Connect with us

OPINIÓN

“La inclusión del E-Commerce” Por Gabriel Moreno (Jefe de Proyecto Multicaja PayPal)

Published

on

En lo que va de este 2018, el dólar ya acumula un descenso superior a los 13 pesos, alcanzando niveles mínimos que no se veían desde el 2015. En este contexto, y con el valor de la divisa norteamericana cayendo bajo la barrera de los $600, uno de los segmentos más beneficiados son los consumidores que compran en sitios de E-Commerce que operan en el exterior.

Al tener el peso nacional una mayor valoración frente a monedas extranjeras, los compradores que adquieren productos a través de la web ahora pueden acceder a precios más atractivos, gastando menos en los mismos productos que están en oferta, ya que al ser valorizados en dólares, la caída de la divisa los beneficia.

Ciertamente la baja del dólar también ha permitido visibilizar el aumento del uso del comercio electrónico internacional por parte de los chilenos, y ha posicionado al E-Commerce como una opción para acceder a productos y a precios más convenientes o que no se pueden encontrar en Chile. Sin embargo, aún falta un trecho por recorrer para que el país alcance los niveles de penetración de la industria, considerando que el medio de pago favorito de estos es servicios es la tarjeta de crédito y sólo un 28% de la población chilena mayor a 15 años tiene acceso a ellas, de acuerdo a un informe de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF).

En base a las cifras, estamos muy lejos de poder catalogar a la sociedad chilena como una inmersa en el comercio electrónico. Algo que se ve reflejado en lo poco que se aprovecha esta ventana de oportunidades tanto para los consumidores que compran online, como para los emprendimientos que utilizan esta plataforma para crecer aún más.

Sin embargo, así como cada vez se le da más relevancia a este mercado a través de fechas relevantes con descuentos importantes como el Cyber Monday y Black Friday, o la llegada de grandes del comercio electrónico a Sudamérica como Amazon, esperemos que también se vuelva más común que cada vez más personas puedan acceder y aprovechar el E-Commerce, un medio de inclusión cada vez más masivo.

Seguir Leyendo
Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

“Maduro: El invitado de piedra” por Álvaro Iriarte -Director de Investigación Instituto Res Publica

Published

on

Por Álvaro Iriarte

La situación en Venezuela es dramática. Los efectos de la revolución bolivariana se hacen sentir con fuerza, y el que fuera uno de los países más ricos y desarrollados de América Latina hoy se hunde en la pobreza extrema y el caos absoluto. La sociedad venezolana se encuentra fragmentada, polarizada y con una violencia creciente.

A raíz del cambio de mando en Chile para el próximo 11 de marzo, la figura de Nicolás Maduro se ha vuelto el punto de la discordia. Su presencia no ha sido confirmada y sin embargo ya genera divisiones en la sociedad chilena. De un lado, todos quienes creen en la dignidad de la persona y el respeto de los derechos esenciales de las personas se oponen a su visita, pues consideran que la señal que se dará a la comunidad internacional es errada, una suerte de aprobación tácita de esa dictadura y de sus abusos. Se trata de un grupo transversal, que incluye desde la derecha política hasta la Democracia Cristiana. En la otra vereda, los partidarios de las dictaduras comunistas, del socialismo y el populismo del siglo XXI -encabezados por el Partido Comunista-, defienden hasta la irracionalidad a Maduro, su gobierno y el legado de Hugo Chávez.

La diáspora venezolana sigue creciendo, y Chile ha estado recibiendo desde hace un tiempo a venezolanos que, desesperados por la situación que aqueja su país, tomaron la difícil decisión de abandonarlo todo para comenzar una nueva vida. Incluso ex magistrados de justicia han buscado asilo en Chile. No se requiere ser un experto en relaciones internacionales para advertir que el gobierno está en una situación incómoda: la opinión pública internacional condena el régimen de Maduro como antidemocrático, pero el alma de izquierda de la Presidenta y su equipo busca evitar condenas y acciones concretas, en una suerte de nostalgia revolucionaria.

¿En qué punto la tradición diplomática de invitar a los jefes de estados de otros países a la ceremonia de cambio de mando se convierte en una herramienta para otorgar una aprobación silenciosa a regímenes que abusan los derechos de los ciudadanos? Cuando se trata de este tipo de regímenes, no tiene sentido distinguir entre Estado y Gobierno, pues se hacen uno solo y es por tanto ilegítimo. Así el líder del régimen de Venezuela es el invitado de piedra a un acto eminentemente democrático.  Otro tanto podría decirse de la dictadura de Castro en Cuba. Por supuesto, toda nuestra solidaridad está con el pueblo venezolano y el cubano.

 

 

Seguir Leyendo

TENDENCIAS AHORA