Connect with us

OPINIÓN

Un nuevo comienzo: Por Álvaro Iriarte Director de Investigación Instituto Res Publica

Published

on

La designación de la futura máxima autoridad regional inicia una nueva etapa en la conformación e instalación del próximo gobierno de centroderecha que asumirá a contar del 11 de marzo.

Al igual que con el nombramiento de los ministros y subsecretarios, el Presidente Piñera ha mostrado que esta nueva administración tendrá un sello mucho más político que el período 2010-2014. No quiere decir que otros criterios estén ausentes, como la preparación, la experiencia, las credenciales técnicas o las académicas. Por el contrario, estos criterios han sido valorados a la hora de conformar equipos, y hay carteras donde son predominantes: Hacienda, Economía, Energía o Transporte son claros ejemplos de aquello.

El resultado de la centroderecha en las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales ha influido sin duda alguna en esta aproximación, que ve una posibilidad real de abrir un nuevo capítulo político en la historia de Chile. Un éxito del gobierno puede significar el regreso del país a la senda del progreso y desarrollo, de la mano de uno o más gobiernos de la centroderecha. Un fracaso puede convertirse en un verdadero descarrilamiento del país a manos de una centroizquierda que coquetea cada vez más con el socialismo del siglo XXI o a manos de la izquierda radical que abiertamente levanta las banderas del populismo y de recetas obsoletas bajo las consignas de revolución y ruptura.

Se trata de un nuevo comienzo para la coalición de centroderecha, y pareciera ser que la nueva administración tiene claro que no puede cometer los mismos errores políticos que con los primeros nombramientos de 2010. Asimismo, el gobierno de Piñera y de Chile Vamos deberá dejar en el pasado una serie de prácticas propias de una política del siglo XIX: conflictos artificiales, negociaciones secretas, filtraciones y sectarismos odiosos.

En Atacama, este desafío es aún mayor: la región ha experimentado un cambio electoral, y si se quiere proyectar en el tiempo es necesario trabajar para ello. Las dirigencias locales en los partidos necesitan urgentemente una renovación intelectual y cultural. Se debe abrir espacios a rostros nuevos y a gente joven, que estén identificados con las ideas de centroderecha, sin complejos ante las ideas del socialismo y con ganas de hacer las cosas de manera distinta. La conformación del gabinete regional será la prueba de fuego para saber si las tiendas regionales se muestran a la altura.

 

Seguir Leyendo
Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Cumplimiento de Protocolos Internacionales al marco de la legislación migratoria en Chile. ( por Ariana Lucia Benito Revollo Vargas, Académica Universidad Central La Serena )

Published

on

 

 

La obligación de respetar y garantizar los derechos humanos se encuentra plasmada en varios instrumentos internacionales y no solo obliga a reconocer formalmente dichos derechos, sino que a hacerlos efectivos en virtud de la prevalencia que tiene la Convención Americana de derechos Humanos

 

El respeto del principio de igualdad y no discriminación, son elementos tan esenciales que si se desconocen, generamos  rupturas o desequilibrios en el Estado. Para esto La Corte Interamericana precisa que esta obligación, debe respetarse con independencia de la situación administrativa del extranjero.

 

Si establecemos un análisis especifico, lo que sucede con la población haitiana (solo por ejemplificar), el principal conflicto que los atañe es la discriminación por color de piel y la barrera idiomática que impide el acceso a las consultas en salud, educación y trabajo. Precisemos expresiones expuestas por ellos mismo y este caso por Wadner Maignan  “Por el color, por dónde venimos, por donde somos, por no hablar el idioma, hemos recibido mucha discriminación principalmente en las escuelas, denuncia que la discriminación ha ido en aumento a medida que ha ido creciendo la inmigración afrocaribeña”.

Chile se está adaptando a un cambio que lo tomó desprevenido. En solo un par de años las calles se transformaron: nuevos acentos y colores llegaron a enriquecer el país. Peruanos, colombianos, haitianos y venezolanos han arribado a distintas ciudades en busca de mejores oportunidades económicas o, en el caso de los venezolanos, de un lugar seguro para vivir.

Así, en cuestión de años nos convertimos en el país latinoamericano donde más ha aumentado la inmigración. Sin embargo, muchos de ellos se encuentran con un Chile que todavía no se ha acostumbrado a este cambio cultural: no hay una normativa que los acoja (la que hoy está obsoleta y recién se empezará a discutir un nuevo proyecto de ley) y como sociedad, a veces, no hemos estado a la altura.

Estas referencias a las nuevas normativas no son antojadizas. La intención es reflejar que el fenómeno migratorio implica nuevos desafíos a los Estados y sus organismos. En los casos mencionados, el refugio, la Trata y el Tráfico de migrantes son manifestaciones del fenómeno, pero no son los únicos, tantos por demás como la maternidad transnacional , y el enfoque de género incorporado a esta realidad migratoria,  y es desde ya necesario hacer presente las deficiencias que muestra nuestro ordenamiento jurídico en relación al tratamiento a los extranjeros que se encuentran en nuestro país, y en el resto de américa latina, por manejar un enfoque cerrado y sesgado a las condiciones socio económicas presentes.

Al final será alejarnos de una política migratoria segregadora, excluyente, y basarnos en las verdaderas razones de  coexistencia y modus vivendi adaptable.

 

 

Ariana Lucia Benito Revollo Vargas

Académica

Universidad Central La Serena

Seguir Leyendo

TENDENCIAS AHORA