Connect with us

OPINIÓN

Anticonceptivos y depresión (Dra. Erica Castro, matrona e investigadora U. San Sebastián )

Publicado

on

 

 

Hoy, los métodos hormonales de anticoncepción son los más empleados por las mujeres. Inicialmente las dosis que tenían las pastillas anticonceptivas eran altas en estrógenos y asociadas a una serie de efectos adversos que ha obligado a disminuir las concentraciones: efectos secundarios como irritabilidad, mayor sensación de hambre, mayor riesgo de trombosis, congestión mamaria, dolores de cabeza y disminución de la libido o deseo sexual.

 

No obstante, en los últimos años existen preocupaciones sobre los efectos secundarios que incluyen el aumento de peso, el acné, los cambios de humor y la depresión.

Las preocupaciones sobre los efectos de la depresión relacionada con la progestina surgen de los primeros datos clínicos sobre el acetato de medroxiprogesterona (DMPA), que fue aprobado como anticonceptivo de acción prolongada en 1992. El etiquetado del paquete indicaba que las mujeres con depresión debían observarse cuidadosamente. Esta preocupación se basó en datos clínicos que mostraron 1,5% de los usuarios de 400 reportaron depresión y el 0,5% descontinuó el uso de DMPA para esto razón.

Desde entonces, muchos estudios han buscado una respuesta sobre si el DMPA puede causar depresión, lo que no está del todo esclarecido. Sin embargo, recientemente la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) por recomendación suya y el Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos (BfArM) de Alemania ha enviado una orden a las empresas farmacéuticas del país, además de cartas informativas a facultativos y farmacias, exigiendo los prospectos de los anticonceptivos hormonales comiencen a incluir también como efecto secundario la depresión.

¿De dónde se origina esta advertencia? De un estudio danés considerado en 2017 y que demostró que la contracepción hormonal está probablemente asociada con un mayor riesgo de suicidio. Se basó en los registros sanitarios daneses sobre 475.802 mujeres de más de 15 años de edad y cuyo uso o no de la píldora fue contabilizado y cruzado con su salud mental. El riesgo de suicidio fue de 3,08 y resultarían afectadas las jóvenes que ingieren la pastilla entre los 15 y los 19 años y que, independientemente de la edad, el mes más peligroso es el primero. La EMA ha concluido que, si bien no puede identificarse un vínculo casual tan, si hay indicios suficientes de relación entre estados de ánimo depresivos y anticonceptivos hormonales como para hacerlo advertir a las usuarias.

En nuestro país, los problemas de salud mental corresponden una carga importante. Según el último estudio chileno de Carga de Enfermedad y Carga Atribuible, cerca de 25% de los años de vida perdidos por discapacidad o muerte están determinados por las condiciones neuro-psiquiátricas, donde la depresión y la ansiedad son casi dos veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

Por otra parte, los métodos hormonales son los más empleados por la mujer chilena. En este contexto, de deben trabajar en campañas informativas para que las mujeres usuarias o las que ya utilizan este tipo de productos puedan contar con la información correcta. Así, los equipos de salud cuenten con esta información para apoyar y acompañar.

 

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Automatización, ¿una nueva falacia ludita? ( por Rodrigo Rojas Veas , rector Santo Tomás Copiapó )

Publicado

on

Por

 

El “ludismo” constituyó un movimiento de artesanos ingleses que protestaron en la segunda década del 1800 contra el “maquinismo”, proceso que amenazaba con destruir miles de empleos. Recuerdo esto pues hace tiempo se ha instalado la gran preocupación de la automatización como una sombra que se extiende de manera amenazante para la fuerza laboral del mundo entero. Algunas previsiones son alarmantes, ya que se estima que, por la creciente introducción de procesos automatizados, se puede llegar a destruir hasta un 14% de los empleos en el mundo en un lapso de 10 años. Esto podría originar grandes trastornos en los mercados laborales y en las economías de prácticamente todos los países, afectando uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de cualquier sociedad como es el empleo humano. De acuerdo a la OCDE la automatización en Chile puede provocar que hasta un 31% de los actuales trabajos enfrenten un riesgo significativo de desaparecer. Prueba de ello son los Cajeros de supermercado y los conductores del metro. En el extremo, podemos observar como paradigma de la automatización y de pérdida de trabajos, el puerto de Hamburgo, en el que se manejan 130 mil contenedores al día sin ningún tipo de intervención humana.

La discusión sobre el impacto de la automatización en los distintos procesos productivos estuvo también presente en el foro Apec de la minería, que se desarrolló durante la semana que termina en Atacama. En uno de sus diálogos, se pudo conocer el informe elaborado por IGF, organismo que agrupa a 74 economías por el desarrollo sustentable, denominado “New tech, new deal”. En este trabajo se puede apreciar los claro oscuros de esta tendencia. Entre los impactos positivos que ha traído la implantación de tecnologías están el aumento de la productividad, las mejoras en la seguridad y en la salud de los trabajadores, la reducción de las emisiones de gases y la pionera implementación de minas en las que no se usa agua. Entre los negativos, menos trabajos, menos gasto local en proveedores de servicios, menos requerimientos de equipos y una reducción de 30 a 40% de mano de obra en manejo de equipos. Pero, así como se pierden trabajos también se estima que se pueden crear millones de puestos, para los que se requerirán competencias de la fuerza laboral que hoy no se adquieren en el sistema educacional, tales como habilidades matemático científicas.

Ah, y otro dato a considerar, las maquinas no pueden resolver problemas de comunicación, de coordinación y sobre todo no poseen inteligencia emocional.

Entonces, los avances tecnológicos no determinan un destino fatal sino un proceso de adaptación continuo.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

“Copiapó dice sí al proyecto de Ley de 40 Horas Laborales” ( por Marcos López Rivera, Alcalde de Copiapó)

Publicado

on

Por

 

En la última sesión, el Concejo Municipal, decidimos por unanimidad entregar nuestro “respaldo ciudadano”, al proyecto que busca reducir las horas laborales de 45 a 40. Una iniciativa que a juicio de las autoridades locales es justa y necesaria y que busca mejorar los niveles de bienestar social de nuestros trabajadores y trabajadoras.

Los ejemplos de países donde se ha implementado la reducción de horas laborales dan catedra a nivel mundial de productividad; por destacar Nueva Zelandia, Escocia o el conocido sistema laboral de Suecia, países que se atrevieron a desafiar la aceptación universal del Crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) como única medida de éxito de los países.

Apoyamos este proyecto porque creemos firmemente que ira en beneficio de la calidad de vida de nuestros trabajadores y trabajadoras, quienes son los grandes generadores del desarrollo, no solo de este territorio, sino que de todo un país. Es conocido el aporte que la región de Atacama entrega al PIB, nacional y que muchas veces no se ve reflejado en el desarrollo que tanto necesitan las comunas de este gran territorio y el gran responsable de esto es el actual sistema económico que maneja este país.

Hoy Chile está viviendo cambios profundos y el “futuro y bienestar integral del mundo laboral” no pueden quedar ausente de esto, porque estamos convencidos que esto ira en beneficio de la economía nacional, ya que será el inicio de los cambios que tanto necesita nuestro sistema laboral.

Marcos López Alcalde de Copiapó

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Emotiva carta de hombre que sale adelante con apoyo del Hogar de Cristo

Publicado

on

Por

Señor director:

Es muy difícil para mí resumir en unas líneas mis 56 años de vida, pero comenzaré con la etapa en que todo se fue derrumbando en torno a mí.

A los 29 puse un negocio en la población José María Caro porque debía mantener dos casas: la mía, con mis dos hijos, y la de mi madre viuda y una hermana de 15 años. En esa época, la pasta base de cocaína llegó a la población y quizás para validarme en ese sector, comencé a consumirla. Perdí todo hasta quedar en la calle, no fue fácil recuperarme. He tenido altos y bajos, pero puedo decir que desde que ingresé al programa Vivienda Primero, que administra el Hogar de Cristo, y vivo en un departamento, siento que después de tantos años de no tener nada, por fin he logrado recuperar mi familia y mis proyectos.

Estoy trabajando como conserje en horario nocturno pero no quiero quedarme ahí, sino emprender un negocio que me permita tener un mejor nivel de vida. Gracias a los que hacen posible que las personas en situación de calle puedan acceder a un hogar.

Saulo Urbina

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA