Connect with us

OPINIÓN

“Integración territorial para la cohesión social” Por Dra. Neida Colmenares (Académica de la Facultad de Gobierno, U. Central)

Published

on

La reciente propuesta municipal de creación y asignación de viviendas sociales en la Rotonda Atenas, y las 14 mil familias que se estima que postularán a este beneficio, donde el municipio resolverá a favor de apenas 1.400 familias, no solo ha generado desavenencias entre los vecinos de Las Condes, sino además nos ha recordado las brechas sociales que existen en Chile, evidenciando que la desigualdad también tiene que ver con una dimensión territorial.

Este hecho demuestra que, aun cuando los diagnósticos sociales y territoriales que existen en el país, en general, gozan de consenso entre los actores políticos y comunitarios, no logran suscitar este mismo nivel de acuerdo cuando se trata de diseñar las soluciones. Por el contrario, lo que ocurre en Las Condes nos ha demostrado que implementar políticas de integración territorial puede concitar los más creativos discursos de la NO-inclusión.

Respecto al diagnóstico técnico y político que sustenta la propuesta de creación de viviendas sociales en esa comuna, subyace el hecho de que todos estamos de acuerdo en que, si bien Chile ha avanzado en mejorar sus indicadores socioeconómicos, logrando una economía estable y una significativa reducción de la pobreza, aún persisten brechas de desarrollo sustantivas entre personas y hogares que se manifiestan en todas las escalas posibles, es decir, entre regiones, entre comunas e intracomunalmente.

Por cierto, brechas que son de fácil constatación cuando se hace “lo clásico” de los estudios territoriales: revisar datos nacionales y subnacionales sobre indicadores de concentración poblacional, de capacidad de generación de ingresos autónomos de los municipios, la configuración del Fondo Común Municipal, de asimetrías en los presupuestos comunales, y las estadísticas de concentración socio-espacial de la pobreza y las vulnerabilidades comunales en general.

La integración territorial tal cual la ha planteado el municipio de Las Condes, tiene el valor de visibilizar que existe pobreza intracomunal en un territorio que no solo registra estándares de bienestar económico y urbanístico de primer nivel en el país, sino que también cuenta con un imaginario colectivo homogéneo respecto a quienes habitan en ese espacio local, atribuyendo sobre estas personas condiciones materiales, sociales y culturales consistentes con estos positivos indicadores comunales.

Al quedar en evidencia que este imaginario colectivo sobre “lo que es” Las Condes y sobre “quienes viven” en esta comuna es mucho más diverso, y que implica una comunidad intracomunal que demanda con justa razón beneficiarse del progreso que acompaña al territorio, se nos vuelve a interpelar sobre la necesidad de generar una reflexión social acerca de la importancia de las políticas de integración territorial, ya que estas son un elemento clave para la cohesión social.

Debemos erradicar prejuicios y estigmatizaciones que se convierten en barreras para la inclusión e insistir en que el desarrollo y el crecimiento económico debe generar círculos virtuosos que sean inclusivos y no exclusivos a un sector.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Cólera: Necesarias y urgentes medidas de fiscalización: Por Freddy González Meza Nutricionista Académico Departamento de Nutrición y Dietética Facultad de Ciencias de la Salud Universidad de Atacama

Published

on

Hace exactamente un mes escribí un artículo similar al presente, que titulé “A Propósito del Cólera”, sin querer fui premonitorio ya que advertía sobre los peligros que se cernían sobre nuestro país y región en relación al Cólera, una enfermedad infecciosa que afecta al aparato digestivo de las personas que han contraído la infección y que se han contaminado con la bacteria Vibrio cholerae. En ese momento habían sólo diez (10) casos de Cólera en el país y se advertía -entre otras cosas- respecto al relajamiento de las medidas impuestas por la Autoridad Sanitaria, con ocasión del anterior brote de Cólera en nuestro país en el año 1991, en cuanto a la comercialización de productos alimenticios, particularmente en las ferias libres que se instalan en varios puntos de la geografía de nuestra ciudad capital regional, con nulas medidas de higiene.

A los días, coincidentemente con el inicio de las festividades patrias, los casos habían aumentado ya a treinta (30) en el país y se conocía que en nuestra región de Atacama, había un caso, una mujer de 31 años, que se había contagiado en la ciudad de Santiago.

Se inició una polémica sobre la conveniencia que la población fuese informada oportunamente, como lo señalaron varios medios de comunicación social, especialmente uno que incluso vertió su opinión en favor de advertir a la población en su editorial. La molestia generada en la región fue debido a que nada se sabía del caso acontecido en Atacama y que sólo se había conocido, por informaciones nacionales emanadas en la capital de nuestro país.

Hasta el 24 de septiembre teníamos en nuestro país 35 casos de Cólera y en nuestra ciudad capital regional, Copiapó, se aprecia como señalé anteriormente- un aumento en la desprolijidad que algunos comerciantes de ferias libre ejercen en el expendio de los alimentos que comercializan en la ciudad. Cuando se escribió el artículo anterior, se apreció en las ferias libres sólo un (1) caso de un comerciante que expendía brócoli, repollos y coliflores, en directo contacto con el piso, sin siquiera aislar los productos alimenticios del suelo con un saco, una lona o un plástico.

El día sábado 06 de octubre recién pasado, se advirtió y fotografió en la feria libre ubicada en el sector de la población “Pedro León Gallo”, a tres (3) comerciantes que comercializaban sus productos agrícolas en directo contacto con el suelo. De un (1) comerciante que no comercializaba adecuadamente sus productos al inicio del bote de Cólera en el país, hemos subido a tres (3), luego hubo un aumento de las transgresiones a la normativa vigente de un 300%.

Lo anterior da cuenta inequívoca que las medidas sanitarias impuestas por la autoridad sanitaria, con ocasión del brote de Cólera del año 1991 y que están aún vigentes -porque no se han derogado- se continúan transgrediendo.

También implica hacer un llamado urgente, a los comerciantes de ferias libres para que retomen las mínimas medidas de higiene en el expendio de frutas, verduras y todo otro alimento y a la Autoridad Sanitaria, dependiente de la Seremi de Salud de nuestra Región de Atacama, para que se incremente las fiscalizaciones a fin de aplicar las sanciones correspondientes a los trasgresores de la normativa vigente. Lo anterior para que no se siga elevando el número de puestos de feria en que no existe normas de higiene y se siga poniendo en riesgo a la salud de los ciudadanos de nuestra región, sobre todo en cuanto al Cólera y otras enfermedades de carácter gastrointestinal.

No se debe olvidar que un alto porcentaje de los casos actuales de Cólera contraídos en el país, se contaminaron por consumir productos alimenticios como verduras y frutas contaminados con materias fecales.

Hasta el momento hemos tenido suerte, ya que el Ministerio de Salud ha señalado que la cepa de Cólera detectada es no toxigénica, es decir; no produciría los casos de Cólera más agresivos y peligrosos.

Pero, ¿qué pasaría si se produce un brote con cepas de la bacteria más agresivas y con la capacidad de infectar gravemente a la ciudadanía?

Aún estamos a tiempo, no esperemos que el Cólera se instale en nuestra ciudad, en nuestra región, quizás con cuántos casos y lo peor, que lamentemos pérdidas de quizás cuántas vidas, que hoy podemos evitar. Inequívocamente a la luz de los antecedentes aportados, se debe necesariamente aumentar la fiscalización en todo lugar en que se expendan alimentos, especialmente en las ferias libres.

Continue Reading

TENDENCIAS AHORA