Connect with us

OPINIÓN

“Maduro: El invitado de piedra” por Álvaro Iriarte -Director de Investigación Instituto Res Publica

Publicado

on

Por Álvaro Iriarte

La situación en Venezuela es dramática. Los efectos de la revolución bolivariana se hacen sentir con fuerza, y el que fuera uno de los países más ricos y desarrollados de América Latina hoy se hunde en la pobreza extrema y el caos absoluto. La sociedad venezolana se encuentra fragmentada, polarizada y con una violencia creciente.

A raíz del cambio de mando en Chile para el próximo 11 de marzo, la figura de Nicolás Maduro se ha vuelto el punto de la discordia. Su presencia no ha sido confirmada y sin embargo ya genera divisiones en la sociedad chilena. De un lado, todos quienes creen en la dignidad de la persona y el respeto de los derechos esenciales de las personas se oponen a su visita, pues consideran que la señal que se dará a la comunidad internacional es errada, una suerte de aprobación tácita de esa dictadura y de sus abusos. Se trata de un grupo transversal, que incluye desde la derecha política hasta la Democracia Cristiana. En la otra vereda, los partidarios de las dictaduras comunistas, del socialismo y el populismo del siglo XXI -encabezados por el Partido Comunista-, defienden hasta la irracionalidad a Maduro, su gobierno y el legado de Hugo Chávez.

La diáspora venezolana sigue creciendo, y Chile ha estado recibiendo desde hace un tiempo a venezolanos que, desesperados por la situación que aqueja su país, tomaron la difícil decisión de abandonarlo todo para comenzar una nueva vida. Incluso ex magistrados de justicia han buscado asilo en Chile. No se requiere ser un experto en relaciones internacionales para advertir que el gobierno está en una situación incómoda: la opinión pública internacional condena el régimen de Maduro como antidemocrático, pero el alma de izquierda de la Presidenta y su equipo busca evitar condenas y acciones concretas, en una suerte de nostalgia revolucionaria.

¿En qué punto la tradición diplomática de invitar a los jefes de estados de otros países a la ceremonia de cambio de mando se convierte en una herramienta para otorgar una aprobación silenciosa a regímenes que abusan los derechos de los ciudadanos? Cuando se trata de este tipo de regímenes, no tiene sentido distinguir entre Estado y Gobierno, pues se hacen uno solo y es por tanto ilegítimo. Así el líder del régimen de Venezuela es el invitado de piedra a un acto eminentemente democrático.  Otro tanto podría decirse de la dictadura de Castro en Cuba. Por supuesto, toda nuestra solidaridad está con el pueblo venezolano y el cubano.

 

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Sin educación no hay desarrollo sostenible Dra. M. Victoria Peralta ( Académica UCEN y Premio Nacional de Ciencias de la Educación)

Publicado

on

Por

El tema del desarrollo sostenible en Chile, ha ido en un progresivo crecimiento y en general en las políticas públicas, en el área económica en especial y en los medios de comunicación. Diversas industrias dan cuenta de las acciones que están haciendo para mejorar sus huellas de carbono, el uso de energías renovables, el reciclaje, programas para favorecer una menor contaminación, etc. Todo ello es valedero y debe incrementarse más aún y en todas las fuentes productoras. Sin embargo, éstas y otras medidas que puedan desarrollarse en ámbitos como el transporte, la producción de alimentos, la construcción o en otros, no perdurarán sino se instalan estos temas en los valores, conocimientos y actitudes de la población de todos los niveles etarios.

El año 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, especificando 17 objetivos concretos que van desde los temas más evidentes (energía no contaminante, ciudades y comunidades sostenibles, producción y consumos responsables, acción por el clima, vida de ecosistemas terrestres, etc.), hasta enunciados más sociales como: salud y bienestar, educación de calidad y alianzas para el logro de los mismos

Cuando observamos los debates y comunicaciones sobre este tema en el país, llama la atención lo ausente que está el tema educativo, que, como instancia formadora que es por excelencia, debe favorecer estos propósitos en todos los niveles educativos incluyendo las familias y comunidades para que niños/as y jóvenes, puedan aplicar en el hogar y sus territorios todo lo aprendido.

Es cierto que son contenidos que en parte están en los currículos oficiales del país, y que hay programas mas específicos para favorecer estos conocimientos, actitudes y prácticas, pero no son una generalidad. Nuestros jardines infantiles, escuelas y hogares, no son “verdes” aún, y no abordan temas más de avanzada en el desarrollo sostenible, que tienen que ver, por ejemplo, con asumir estilos de vida saludables con todo lo que ello implica.

Por tanto, con toda la situación mundial y nacional que observamos producto del acelerado cambio climático y de nuestras formas de vida y producción, urge acentuar este tipo de objetivos en todos los ámbitos y grupos sociales, ya que todos pueden aportar. Ello supone cambio de hábitos en alimentación, en el tipo de vestimentas, en los envases que utilizamos, en el ahorro de agua, en el reciclaje de muchos elementos, en plantar especies vegetales, en cuidar el exceso de ruido, en fin, es inacabable lo que se puede hacer. Sin embargo, cuando observamos nuestro actuar, vemos como mayoritariamente se continúa haciendo lo mismo de siempre; es imperativo el cambio para tener una vida más sana, humana y con proyecciones. En eso, la educación puede ayudar mucho, pero hay que potenciarla y darle su lugar en esta difícil tarea que debe asumir toda la humanidad.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Cuidémonos estas fiestas patrias: No todo es cantidad, si no también calidad. ( Daniela González Reyes, Nutricionista, Académica UCEN Región Coquimbo )

Publicado

on

Por

Llego septiembre, y con eso nuestro anhelado 18. Muchas personas esperan ansiosas esta fecha para volver a reunirse con sus familias, amistades, etcétera y por supuesto compartir una que otra empanada, asados, anticuchos y otras preparaciones típicas de nuestro país.

 

Ante esto vienen las clásicas interrogantes ¿cómo cuidarme en estas fiestas para no subir de peso?, ¿será necesario restringirme para no tener efectos en mi cuerpo?

 

Hablemos más allá del peso. Comer en sí implica más que una necesidad fisiológica, tiene un valor social importante, muchos de los alimentos que comemos los asociamos a diversas situaciones y tradiciones, lo mismo ocurre con estas fechas.

 

Más que restringirse es importante cuidar la calidad de los productos que consumimos. En tiempos de pandemia o no, es vital conocer la procedencia de cada alimento que ingerimos con la finalidad de evitar que una festividad se transforme en un momento desagradable y en un mal recuerdo.

El comer alimentos de procedencia desconocida, o en lugares no establecidos nos pone en riesgo de enfermarnos y de pasar un desgaste tanto físico como también económico.

 

Ni hablar de lo que puede ocurrir si todos enfermamos por comer alimentos en mal estado o por una intoxicación alimentaria o de alcohol. Debemos velar por nuestra salud y por no colapsar servicios de urgencias de los hospitales o clínicas, cuidarnos en una responsabilidad de cada uno.

 

Medidas básicas y que están a nuestro alcance como vigilar el cumplimiento de la cadena de frío de los alimentos, verificar que aquellos que requieren refrigeración tales como las carnes, pescados y mariscos se encuentren en tal estado, vigilar la cocción de los mismos, no consumir preparaciones crudas que son un riesgo para nuestra salud y comprar siempre en comercios establecidos y autorizados por la autoridad sanitaria, nos ayudarán a pasar un 18 más tranquilos.

Y algo muy importante, si va a beber alcohol no exponga su vida ni al resto conduciendo bajo estos efectos, por más mínima que le parezca la cantidad que consumió.

 

Disfrutemos, pero sigamos cuidándonos en todo sentido.

 

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Garantías constitucionales para estudiantes “complejos” ( Por Liliana Cortés, directora de Fundación Súmate )

Publicado

on

Por

 

En Chile, las escuelas públicas y privadas son financiadas por el Estado vía “voucher”; es decir, reciben una subvención según el número de estudiantes que asisten a clases, lo que es un incentivo para que los establecimientos aseguren una asistencia regular.

Bajo esta lógica, las escuelas perciben como una posibilidad la exclusión de estudiantes catalogados como desafiantes y complejos. Son los estudiantes más vulnerables –que suelen tener infinidad de dificultades para asistir con regularidad a clases, las que van desde la necesidad de aportar con ingresos a sus familias hasta cuidar a hermanos pequeños o asumir una paternidad o maternidad precoces–, quienes se ven más afectados por estos incentivos perversos  y con escasa vocación pedagógica. El sistema educativo tiende a concentrar a estos alumnos “complejos”  en escuelas urbanas apartadas, rurales o aisladas, lo cual dificulta su acceso a mejores oportunidades. Estos factores reproducen y amplían las brechas educativas de quienes nacen y crecen en situación de pobreza, lo que aumenta la probabilidad de que se vean excluidos del sistema educacional regular por no calzar sus desempeños con las prácticas y resultados esperados.

Hoy 590 niños, niñas y jóvenes de entre 5 y 21 años se encuentran fuera del sistema educativo en Atacama cota sin haber completado su educación obligatoria y presentan dos o más años de rezago. A causa de la pandemia, otros 40 mil a nivel nacional han abandonado la educación.

Por esto aspiramos a que la nueva Constitución garantice realmente el derecho a la educación de todos los niños, niñas y jóvenes de Chile, en un modelo flexible e inclusivo, cuyas bases están detalladas en “Constitución y Pobreza”, un documentos construido por 9 oenegés, que trabajan en los territorios más desatendidos con las poblaciones más vulnerables de Chile. En él, una de las dimensiones claves del bienestar –la educación– contiene una serie de propuestas constitucionales para que ningún niño, niña y joven en nuestro país vea vulnerado ese derecho básico sólo por haber nacido en pobreza.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA