Connect with us

OPINIÓN

“Un penoso ocaso” Por Álvaro Iriarte Director de Investigación Instituto Res Publica

Published

on

Foto: Radio Maray 2018

La salida del grupo de militantes denominado “Progresismo con Progreso” y la reflexión de otros destacados personeros después de la Junta Nacional de la Democracia Cristiana, son el fiel reflejo del sostenido giro hacia la izquierda de la colectividad. Cada día que pasa la identidad socialcristiana que inspiró su nacimiento y el llamado “camino propio”, se extinguen un poco más.

A la luz de los actuales sucesos, pareciera que la salida de quienes formaron el MAPU y la Izquierda Cristiana no fue suficiente para resguardar la identidad y principios del partido, que finalmente parece sucumbir ante las ideas socialistas. Si ya en la década de los 60 se hacía difícil distinguir entre el comunitarismo de la Falange y el colectivismo socialista, en la actualidad se ha vuelto casi imposible encontrar diferencias entre el socialismo del siglo XXI y la DC.

El grupo de militantes que decidió dejar el partido y aquellos que lo están reflexionando hacen eco de los miles de chilenos que elección a elección dejaron de votar por la DC. En verdad son miles los que han dejado la DC, buscando en otros lados, como lo es hoy Chile Vamos, un espacio para la representación política de quienes no creen en la lucha de clases, el rol preponderante del Estado en la vida de las personas y la imposición de una visión única de sociedad.

Finalmente, quienes salen de la Falange, además de ser más cercanos a los valores esenciales de la DC, son un grupo de personalidades destacadas en la historia política reciente; y por tanto constituyen una verdadera pérdida. Como están las cosas, se quedan en el partido los que pueden ganar elecciones, mientras se alejan los que pueden ganar la batalla de las ideas.

Ya son parte de la historia figuras como Eduardo Frei Montalva, Gabriel Valdés y Patricio Aylwin. Atrás quedó la época de partido más grande de Chile, así como también los tiempos de articulador de una coalición de centroizquierda. En Atacama figuras como Raúl Barrionuevo y la época en que la tienda era una verdadera alternativa para los gobiernos comunales son vagos recuerdos

Es un penoso ocaso, con dirigentes que insisten en vivir de un pasado glorioso y hacer alianzas con la izquierda política, mientras la ciudadanía busca el futuro en otros proyectos políticos.

 

 

Seguir Leyendo
2 Comentarios

2 Comentarios

  1. Xavier

    3 febrero, 2018 at 7:47 am

    Sería bueno analizar el penoso ocaso dds udi, y sus valores pseudo morales, ya que gran parte de su cúpula que fue parte en el primer gobierno de Piñera en ministerios claves o desde el parlamento estaban manchados y paureados por grupos económicos .

  2. Oscar

    3 febrero, 2018 at 9:11 am

    No cabe duda de la infiltración que el Partido Comunista y sus adlateres socialistas han hecho persistentemente en la DC, tal como lo hicieron en la década de los 60 con el otrora poderoso Partido Radical, hoy reducido al mínimo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Siete años después ( por Rodrigo Rojas Veas – Rector Santo Tomás – Copiapó)

Published

on

 

Mayo de  2011… Chile se remece con un Movimiento estudiantil que instala el debate en la sociedad sobre la necesidad de más recursos para la Educación superior y reformar el sistema de financiamiento para los jóvenes que forman parte de este sistema.

Mayo de 2018… Chile se remueve con las manifestaciones que reivindican los derechos de la mujer con un reclamo por la igualdad de genero y un nuevo trato al interior de la sociedad.

Han pasado 7 años y las movilizaciones de la denominada “calle” se dotan de nuevos contenidos con un movimiento estudiantil que asume las demandas de genero como nutriente que le aporta una renovada energía a su ya decreciente reclamo por la gratuidad que se revelaba menos convocante y denotaba cierto desgaste como elemento aglutinador de los denominados movimientos sociales.

¿Qué hay detrás de las demandas que se han mostrado con particular fuerza en estos días? En mi modesta opinión, subyace en el movimiento una lógica más bien “femenina” y no necesariamente “feminista”, más allá de que las expresiones que adquieren mayor visibilidad son las de tipo radical como las de mostrarse por algunas jóvenes a torso desnudo y caras pintadas marchando por la Alameda o de la una joven encapuchada y con sus pechos al aire subida en la estatua del Papa Juan Pablo II.  Estas imágenes son las que mas “venden” y por ello son ampliamente reproducidas en la prensa y en redes sociales generando consecuentemente más debate sobre la forma y no tanto sobre el fondo, lo que origina el riesgo de desviar la atención de aquello que es más sustantivo.

Percibo que lo que se revela en este nuevo espacio de expresión ciudadana es la búsqueda de un giro cultural y un profundo cuestionamiento a la sociedad patriarcal que permea nuestras formas de relacionarnos y organizarnos como sociedad. Por ello, la demanda de una Educación no sexista presente en todos los actos y declaraciones requiere ser contextualizada y analizada en un marco mayor al sistema educativo. Es en la sociedad chilena en su conjunto en la que se crean y recrean formas de relacionarse y de institucionalización que se configuran en torno a modelos que hemos aprendido por imitación desde la infancia y que por tanto asumimos como naturales.

Producir cambios culturales demandara movimientos tectónicos al interior de nuestra sociedad que produzcan nuevos enfoques para las relaciones de género, lo que se constituirá en la base para que la mujer asuma el rol que le corresponde por su peso demográfico, social, cultural y económico.

Seguir Leyendo

TENDENCIAS AHORA