados por años, los ataques contra las torres gemelas de Nueva York y el Pentágono, que ocurrieron días después, hicieron que el tema quedara rápidamente en el olvido.

En el juicio, que comenzó el 10 de septiembre de ese año, Jacobson aceptó su responsabilidad y testificó sobre su plan, y a cambio recibió una pena reducida de 3 años y un mes de prisión.

También debió entregar todas sus pertenencias.

En tanto, a través de una declaración pública por televisión, el CEO de McDonald’s, Jack Greenberg, informó que la compañía había finalizado su relación con Simon Marketing (que inmediatamente quebró) y pidió «una segunda oportunidad».

Para compensar a sus desilusionados clientes, regaló US$10 millones en premios instantáneos a clientes elegidos al azar en restaurantes de la cadena.

La serie de seis partes «McMillions», que explora el poco recordado escándalo, estrenó en Estados Unidos el 3 de febrero y en Latinoamérica el 10 de febrero de 2020.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MAGAZINE

Alemania apuesta por los teléfonos y el bluetooth contra la pandemia

Publicado

on

Por

Alemania quiere recurrir a los teléfonos móviles y a la tecnología bluetooth para luchar contra la pandemia de coronavirus, a pesar de su tradicional reticencia a usar los datos personales de sus ciudadanos.

La propia Angela Merkel -que habla con frecuencia de su juventud bajo vigilancia en la Alemania del Este- dijo el miércoles estar “lista” para utilizar la tecnología si es eficaz contra el virus.

Por el momento Alemania parece contener mejor que sus vecinos la epidemia, con menos de 900 fallecidos, según cifras oficiales, gracias a su política de test a gran escala.

Por eso el país no aplica de momento el confinamiento estricto y generalizado como sí hacen Francia, Italia o España.

El gobierno ya está preparando la próximo fase con la posible flexibilización a finales de este mes de las medidas de distanciamiento social y el cierre de lugares públicos.

Sin embargo el ministro de Sanidad, Jens Spahn, dijo que “para que sea posible tenemos que poder identificar y ponernos en contacto rápidamente con todas las personas que estuvieron en contacto con una persona infectada”.

En marzo el gobierno ya tuvo que dar marcha atrás en su plan para utilizar los datos personales de los ciudadanos.

Según ese plan, los operadores de telefonía móvil habrían proporcionado los datos de unos 46 millones de sus clientes en Alemania para identificar los contactos de las personas enfermas.

Una medida sin embargo considerada intolerable por muchos en este país, marcado por el espionaje y el control del régimen nazi y más tarde por la Stasi, la policía política de Alemania del Este.

Finalmente el gobierno decidió proponer otro dispositivo que se basaría en el voluntariado.

El proyecto se basaría en una aplicación que almacenaría durante 15 días, sin geolocalización y garantizando la protección de datos, las interacciones de los usuarios gracias a la tecnología bluetooth, que transforma el teléfono en un emisor y receptor de señales.

Si una persona está infectada, la aplicación mandaría una señal (“push”) a todas las personas con las que se cruzó en las dos semanas anteriores para advertir del riesgo de contagio.

Solo las personas que hubieran descargado la aplicación recibirían la advertencia del peligro de contagio. Por otra parte se garantizaría el anonimato del enfermo.

El ejemplo de Singapur

El sistema se inspira de uno similar que se usa en Singapur, donde la epidemia de coronavirus pudo ser contenida pese a la alta densidad de población de esta ciudad-Estado.

En Alemania el dispositivo está siendo desarrollado por el instituto Fraunhofer Heinrich-Hertz (HHI) por la parte de las telecomunicaciones y por el instituto Robert-Koch por la parte epidemiológica.

“El Fraunhofer HHI trabaja en una aplicación que permitirá almacenar de manera anónima la proximidad y la duración de los contactos entre personas en teléfonos portátiles a lo largo de las dos últimas semanas”, confirmó a la AFP un portavoz de la compañía.

El miércoles estaba previsto un primer test del sistema en un cuartel militar de Berlín. El uso de datos personales fue aprobado por la comisión federal de protección de datos pero con algunas condiciones.

“La recogida y la evaluación de datos personales para romper las cadenas de infección solo puede tener lugar con el consentimiento de los ciudadanos”, dijo a la AFP el comisario Ulrich Kelber.

“Estos datos tendrán que ser conservados durante un periodo limitado y claramente definido, y solo con el objetivo de luchar contra la pandemia. Después tendrán que ser suprimidos”, añadió.

Por su parte el partido de izquierda radical Die Linke pidió que el desarrollo de esta tecnología vaya acompañado de un número de test de coronavirus todavía más importante que los 500.000 que se hacen cada semana en Alemania.

“Si no, esta aplicación podría desatar pánico, sin ninguna utilidad”, advirtió Die Linke.

La idea de utilizar datos personales de los teléfonos parece empezar a ser aceptada por la opinión pública. El 50% de los alemanes es favorable, frente al 38% que la consideran inapropiada, según un sondeo de Yougov.

Continuar Leyendo

MAGAZINE

Alertan por engaño a través de WhatsApp que hace creer que Adidas está donando zapatillas

Publicado

on

Por

ESET Latinoamérica lanzó una alerta por un nuevo phishing que intenta aprovecharse de la atención que genera el avance de la pandemia provocada por el Covid-19 suplantando la identidad de Adidas.

El engaño se distribuye a través de WhatsApp, mediante un mensaje en el que supuestamente la marca de indumentaria deportiva realiza una donación de zapatillas durante el período de cuarentena como forma de colaboración en la lucha contra el coronavirus.

La campaña comienza con el siguiente mensaje que llega a los usuarios a través de la aplicación de mensajería:

(PINCHA EN LAS IMÁGENES PARA AMPLIAR)

Phishing vía WhatsApp suplanta la identidad de Adidas para hacerle creer a los usuarios que está regalando Zapatillas
Phishing vía WhatsApp suplanta la identidad de Adidas para hacerle creer a los usuarios que está regalando Zapatillas

“Como siempre decimos en estos casos, lo primero que debe analizar el usuario es el contexto y el dominio al que se invita a ingresar a través del enlace que incluye el mensaje. En el primer mensaje, se puede observar en la URL el nombre de la marca, pero el enlace no se corresponde al dominio oficial de la misma”, menciona Luis Lubeck, Especialista en Seguridad Informática del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

Desde ESET recomiendan corroborar si se trata del dominio oficial consultando de forma convencional a través de algún motor de búsqueda. Esta estrategia también es útil para verificar la veracidad de las distintas oferta o promociones que se reciben de la misma manera, ya que al buscar las palabras claves asociadas al mensaje el usuario puede corroborar que se trata de una estafa.

Resultados de una búsqueda que incluya las palabras clave del mensaje
Resultados de una búsqueda que incluya las palabras clave del mensaje

De esta manera se logró identificar que el mismo modelo de engaño, con igual terminación de la URL, estuvo circulando en estos días, pero suplantando la identidad de otra marca.

Alerta de campaña similar que suplanta la identidad de otra marca de indumentaria
Alerta de campaña similar que suplanta la identidad de otra marca de indumentaria

Al analizar el domino ESET identificó el mismo mensaje en su versión en inglés, lo que permite suponer que se trata de una campaña con capacidad de geolocalización y que apunta tanto al mercado hispanoparlante como angloparlante. Además, la campaña tiene la capacidad de distinguir si se accede desde un dispositivo móvil o de una computadora de escritorio, en caso de intentar acceder desde un equipo de escritorio el engaño intentará instalar en el navegador una extensión de Google Chrome que, en caso de instalarla, comenzará a desplegar anuncios en las páginas que visite.

A pesar de las señales de alerta que el usuario debería notar para desestimar la oferta, si el usuario cree que es real el mensaje y hace clic en el enlace, se encontrará con la siguiente pantalla:

Pantalla a la que llega el usuario desde su dispositivo móvil al hacer clic en el enlace
Pantalla a la que llega el usuario desde su dispositivo móvil al hacer clic en el enlace

Al llegar a esta instancia se invita al usuario a responder una simple encuesta, una práctica común en este tipo de engaños.

Encuesta que debe responder el usuario para llegar al prometido beneficio y la supuesta verificación de las respuestas
Encuesta que debe responder el usuario para llegar al prometido beneficio y la supuesta verificación de las respuestas

Una vez que se completa la encuesta y las respuestas son verificadas, llega la instancia en la que se solicita a la víctima compartir la supuesta oferta con sus contactos para poder obtener el beneficio.

Finalizada la encuesta se solicita al usuario compartir la campaña con sus contactos para obtener las tan deseadas zapatillas
Finalizada la encuesta se solicita al usuario compartir la campaña con sus contactos para obtener las tan deseadas zapatillas

“Establecer como requisito la necesidad de compartir la campaña con otros contactos busca lograr que el engaño siga circulando. Asimismo, al distribuirlo a través de contactos es más efectivo, ya que las personas que lo reciben desconfían menos al llegar de alguien que conocen y no de un desconocido”, comenta Lubeck.

Para evitar ser víctimas de una campaña de phishing o ingeniería social, desde ESET recomiendan estar atentos a este tipo de mensajes y que antes de hacer clic en cualquier enlace se revise la URL y se realice una búsqueda en la web para corroborar que la oferta es real.

También aconsejan instalar en cada uno de los dispositivos que utilice una solución de seguridad confiable, mantener actualizados sus dispositivos, así como las aplicaciones y programas instalados. Por último y no menos importante, la compañía sugiere no compartir enlaces, archivos o mensajes que tengan una procedencia desconocida.

Además, en el contexto de aislamiento por el COVID-19, ESET comparte #MejorQuedateEnTuCasa, donde acerca protección para los dispositivos y contenidos que ayudan a aprovechar los días en casa y garantizar la seguridad de los más chicos mientras se divierten online.

Continuar Leyendo

MAGAZINE

El “antiguo” Galaxy S10 se potenciará con características del S20

Publicado

on

Por

No suele pasar muy seguido o si lo hace queda más bien desapercibido pero los Galaxy S10, el teléfono presentado hace poco más de un año, tendrá nueva vida a partir de una actualización que lo dotará de varias características que acaban de estrenarse hace poco más de dos meses en la serie S20. Estas mejoras también estarán disponibles en los Note 10 que vieron la luz en agosto pasado.

Partimos con la novedosa Single Take (toma única), esa función que a través de la inteligencia artificial permite al teléfono captar una serie de fotos y videos de una misma escena y luego recomendar la mejor captura obtenida. También los equipos 2019 podrán gozar de la mejora en el modo noche y el hiperlapso, que permiten imágenes de calidad en condiciones de baja o poca luminosidad.

La función Pro Video es otra de las características que el Galaxy S20 le “prestará” a los modelos del año pasado, permitiendo por ejemplo ajustar la velocidad de obturación, el nivel de exposición y el ISO. Además, podrán alternar entre las cámaras delantera y trasera mientras se registra un video.

Las mejoras llegarán también al momento de compartir datos pues con esta actualización en los S10 y Note 10 se activará la función Quick Share, que muestra los contactos que tengamos cerca para así compartir fotos, videos y archivos de manera más fácil. Lo mismo que podremos lograr con Music Share, que evita que nos tengamos que desconectar de bluetooth para que otra persona reproduzca música en un parlante.

Para que los equipos del 2019 obtengan estas nuevas características tenemos que esperar a que reciban la actualización correspondiente, la que ya está comenzando a llegar a los distintos teléfonos de manera automática.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA