Connect with us

OPINIÓN

Modernización Tributaria en Pro de la Agenda Social: Por Gobernadora Paulina Bassaure Aguirre

Publicado

on

La Modernización Tributaria no sólo simplifica el sistema tributario chileno, a modo de entregar mayores certezas y beneficios para el emprendimiento y las pymes, sino que también, entrega beneficios para sectores sociales claves, como lo son los adultos mayores, la clase media y las regiones, accediendo al incremento de la recaudación en US$2.200 millones que permitirá financiar parte de la Nueva Agenda Social, que impulsa el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera para dar respuesta a las demandas sociales.

Destaca, la eliminación del pago de contribuciones para los adultos mayores de menores recursos (ingresos hasta $670 mil mensuales) quedando exentos del pago éstas, la rebaja de contribuciones para adultos mayores de clase media (ingresos hasta $1,5 millones mensuales) con una rebaja del 50% en el pago de sus contribuciones, estableciendo para ambos casos que los inmuebles deben tener un avalúo fiscal no superior a $128 millones y la suma de bienes raíces del beneficiario no superior a $171 millones.

Las Pymes, serán beneficiadas de un sistema 100% integrado, con acceso a múltiples beneficios como lo es la rebaja el impuesto a las pymes de 27% a 25%, el acceso automático a régimen pro pyme para aquellas con ventas anuales de hasta 75 mil UF anuales y con ello tributación en base a caja, la depreciación instantánea y el optar por contabilidad simplificada o completa, entre otros.

Para la Clase Media, se eliminará el impuesto del 9,45% al emprendedor, se otorgarán beneficios tributarios para viviendas con la extensión del crédito del IVA de 45% para la construcción de viviendas de entre UF 2.000 y UF 3.000, contribuyendo a reducir el precio de estas viviendas entre un 3,6% y 5,5% y, se creará la defensoría del contribuyente, con la facultad de representar a los contribuyentes de menores ingresos presentando recursos administrativos ante el SII.

Las Regiones, también forman parte de este proyecto, con la depreciación instantánea del 50% del total de la inversión en activos fijos, los beneficios vigentes para zonas extremas con extensión hasta el 2035 que finalizaban en 2025, como el crédito tributario para las inversiones productivas, bonificación a la mano de obra, devolución de IVA a turistas, entre otros, y los nuevos ingresos permanentes, recibiendo además las regiones el 1% de la inversión de grandes proyectos que se realicen en su territorio (mayores de US$10 millones) así como recursos distribuidos mediante mecanismo de compensación interregional.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Aislamiento: un desafío familiar ( por Carmen Birke, psicóloga y docente Universidad San Sebastián, Sede De la Patagonia )

Publicado

on

Por

Ante la expansión del coronavirus, las familias han ido asumiendo gradualmente la necesidad de permanecer en casa. Ello constituye una situación muy inusual, ya que cada persona tiene múltiples actividades y relaciones, tanto niños como adultos, y no están acostumbrados a estar todo el día juntos y en casa.

Los primeros días constituyen una etapa interesante, donde abunda el tiempo libre y se piensa en hacer múltiples cosas. Pero si no nos organizamos bien, todo aquello que parecía tan atractivo, se puede tornar tedioso e irse alterando la convivencia. Hay que entender que no estamos de vacaciones, por lo que hay que tratar de continuar las rutinas del modo más eficiente que sea posible. Para ello es necesario que se planifiquen las actividades de cada uno en la familia, de modo que se tenga un “algo que hacer” cada día.

En ese sentido, es necesario que los padres les organicen las actividades a los niños, considerando horarios para levantarse, período de estudios o aprendizaje y momentos de juegos, los que no pueden ser solo “pantallas”. Es previsible que por este “encierro” necesario se vayan generando muchas adicciones, ya que hay una tendencia a estar todo el día conectados. No basta instarlos a dejar la tecnología sino le ofrecemos una alternativa, porque la respuesta no tardará en dejarse oír “¿y qué más voy a hacer?”.

Por ello, parece ser una buena alternativa que en las rutinas diarias se incorpore un tiempo para juegos compartidos en familia; rescatar los antiguos juegos de mesa, como metrópoli, ajedrez, damas, y tantos otros más actuales que la familia tenga. Asimismo, jugar cartas, hacer puzzles, bachillerato, manualidades (tejer, bordar). Todo ello puede constituir un tiempo muy atractivo que los niños esperen para compartir y que los retirará de las pantallas.

Con los adolescentes también es importante llegar a acuerdos respecto a horarios y actividades, ya que pasar el día durmiendo o solo “conectados”, no parece ser la mejor opción. Se les puede pedir que ellos organicen su día y hagan una propuesta, considerando tiempos para actividades escolares también.

Y en relación con los adultos, también se nos ve bastante alterada nuestra forma de vida habitual. Necesitamos ajustarnos a ambientes de trabajo distintos, a hacerlo rodeados de la familia, a turnarse en el cuidado de los niños, especialmente si son pequeños, preocuparse de las comidas y labores domésticas, todo lo cual requiere de mucha flexibilidad, paciencia y tolerancia.

Es una época en que la actividad física se reduce, corremos el riesgo de comer a deshora con el consabido aumento de peso, y también es posible que el alcohol constituya una forma de evasión frente al lento andar de las horas del día.

Lo importante es tratar de aprovechar esta época de mayor contacto y cercanía con nuestra familia, de conversar sobre aquellas cosas que habitualmente no hablamos porque no hay tiempo, de dedicarnos un poco más al otro, de escuchar sus preocupaciones, temores, ansiedades y deseos, y de buscar juntos las mejores soluciones, pero por sobre todo, que constituya una época de crecimiento familiar, valorando esto como una oportunidad que esta pandemia nos ha dado, de estar juntos.

 

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Incertidumbre en tiempos de crisis: ¿cómo lo manejamos en el sector inmobiliario? ( Sandra Betancur, Jefa de Área Arriendos y Administraciones, Tattersall GDA )

Publicado

on

Por

Hace seis meses, el estallido social hizo temblar varios sectores y el inmobiliario no estuvo ajeno a este proceso. Hoy, vivimos una de las pandemias más agresivas de la época moderna, la cual ha remecido la economía y el mercado a nivel mundial. ¿Cuál es el escenario actual de Chile?

Según la Encuesta de Percepción del Desempleo realizada por Libertad y Desarrollo, el 69% de los chilenos teme perder su empleo y un 74% de los encuestados cree que la situación a nivel país empeorará de aquí a tres meses.

 

En este contexto, el rol de las empresas se vuelve fundamental: por un lado conteniendo la incertidumbre entre sus colaboradores, y por otro, siendo un apoyo real para los clientes que debido a la inestabilidad laboral, han quedado sin trabajo o han visto disminuidos sus ingresos.

 

Por ello, en Tattersall área Arriendos hemos entrado en contacto con todos nuestros clientes, para plantearles  opciones que consideramos razonables y viables para enfrentar la crisis, en tal sentido hemos concordado flexibilizar los plazos para el pago de arriendos mensuales establecidos inicialmente, así como también la condonación de multas por retrasos en los pagos e incluso salida anticipadas y rebajas en los arriendos son algunas de las medidas que han sido evaluadas y bien recibidas como una solución durante los meses que dure la cuarentena .

Adicionalmente, hemos habilitado el sistema Webpay para el pago de los arriendos, funcionalidad que otorga a los arrendatarios la opción de usar su capacidad de crédito. De esta forma, logramos alinearnos con los tiempos actuales y ofrecer todas las medidas que buscan minimizar los efectos de la crisis en nuestros clientes y sus contrapartes.

 

De esta forma, buscamos aportar tranquilidad tanto para arrendatarios como para propietarios, alivianando la carga que muchos de ellos tienen en este difícil periodo, de modo que puedan mantener el espíritu en alto para enfrentar de mejor forma el futuro.

La invitación es que tanto nosotros como otras empresas, acompañemos a nuestros colaboradores y clientes, demostrando que nuestro interés hacia ellos existe en todo momento.

 

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Necesitamos máscaras para salvar vidas ( Por Paulo Egenau, director social del Hogar de Cristo )

Publicado

on

Por

 

“Drama en las residencias: 1.517 ancianos muertos por coronavirus en toda España desde que comenzó la crisis”. El estremecedor titular de la cadena Ser es de hace tres días. En ese momento, esa cifra representaba el 37% del total de fallecidos en el tan duramente golpeado país europeo. En Chile, ayer se supo del contagio de tres adultos mayores y de una cuidadora en una residencia en Puente Alto, lo que podría ser el comienzo de una tragedia. Hoy se sabe que otros 6 residentes  de ese establecimiento de larga estadía dieron positivo al Covid-19. De los 7 muertos informados hasta ahora en Chile, 6 eran adultos mayores con graves enfermedades preexistentes; y uno, un hombre que vivía en Santiago, tenía 64 años.

Es esencial –literalmente de vida o muerte– que el virus no entre a los lugares donde esta población de alto riesgo está en cuarentena. Hay que protegerlos a como dé lugar. Y en esa defensa férrea son esenciales elementos sencillos pero tan escasos y preciosos en estos días como las mascarillas.

Nosotros en el Hogar de Cristo atendemos a casi 4.500 personas en 144 programas residenciales a lo largo de Chile: adultos mayores, la mayoría, muchos no valentes; hombres y mujeres con discapacidad mental y enfermedades de base; personas que han conocido la vida en calle y el envejecimiento y deterioro prematuro que produce.

Para evitar que sean víctimas del virus, los trabajadores y trabajadoras de trato directo que los cuidan deben extremar las medidas de seguridad para no convertirse ellos mismos en vectores del contagio. Basta que uno se contagie para que se produzca lo que los expertos llaman un cluster; es decir, un brote en racimo, como ha pasado en Madrid, donde una mañana amanecieron 16 adultos mayores muertos en una residencia, situación que se ha seguido repitiendo.

Tenemos órdenes de compra en Chile y el extranjero, pero de aquí a un mes, no hay mascarillas. Por eso pedimos con urgencia a las autoridades sanitarias que nos apoyen en resolver esta crítica situación. A diario, necesitamos 8.000 mascarillas, 4.572 pares de guantes diarios, 1.524 trajes de aislamiento, 9.144 más visores desechables y cerca de 800 litros de alcohol gel, con los que no contamos. La vida de casi 4.500 seres humanos vulnerables depende de que consigamos esos insumos básicos.

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA