Connect with us

MUNDO

El partido oficialista de Sudáfrica presiona la salida del presidente Zuma

Published

on

El Congreso Nacional Africano (ANC), que gobierna Sudáfrica, ordenó este martes al presidente Jacob Zuma que renuncie en medio de escándalos de corrupción. Se espera su respuesta hasta el miércoles, con la esperanza de poner fin a la grave crisis politica que sacude a este país.

Cyril Ramaphosa, que asumió en diciembre el liderazgo del partido en el poder, ANC, busca la salida de Zuma, salpicado en varios casos de corrupción, con el fin de evitar una catástrofe electoral en las elecciones generales de 2019.

Este ex empresario se inclinó primero por buscar una salida negociada directamente con Zuma, pero las discusiones fracasaron y ante la frustración de la oposición, de la opinión pública y de miembros de su partido, Ramaphosa optó por la ofensiva.

Fue así que convocó el lunes al órgano más poderoso del partido, el Comité Ejecutivo Nacional (NEC), para intentar poner punto y final a esta crisis en una sesión de discusiones maratónicas que terminó ordenando que se le pidiera la renuncia al presidente sudafricano, una decisión que no es vinculante.

“Nosotros no le pusimos ninguna fecha límite” pero “sé que el presidente va a responder mañana” miércoles, dijo este martes el secretario general de la ANC, Ace Magashule, en una conferencia de prensa en Johannesburgo.

Jacob Zuma se ha mantenido en silencio desde hace varios días.

En teoría esto significa el fin para Zuma. Sin embargo, el mandatario no tienen ninguna obligación constitucional a respetar la decisión del NEC.

Si se niega a acatar esta decisión de las filas de su partido, la ANC puede entonces presentar una moción de censura ante el Parlamento.

 

AFP

Seguir Leyendo
Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Al menos 12 soldados del régimen sirio mueren en bombardeos atribuidos a la coalición

Published

on

Al menos 12 combatientes del régimen sirio murieron este jueves en el este del país en bombardeos que Damasco y una oenegé atribuyeron a la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que desmintió toda responsabilidad en los ataques.

Los bombardeos se produjeron en un sector de la provincia de Deir Ezzor, donde la coalición internacional y las fuerzas leales al régimen de Bashar al Asad combaten por separado contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

La coalición internacional formada por varios países occidentales interviene en Siria desde 2011 para combatir a los miembros del EI, aunque también ha atacado a fuerzas progubernamentales en los últimos años.

Este jueves, sus aviones golpearon posiciones del ejército al sur de Bukamal, una ciudad situada a unos kilómetros de la frontera iraquí, indicó la oenegé Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Al menos 12 miembros extranjeros de las fuerzas progubernamentales sirias murieron en esos ataques.

Una fuente militar, citada por la agencia de prensa oficial siria SANA, indicó que varias posiciones del régimen entre Bukamal y Hmeimeh habían sido objeto de “un ataque de aviones de la coalición estadounidense”, sin mencionar a ninguna víctima.

Resulta difícil determinar si había yihadistas en la zona en el momento de los bombardeos. Se sabe, sin embargo, que combatientes iraníes, del movimiento chiita libanés Hezbolá y soldados iraquíes apoyan a las tropas gubernamentales en ese sector.

– “Informaciones falsas” –

“Esas informaciones son falsas”, indicó un portavoz del Pentágono, el teniente coronel Kone Faulkner. “La coalición no llevó a cabo ningún bombardeo contra posiciones del ejército sirio en el este de Siria”, afirmó.

La misión de la coalición “es vencer al EI en zonas precisas de Irak y Siria”, añadió. “Esa misión no ha cambiado”, apostilló.

Bukamal y Hmeimeh se encuentran en la provincia oriental de Deir Ezzor, donde las tropas prorrégimen de un lado y la coalición internacional y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS, una coalición dominada por los kurdos), por el otro, realizan ofensivas contra el EI.

La coalición internacional apoya a las FDS en su combate contra los yihadistas. El EI ha perdido la mayor parte del territorio que controlaba desde 2014 en Siria y en la vecina Irak, pero sigue presente en las zonas desérticas entre los dos países, especialmente en la provincia de Deir Ezzor.

Una línea simbólica llamada de “distensión” que corre a lo largo del río Éufrates desde 2017 está destinada a evitar que las fuerzas a favor del régimen (al oeste del río) y las FDS (al este) se enfrenten.

– ¿Quedan yihadistas en el lugar? –

Después de los bombardeos, el régimen envió refuerzos a la zona, según el OSDH.

En febrero, los ataques de la coalición en la provincia de Deir Ezzor dejaron al menos 100 combatientes del régimen y aliados muertos, entre ellos rusos, como represalia a un ataque contra posiciones de las FDS.

Y en septiembre de 2016, los ataques a posiciones militares del régimen, también al este del país, mataron a más de 60 soldados sirios.

Con la ayuda militar de su aliado ruso que interviene desde 2015 en el conflicto, el régimen recuperó más del 60% del territorio que controlaban los yihadistas.

El lunes, las tropas gubernamentales expulsaron al EI de su último reducto en la región de Damasco.

Más de mil yihadistas fueron evacuados de esta zona hacia el desierto que se extiende desde el centro de Siria hasta las fronteras orientales con Irak.

 

AFP

Seguir Leyendo

TENDENCIAS AHORA