Connect with us

OPINIÓN

“Con-vivir en la comuna” Por Daniel Sánchez – (Académico Facultad de Ciencias Sociales, U.Central)

Published

on

Todos habitamos en alguna comuna. Muchos llegaron con sus familias a construir la vida y habitar en un suelo que, por casualidad, les tocó morar. Nadie es dueño de la ciudad ni menos de un sector.

Hoy pareciese que vivir en Las Condes resulta un signo de estatus, de mejor valía o alcurnia pero tal situación es inventada y sus argumentos son evidentemente falsos.

Desde hace un tiempo, la zona se ha plagado de edificios afectando el espacio y la calidad de los servicios. Son tantas personas viviendo en pocos metros cuadrados que es difícil encontrar la cálida brisa de invierno. Pero a muchos no nos  importa quien llegue a con-vivir, la ciudad nos pertenece a todos y cada cual es libre de vivir donde desee. Nuestra tarea consiste en aceptar el arribo de todos.

Por ello, las iniciativas del alcalde Joaquín Lavín pereciesen ir en la senda correcta; una ciudad que se abre para todos y una comuna que permite la integración de cada persona. Pensar que la construcción de “viviendas sociales” podría traer infortunios a la comuna resulta cavernario y torpe.

Chile ha avanzado mucho en agendas de igualdad e inclusión sea laboral, sexual y racial. No ha sido fácil caminar por una senda que abre las puertas a una mirada más inclusiva y horizontal pero la discusión urbanística pareciese que ha llegado de manera inesperada.

En Las Condes, la eventual llegada de estas “viviendas sociales” no viene sino a demostrarnos una vez más que es necesario construir comunidad. Nos obliga a mirar (al fin) al prójimo como legítimo y comprender que desde esa otredad es posible avanzar hacia una real madurez cívica.

 

 

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Cólera: Necesarias y urgentes medidas de fiscalización: Por Freddy González Meza Nutricionista Académico Departamento de Nutrición y Dietética Facultad de Ciencias de la Salud Universidad de Atacama

Published

on

Hace exactamente un mes escribí un artículo similar al presente, que titulé “A Propósito del Cólera”, sin querer fui premonitorio ya que advertía sobre los peligros que se cernían sobre nuestro país y región en relación al Cólera, una enfermedad infecciosa que afecta al aparato digestivo de las personas que han contraído la infección y que se han contaminado con la bacteria Vibrio cholerae. En ese momento habían sólo diez (10) casos de Cólera en el país y se advertía -entre otras cosas- respecto al relajamiento de las medidas impuestas por la Autoridad Sanitaria, con ocasión del anterior brote de Cólera en nuestro país en el año 1991, en cuanto a la comercialización de productos alimenticios, particularmente en las ferias libres que se instalan en varios puntos de la geografía de nuestra ciudad capital regional, con nulas medidas de higiene.

A los días, coincidentemente con el inicio de las festividades patrias, los casos habían aumentado ya a treinta (30) en el país y se conocía que en nuestra región de Atacama, había un caso, una mujer de 31 años, que se había contagiado en la ciudad de Santiago.

Se inició una polémica sobre la conveniencia que la población fuese informada oportunamente, como lo señalaron varios medios de comunicación social, especialmente uno que incluso vertió su opinión en favor de advertir a la población en su editorial. La molestia generada en la región fue debido a que nada se sabía del caso acontecido en Atacama y que sólo se había conocido, por informaciones nacionales emanadas en la capital de nuestro país.

Hasta el 24 de septiembre teníamos en nuestro país 35 casos de Cólera y en nuestra ciudad capital regional, Copiapó, se aprecia como señalé anteriormente- un aumento en la desprolijidad que algunos comerciantes de ferias libre ejercen en el expendio de los alimentos que comercializan en la ciudad. Cuando se escribió el artículo anterior, se apreció en las ferias libres sólo un (1) caso de un comerciante que expendía brócoli, repollos y coliflores, en directo contacto con el piso, sin siquiera aislar los productos alimenticios del suelo con un saco, una lona o un plástico.

El día sábado 06 de octubre recién pasado, se advirtió y fotografió en la feria libre ubicada en el sector de la población “Pedro León Gallo”, a tres (3) comerciantes que comercializaban sus productos agrícolas en directo contacto con el suelo. De un (1) comerciante que no comercializaba adecuadamente sus productos al inicio del bote de Cólera en el país, hemos subido a tres (3), luego hubo un aumento de las transgresiones a la normativa vigente de un 300%.

Lo anterior da cuenta inequívoca que las medidas sanitarias impuestas por la autoridad sanitaria, con ocasión del brote de Cólera del año 1991 y que están aún vigentes -porque no se han derogado- se continúan transgrediendo.

También implica hacer un llamado urgente, a los comerciantes de ferias libres para que retomen las mínimas medidas de higiene en el expendio de frutas, verduras y todo otro alimento y a la Autoridad Sanitaria, dependiente de la Seremi de Salud de nuestra Región de Atacama, para que se incremente las fiscalizaciones a fin de aplicar las sanciones correspondientes a los trasgresores de la normativa vigente. Lo anterior para que no se siga elevando el número de puestos de feria en que no existe normas de higiene y se siga poniendo en riesgo a la salud de los ciudadanos de nuestra región, sobre todo en cuanto al Cólera y otras enfermedades de carácter gastrointestinal.

No se debe olvidar que un alto porcentaje de los casos actuales de Cólera contraídos en el país, se contaminaron por consumir productos alimenticios como verduras y frutas contaminados con materias fecales.

Hasta el momento hemos tenido suerte, ya que el Ministerio de Salud ha señalado que la cepa de Cólera detectada es no toxigénica, es decir; no produciría los casos de Cólera más agresivos y peligrosos.

Pero, ¿qué pasaría si se produce un brote con cepas de la bacteria más agresivas y con la capacidad de infectar gravemente a la ciudadanía?

Aún estamos a tiempo, no esperemos que el Cólera se instale en nuestra ciudad, en nuestra región, quizás con cuántos casos y lo peor, que lamentemos pérdidas de quizás cuántas vidas, que hoy podemos evitar. Inequívocamente a la luz de los antecedentes aportados, se debe necesariamente aumentar la fiscalización en todo lugar en que se expendan alimentos, especialmente en las ferias libres.

Continue Reading

TENDENCIAS AHORA