Connect with us

Ministra Saball se reúne con familias de Paipote para definir soluciones habitacionales

Publicado

on

Titular del Ministerio de Vivienda y Urbanismo visitó la Villa Copayapu, una de las más afectadas en Copiapó, donde abordó junto a las familias los instrumentos a ejecutar para la reparación de sus viviendas.

 

La ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, se trasladó este jueves hasta la región de Atacama para monitorear el estado de avance del Plan de Reconstrucción que lleva adelante la cartera, instancia en la que visitó la Villa Copayapu, en Copiapó, uno de los principales sectores de la comuna que resultaron afectados por los aluviones de marzo.

En su reunión con vecinos, la titular del Minvu remarcó el compromiso de trabajo que asumió la Presidenta Michelle Bachelet y el ministerio con todas las familias afectadas por la emergencia, remarcando cuáles serán los próximos pasos a seguir en el marco de la reparación y reconstrucción de las viviendas en la región.

“El sentido de reunirse hoy con los dirigentes de esta villa es avanzar en conjunto en este proceso de reconstrucción. Ellos ya tienen clara su situación y también conocen cuáles son los instrumentos del Minvu a los que tendrán acceso”, afirmó la ministra Saball.

La Villa Copayapu, en el sector de Paipote, es una de las zonas más afectadas de la ciudad, donde las viviendas resultaron principalmente con daño moderado y mayor. Para superar la emergencia, el Minvu dispuso de diferentes instrumentos que le permitirán a las familias de toda la región acceder a una solución habitacional de reparación o reposición, con subsidios que van desde las 40 UF a 1.370 UF dependiendo el daño que tuvo la vivienda.

En cuanto a la situación que se vive especialmente en esta villa, la titular del Minvu precisó que  “ninguna vivienda tiene daño que la haga inhabitable, todas son reparables. Aquí lo que ocurre es que todos los tipos de daños tienen distinta envergadura y en algunos de ellos se determina que mientras se repara las familias no puedan vivir en el interior por motivos de seguridad e infraestructura”.

Respecto al avance del Plan de Reconstrucción en las viviendas que resultaron con daño leve, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo ya ha entregado más de 500 tarjetas a familias de Copiapó, Chañaral, Diego de Almagro y Tierra Amarilla, correspondientes al subsidio para Banco de Materiales.

“Nosotros en todo lo que tiene relación con viviendas con daño leve ya iniciamos el proceso de asignación el proceso de las tarjetas que contiene el subsidio que les permite adquirir los materiales en una red de proveedores autorizados por el ministerio para reparar sus viviendas”, explicó la ministra Saball.

Esta tarjeta de 40 UF ($1 millón aproximadamente) permite que las familias compren materiales de construcción en los establecimientos autorizados, transformándose en una ayuda directa para la reparación de viviendas con daño leve. Según el catastro del Minvu, 3.200 viviendas en la región se encuentran en esta situación.

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PAÍS

Falta de stock: Paris apunta a municipios que usaron vacunas Pfizer a quienes no correspondían

Publicado

on

Por

En tanto, este miércoles recibió 298.350 dosis de Pfizer, las que serán distribuidas por la tarde y la mañana del jueves. Para el viernes se prevé la llegada de un millón de Sinovac. (más…)

Continuar Leyendo

OPINIÓN

La soledad de las y los profesionales de la educación en el retorno al aula ( Marcelo Trivelli , Fundación Semilla )

Publicado

on

Por

 

Una de las profesiones que ha debido enfrentar los mayores desafíos de adaptación a las condiciones generadas por la pandemia de Covid-19 son las y los profesionales de la educación. Han sido dieciocho meses difíciles para los que nadie estaba preparado, sin embargo, al regresar a las aulas nadie se está haciendo cargo del daño socioemocional que han experimentado. Las y los profesionales de la educación se encuentran en soledad al retornar a las aulas.

Niñas, niños y jóvenes también han sido dañados psicológicamente por las condiciones de la pandemia, pero su salud mental no es prioridad. Se continúa privilegiando los aprendizajes tradicionales que se miden en las pruebas estandarizadas, como por ejemplo el SIMCE, a pesar que la evidencia científica señala que mientras mayor es el bienestar socioemocional de una comunidad, mejor es el aprendizaje de las materias señaladas.

El Ministerio de Educación de Chile ha destinado $25.000 millones adicionales, poco menos de $2,5 millones por establecimiento, para apoyar el retorno a clases presenciales en todos los colegios y jardines que reciben recursos públicos en el país para implementar medidas sanitarias, pero nada se dice de apoyo socioemocional para docentes y estudiantado.

La crisis sanitaria ha causado estragos en la educación, pero no lograremos recuperar lo perdido haciendo lo mismo de siempre. Hemos tenido un año y medio para cuestionar las bases del sistema educacional y en Fundación Semilla asumimos el desafío de encontrar las oportunidades que nos ofrecía la crisis para mejorar la educación de niñas, niños y jóvenes.

Durante el año 2020, elaboramos el Decálogo del Retorno a Clases en el que se destaca, en primer lugar, que se puede lograr más aprendizajes con menos contenidos. Para ello proponemos mantener la flexibilidad curricular, autorizada excepcionalmente por el Ministerio de Educación, priorizando aquellos objetivos imprescindibles para avanzar en nuevos aprendizajes y aquellos integradores y significativos que permitan aprendizajes para integrarse como sujetos activos frente a los desafíos sociales.

El segundo punto del Decálogo da cuenta de la importancia de las emociones y los vínculos que se establecen en las comunidades educativas. Hasta antes de la pandemia las dábamos por aseguradas por el solo hecho de la presencialidad en la escuela sin trabajarlas ni apoyar a quienes se iban quedando rezagados. La calidad de la convivencia escolar y la adquisición de habilidades sociales, emocionales y ciudadanas, deben mantener una alta relevancia pedagógica.

Hacer realidad estas oportunidades no será tarea fácil. El sistema educacional necesita hacer suyo esta nueva mirada ofreciendo apoyo socioemocional y capacitación a las y los profesionales de la educación, así como nuevas herramientas pedagógicas que apoyen la labor docente.

La educación se comporta como un gran buque de carga que tiene grandes dificultades para cambiar de rumbo.  Lamentablemente, mientras el retorno a clases avanza, vemos la soledad en que se encuentran las y los profesionales de la educación.

 

Continuar Leyendo

ATACAMA

Atacama sumó este miércoles 25 casos nuevos de Covid y 298 activos

Publicado

on

Por

Positividad volvió a subir al 5%, la segunda más alta del país.

(más…)

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA