Connect with us

OPINIÓN

No me conoces, pero ¿sabes de mí? ( por Claudio Piña Novoa , académico Ucentral Región de Coquimbo)

Publicado

on

 

Desde la masificación de internet, y sobre todo desde el uso excesivo de las redes sociales, es posible determinar tanta información personal, que llega a ser escalofriante.

En la mayoría de las compras que realizamos, nos piden el rut con distintas excusas (sumar puntos, tener descuentos, inscripción en club de beneficios, incluso para ver la boleta por internet). ¿Pero qué hay detrás de eso?

Sólo con su rut, alguien que sepa medianamente de informática, puede conseguir su nombre completo, el de su familia, madre, padre, hijos y pareja legal (si tiene). Con esa información se puede cruzar en las redes sociales llegando incluso a saber en qué trabaja, los lugares que frecuenta, su círculo de amigos y familiares o sus más cercanos. Gustos, expectativas de vida, problemas personales y todo lo que usted suba como “estado” en sus redes sociales.

Hasta ahí sin tener muchos conocimientos de informática. Ahora, si es experto en informática, principalmente inteligencia artificial o minería de datos, podría predecir el comportamiento y con ello saber qué preferiría comprar o donde viajar para sus vacaciones, incluso antes que usted lo decida. Lo que permite crear “ofertas” personalizadas, que es la publicidad que aparece en distintas páginas web o redes sociales. Como cuando uno está buscando un artículo por google y a los minutos le aparecen ofertas de productos parecidos en Facebook o Instagram. No es casual y está detrás de la clásica pregunta en la tienda… ¿me da su rut?

¿Cómo evitar que sus datos sean públicos? Primero, dejar de compartir todo por redes sociales, hoy la principal fuente d información somos nosotros mismos. Segundo, cambiar los nombres de nuestras redes sociales, por nombres de fantasía. Sus amigos seguirán viéndolo, solo con otro nombre, y podrá seguir compartiendo y chateando con ellos. Tercero, evite dar su rut en centros comerciales, ya que así deja de “alimentar” a los sistemas.

Así como antes, quien tenía oro era valioso, y en un futuro quien tenga agua será valioso, hoy en día quien tiene datos tiene un gran valor en ellos, y claramente puede comercializarlos.

 

Claudio Piña Novoa

Académico

Ucentral Región de Coquimbo

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Una PSU en medio de la crisis ( Carlos Guajardo, Académico Facultad de Educación, U.Central )

Publicado

on

Por

El Consejo de Rectores, en conjunto al Ministerio de Educación y el Departamento de Evaluación de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE), decidieron postergar la PSU para los días 6 y 7 de enero de 2020. Será una prueba que se enmarca en plena crisis social, sin embargo, la extensión de la fecha, podría representar una oportunidad para que los jóvenes puedan seguir repasando aquellas materias que podrían ser más complejas. Lo más importante, es resguardar la tranquilidad y la ansiedad frente a esta evaluación nacional, más aún, en tiempos en que Chile no logra estar en un estado regular.

 

En primer lugar, al saber que habrá más tiempo para estudiar, es importante que los estudiantes logren ser lo más estratégicos al momento de repasar los contenidos de la PSU. Frente a ello, facilitaría el diseño de un horario semanal, en el que cada día existan al menos tres horas para realizar: ensayos, cuadros comparativos, mapas conceptuales, entre una serie de otras técnicas para favorecer la comprensión y la capacidad de síntesis. No se debe dejar a un lado los espacios de esparcimiento, tales como salir a trotar, andar en bicicleta, juntas con amigos e incluso, ver alguna película o serie. Lo sustancial, en este tiempo ‘libre’, es no dejar de cumplir con el horario de estudio diario.

 

Otros factores a tener en cuenta es la alimentación. Es recomendable que los días previos y el mismo día de la PSU las comidas sean livianas, evitando: frituras, embutidos, café, aliños, picantes, alcohol, carnes rojas; más aún la noche anterior a la realización de la PSU. Dormirse temprano es clave para no estar desconcentrado el día ‘de’. Incluso muchos especialistas aconsejan salir a trotar con los amigos, andar en bicicleta, ya que un trabajo físico de este tipo, ayudará a despejarte de toda inquietud que pase por la cabeza.

 

No olvidemos que mientras exista este tipo de pruebas en nuestro país, nuestros estudiantes de cuarto medio, tendrán que hacer todos los intentos posibles para lograr un equilibrio entre la tensión de la prueba y los resultados que se obtengan para el ingreso a la carrera universitaria que siempre han querido estudiar. Es lamentable que aún esta evaluación siga convirtiéndose en una suerte de “arma” coercitiva, donde predomina el puntaje que se obtenga, y poco el buen desempeño académico obtenido durante la trayectoria de la enseñanza media.

 

Un consejo a no dejar de lado, es que, durante estas semanas previas a la PSU; los estudiantes puedan investigar a las universidades que ofrecen la carrera por la cual han decidido optar. Incluso visitarlas y conversar con sus directivos y/o profesores es una excelente oportunidad. Tener presente que no solo existen las instituciones estatales, sino que, existen aquellas casas de estudios de carácter privadas que también han obtenido un importante prestigio a nivel nacional e internacional. Frente a ello, es recomendable considerar que: se encuentren acreditadas, que posean beneficios internos, académicos con las competencias necesarias en las asignaturas que enseñan, tasa de titulación oportuna, porcentaje de egresados y que se encuentran actualmente trabajando, infraestructura de calidad, entre otros aspectos que se pueden obtener en la página: www.mifuturo.cl.

 

Más allá de lo que hoy sucede en el país, los jóvenes necesitarán un fuerte apoyo y contención de parte de sus familiares y amigos, que, sin desligarse de la concientización de la crisis social, navidad y año nuevo, serán capaces de asumir esta responsabilidad frente a la PSU, y estudiar la carrera que desean.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Para que el día de la educación parvularia, se transforme en una era ( Victoria Peralta, Premio Nacional de Educación 2019 y académica U. Central )

Publicado

on

Por

 

El 22 de noviembre se celebra el Día de la Educación Parvularia, legalizado mediante el decreto supremo 437 de 1991 del MINEDUC, para festejar todo lo que implica este nivel a favor del párvulo y la labor de sus diversos agentes educativos. La fecha recuerda el decreto 1.238 del 22 de noviembre de 1945 del Rector de la U. de Chile, Juvenal Hernández que creó la carrera universitaria de Educadora de Párvulos, la primera en su tipo de toda Latinoamérica.

Este año, en el contexto del proceso de cambios que estamos viviendo en favor a una justicia social integral que posibilite un verdadero bienestar para todos, los grandes festejos de celebración se han suspendido en las diferentes instituciones que los organizaban. En los jardines infantiles y escuelas, sin dudas los pequeños y simples actos que hacen los niños, las niñas y sus familias continuarán y lo más probable es que todos quienes trabajan en ellos, reciban una flor, un dibujito o una sonrisa de corazón acompañados de un gran abrazo.

Pero en estos tiempos en los que pretendemos cambios profundos, quienes trabajamos en este nivel y la sociedad entera, deberíamos también pensar qué se hace necesario abordar en este ámbito, en el contexto de lo que significa construir una nueva Constitución y sus derivados.

Algunos de los temas a analizar es la concepción sobre la educación en general y, por tanto, de nuestro nivel, con una visión diferente que el que permite el Estado subsidiario. Definitivamente pensamos, que debería considerarse como un Derecho social y de las personas, desde que se nace, considerando un enfoque de derechos y el desarrollo integral de sus cualidades humanas.

Al asumirse estos planteamientos junto con el de un Estado solidario, el eterno problema del aumento de cobertura del nivel que nos ha limitado a atender sólo a un 50 % aprox. de la población infantil, debería implicar ofrecer oportunidades diversas (formales y no-formales) para todos los niños y niñas, con financiamiento estatal. El enfoque de derechos debería cambiar la elaboración de las leyes, decretos, programas y currículos del sector como lo han sido las últimas propuestas que han surgido de uno o dos ministerios parcializando la atención, y por tanto la concepción del  niño o niña y su enfoque educativo.

El tema de las “cualidades” de la atención y de las propuestas pedagógicas, debería trabajarse desde un enfoque de la complejidad abordando el carácter multifactorial que tiene, y no la metodología “parche” que se utiliza: “cursito por aquí”, unos pocos materiales por allá, etc., por lo que se sigue sin cambiar las condiciones esenciales donde se desarrolla el nivel ( 45 niños por educadora en transición); falta de tiempo para tener estudios continuados y de buen nivel para el fortalecimiento profesional o técnico, una maraña de documentos burocráticos a llenar; por tanto, poco tiempo para pensar la educación que se instala en definitiva y conformar verdaderas comunidades educativas con una familia participante en temas de fondo y no agotada como llegan a los centros, cuando eso sucede.

En síntesis, son muchos los temas a remirar y repensar y los cambios de fondo que hay que realizar. Por ello, en este nuevo Chile que estamos construyendo, que no queden atrás estás y otras demandas del nivel, para que construyamos una era enfocada en estos ciudadanos que son los párvulos que tienen también mucho que decir, para resguardarles su infancia como debe ser, pero en un país de derechos e igualdades para todos, y con el mejor futuro que podamos construir.

 

 

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

La constitución de los DD.HH. en cárceles ( por Silvio Cuneo Nash, Abogado y académico Facultad de Derecho, U.Central )

Publicado

on

Por

 

A propósito de los debates en torno al contenido que debe tener la nueva constitución, uno de los elementos más relevantes es el respeto irrestricto por los derechos humanos. En este sentido, la nueva constitución debe incorporar los tratados internacionales sobre DD.HH. y fomentar las sanciones en todos los casos de violaciones y vulneraciones de los mismos. Asimismo, se deben establecer mecanismos eficientes para poner fin de manera inmediata a todas aquellas situaciones que supongan la vulneración o limitación de los derechos humanos.

Si bien estas vulneraciones presentan múltiples problemas en la sociedad libre, las cosas resultan aún más complejas tratándose de las personas privadas de libertad, toda vez que la cárcel suele constituir un espacio de negación del derecho.

Las penas privativas de libertad, como máxima sanción en un Estado de derecho, no deben privar más derechos que los estrictamente inherentes a las mismas, y las personas condenadas a penas de prisión no deben ver menoscabada su dignidad humana. Especial cuidado se debe tener con la prisión que suponga un deterioro de terceras personas, especialmente los hijos e hijas menores de las personas encarceladas.

Del mismo modo, para respetar la dignidad de todas las personas privadas de libertad, deben atenderse diversas especificidades para que el encierro no suponga una pena inhumana. Por ende, han de considerarse las necesidades especiales de jóvenes, hombres, mujeres, minorías sexuales y de género, personas con discapacidad, personas que padecen VIH o graves deterioros a la salud, etc.

Si bien son muchas las cuestiones que deben regularse, y a la constitución como ley fundamental no le corresponde normar los detalles, propongo un precepto general que señale:

“Las penas no pueden consistir en tratos crueles, inhumanos y degradantes. No pueden tener otro fundamento que la justicia y en su aplicación se buscará la rehabilitación de las personas condenadas”.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA