(Pulso) El fin de una tradición. Eso es lo que se generó en Codelco la semana pasada, cuando sus máximas autoridades cuestionaron una licitación para la compra de 451 relojes de oro lanzada el pasado 18 de abril y decidieron congelar el proceso.

Según el detalle de la convocatoria, hecha por las Divisiones Chuquicamata y El Teniente, se requería adquirir 371 relojes Longines oro hombre y 12 relojes Longines oro mujer, los cuales tienen un precio comercial de alrededor de $1 millón. Además, también se buscaba comprar otros 63 relojes Longines de 18 kilates para hombres y otros 5 del mismo tipo para mujeres, cuyo precio en el mercado está en torno a $1,5 millón.

Según relatan fuentes de la empresa, la compra de los relojes tenía que ver con un homenaje que se les hacía a trabajadores que cumplen 30 años en la compañía, práctica que es habitual en la industria minera y que se remontan a los inicios de la actividad, cuando la Gran minería del cobre del país era desarrollada por capitales estadounidenses.

En ese sentido, trascendió que una vez que se lanzó la licitación, cuyo cierre de recepción de ofertas culminaba hoy, se habrían encendido alertas internas en la corporación, por lo que el mismo presidente del directorio, Juan Benavides, habría solicitado congelar el proceso y poner fin a este tipo de regalos.

Sin embargo, las mismas fuentes señalaron que la entrega de estos relojes se continuará haciendo en el caso de los trabajadores afiliados a sindicatos que tengan considerado en su contrato colectivo la entrega de este beneficio, cosa que sucedería sólo en el caso de la Casa Matriz.

El beneficio, explican cercanos a la compañía, fue desapareciendo de los contratos colectivos y queda vigente en Casa Matriz, pero como es una tradición en la minería se relagaba ese reloj. Además se explicó que, que dado que la licitación se inició y tiene un periodo de vigencia, no se puede congelar hasta hoy, por lo que luego de esto, será declarada desierta.

Asimismo, trascendió que dado el número de relojes que se adquirían, Codelco pagaba unos $750 mil por cada una de las piezas.

El último proceso de este tipo se desarrolló en 2013, cuando se licitó la compra de relojes para el periodo 2013-2018.