Connect with us

MUNDO

Filipinas se prepara para la llegada de un supertifón

Published

on

Miles de personas huyeron de sus casas en Filipinas ante la inminente llegada de un supertifón con ráfagas de hasta 255 kilómetros por hora, que amenaza con lluvias torrenciales.

Mangkhut, esperado en las próximas 24 horas, es el tifón más violento de los que han afectado al país en lo que va de año. En las zonas costeras del norte del archipiélago, región habitualmente golpeada por desastres naturales, miles ya abandonaron sus casas.

Los habitantes de Luzón, la principal isla de Filipinas, donde viven millones de personas, cubrían sus ventanas y reforzaban sus tejados, para evitar que los arranque la tormenta.

“Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma”, declaró a la AFP Michael Conag, portavoz de defensa civil local. “Puede haber olas equivalentes a un edificio de cuatro pisos, y muchas casas pueden quedar destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más frecuentes en estas zonas costeras”, explicó.

Una lluvia muy fuerte empezaba ya a golpear la punta noreste de Luzón, barrida además por intensos vientos, aunque de momento sin causar daños mayores.

Al menos cuatro millones de personas están en la trayectoria directa de Mangkhut, que luego se dirigirá hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong.

– “Demasiado miedo” –

“Estamos muy asustados. Dicen que el tifón es muy violento” afirma Delaila Pasion, que abandonó su vivienda. “Teníamos demasiado miedo para quedarnos”.

“En las últimas lluvias del monzón nuestra casa quedó destruida a medias. Quiero que mis nietos estén a salvo” dice.

 

AFP

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MUNDO

Kim Jong Un dice que visitará Seúl y acuerda cerrar una zona de ensayo de misiles

Published

on

El líder norcoreano Kim Jong Un afirmó este miércoles que podría viajar a Seúl “en un futuro próximo”, la que sería la primera visita de un dirigente norcoreano a la capital surcoreana desde la partición de la península, y acordó cerrar una zona de ensayos de misiles.

“Le prometí al presidente [surcoreano] Moon Jae-in que visitaré Seúl en un futuro próximo”, dijo Kim durante una rueda de prensa conjunta, tras una cumbre de los dos dirigentes en Pyongyang.

Por su parte, Moon Jae-in, de visita en la capital norcoreana con el objetivo de reactivar las negociaciones sobre la desnuclearización de Corea del Norte, indicó que la visita de Kim podría producirse este año, siempre y cuando no lo impidan “circunstancias particulares”.

El presidente surcoreano añadió que Corea del Norte aceptó “cerrar de forma permanente” su zona de pruebas de misiles en Tongchang-ri, también conocida como Sohae, “en presencia de expertos de los países afectados”.

Corea del Norte es objeto de múltiples sanciones por pare del Consejo de Seguridad de la ONU a causa de sus programas nucleares y balísticos, prohibidos, y ha efectuado numerosos lanzamientos desde esas instalaciones.

Pero también efectuó disparos desde otros lugares, como el aeropuerto internacional de Pyongyang, lo que relativiza el alcance de los compromisos de Kim.

Además, Moon también afirmó que Corea del Norte podría cerrar su complejo nuclear de Yongbyon, si Washington adoptase las “medidas correspondientes”, una condición también expresada de forma muy vaga.

– Deshielo y diplomacia –

Moon y Kim mantuvieron en abril una primera reunión muy simbólica en la zona desmilitarizada (DMZ) que divide la península.

Luego se produjo un histórico encuentro entre el líder norcoreano y el presidente estadounidense Donald Trump, en junio en Singapur.

En Singapur, Kim reiteró el compromiso norcoreano en favor de la desnuclearización de la península, pero sin mayores detalles. Washington y Pyongyang divergen sobre el sentido de semejante compromiso.

Washington exige “una desnuclearización definitiva y completamente verificada” mientras que Pyongyang quiere una declaración oficial de Estados Unidos poniendo fin a la guerra de Corea, que terminó en 1953 con un simple armisticio

En este contexto, una visita de Kim a Seúl —inédita desde el fin de aquella guerra— permitiría al Norte y al Sur reactivar proyectos de cooperación conjuntos.

El líder norcoreano quiere que su país se beneficie de la potencia económica del Sur, mientras que Moon desea alejar de la península el espectro de un devastador conflicto intercoreano.

– Modernidad –

El periódico Rodong Sinmun, el órgano del partido comunista en el poder en Pyongyang, cubrió extensamente la cumbre, con el menos 35 fotos este miércoles en cuatro de sus seis páginas.

En primera página, aparece la imagen del saludo entre los dos líderes en el aeropuerto de Pyongyang, y de la impresionante ovación, cuidadosamente coreografiada, del paso de los dos hombres por las calles de la capital.

Pyongyang quiere ofrecer con motivo de esta visita una imagen de modernidad, lo que se refleja en varios de los acontecimientos previstos en el programa oficial.

El miércoles por la noche, Moon y su delegación cenan en un restaurante de pescado recientemente abierto junto al Taedonggang, el río que atraviesa la capital.

El lugar se halla frente a la colina Mansu, donde las estatuas gigantes del padre fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung y de su hijo y sucesor, Kim Jong Il, dominan Pyongyang.

Más tarde Moon asistirá a un “espectáculo de masas”, con miles de figurantes en las tribunas del Estadio del Primero de Mayo.

 

AFP

Continue Reading

TENDENCIAS AHORA