Connect with us

OPINIÓN

Hablemos de la declaración de renta. (por Gerardo Coppelli. Académico Facultad de Derecho, U.Central)

Published

on

 

Desde el primero de abril, y hasta el 9 de mayo, los contribuyentes obligados a declarar, sean personas naturales o jurídicas, deberán informar al Servicio de Impuestos Internos (SII) sus ingresos, créditos, gastos, mayores valores obtenidos y otras partidas que deben estar presentes en cada proceso de declaración de renta. Es el momento de informar al Estado nuestra ganancia e ingresos generados en el año calendario inmediatamente anterior.

 

Resulta bueno, por tanto, detenerse en éste proceso y explicarlo tan detenido como estas escasas líneas lo permitan. Entre tanto tecnicismo y cambios, ya ni los contadores se sienten del todo seguros, habría que imaginarse al simple ciudadano de a pie frente a un formulario de declaración de renta. Cuando se tiene un sistema tributario que en la última década ha cambiado su impuesto de primera categoría a lo menos ocho veces, parece ser comprensible tener una razonable duda de estar haciéndolo bien. Tratemos de ayudar en algo.

 

El mes de abril es un mes en donde, esencialmente, se declara el resumen de los impuestos que durante todo el año comercial anterior se han venido declarando y pagando, es decir, la renta no necesariamente se paga en abril, más bien es el mes en donde se le informa al SII el resultado del ejercicio comercial anterior, pagando aquella parte de sus impuestos que, luego de la determinación, aún falte por pagar, o bien, solicitando como devolución el impuesto provisionado en exceso.

 

En concreto, entendemos abril como el mes del “resumen impositivo”. Si su resumen conlleva pagar una cantidad de dinero adicional, sepa que el plazo para declarar y pagar su renta vencerá el 30 de abril. El plazo que se extiende a los primeros días de mayo tiene que ver con aquellas rentas que, o no llevan pago, o solicitan la devolución de impuestos provisionados en exceso durante el año comercial 2017.

 

Adicionalmente, y desde hace ya algunos años, fundamentalmente para las personas naturales y ahora, incipientemente para algunas empresas, el SII le presenta una propuesta de declaración, en donde basta que usted señale estar de acuerdo con la información que se le presenta. Poco espacio pareciera haber, para que el contribuyente sepa adicionarle cambios muy sustantivos, sólo queda confiar en que la información resumida por el SII sea la correcta. Recuerde que la responsabilidad será siempre del contribuyente, y por tanto dicha propuesta es sólo referencial.

 

Pero lo principal, y sin el afán de desincentivar el cariño o desencanto que se tenga por el Estado, cuando le devuelven dinero sepa usted que esto no obedece al actuar de un Estado caritativo, generoso o con exceso de caja, le está devolviendo aquella parte de sus impuestos que excedió de la obligación anual. Además, no espere el pago de intereses por el tiempo que el Estado tuvo su dinero en exceso, sólo se lo devolverá reajustado, en fin, algo es algo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

“Una escuela sin reflexión pedagógica, no existe” Por Carlos Guajardo (Académico Facultad de Educación, U.Central)

Published

on

Una de las profesiones que resultan ser altamente valoradas por la ciudadanía, es la relacionada con el ser profesor/a. La labor que hoy cumplen nuestros docentes, ya no es la misma que acontecía hace algunas décadas. Una sociedad compleja como la actual, representa una serie de factores que inciden directamente en el rol que a diario se ejerce desde la escuela: estudiantes con un importante acervo informativo gracias al uso de internet; padres y apoderados que trabajan todo el día, la incidencia de los medios televisivos y las redes sociales, todos ellos son elementos que obligan a nuestros docentes a replantearse la acción pedagógica al interior del aula de clases.

Si nuestro país anhela formar individuos que posean altas competencias para desenvolverse en una sociedad tan exigente como la actual, es urgente que la educación formal que se manifiesta desde el nivel preescolar hasta la educación superior, contribuya a modificar los paradigmas clásicos de hacer pedagogía, y comience una etapa de renovación donde se establezca un vínculo directo para la acción de la enseñanza – aprendizaje.

Para ello, es necesario que nuestras salas de clases aborden prácticas pedagógicas tales como: mayor trabajo colaborativo entre profesores/as, donde se comience a valorar un enfoque interdisciplinario de las clases y abandonar la fragmentación de las asignaturas; valorización de los estudiantes a partir de sus saberes previos que éstos traen desde el hogar y su ambiente social; favorecer estrategias evaluativas de carácter formativo, donde la evaluación deje de ser un ‘arma coercitiva’ que está en manos del profesor/a y se convierta en una auténtica instancia de aprendizaje; mayor acercamiento de los padres y apoderados hacia la escuela; sacar a los estudiantes de la escuela, brindando salidas pedagógicas (museos, plazas, barrios, empresas, etc.) que efectivamente impacten en el  proceso de enseñanza – aprendizaje; apoyo hacia los docentes, en cuanto al manejo conductual y emocional. Acciones como estas, permiten una mayor reflexión, en el rol de educador/a, independiente del nivel educativo sobre el cual se desempeñe.

Los estudiantes de hoy, no son los mismos de antes y exigen un mayor involucramiento frente a su desempeño como aprendices del siglo XXI. Ahora bien, ninguna reflexión pedagógica se puede concretizar en la escuela si no existe un fuerte liderazgo desde los equipos directivos e incluso sostenedores de cada contexto escolar. Son ellos, quienes deben dar el primer paso para motivar a sus educadores, así como, destinar los recursos necesarios para enfrentar prácticas pedagógicas actualizadas y las cuales sean representativas para motivar el trabajo de docentes y estudiantes.

El que se brinden espacios de reflexión pedagógica al interior de los colegios, depende en gran parte de la voluntad de los integrantes de la comunidad educativa, solo así se podrán transformar las prácticas atribuibles a una enseñanza y aprendizaje doctrinal.

Continue Reading

TENDENCIAS AHORA