Connect with us

OPINIÓN

Nada se crea, nada se destruye, todo se transforma ( Giovanni Calderón Bassi, Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático )

Publicado

on

Nada se crea, nada se destruye, todo se transforma. Esta conocida frase, atribuida al químico francés Antoine de Lavoisier, forma parte del acervo cultural de la humanidad hace ya más de dos siglos. En otras palabras, hace más de dos siglos sabemos que lo que queda de los productos que utilizamos, los residuos o la basura, no desaparece así como por arte de magia, sino que se transforma y muchas veces en algo que daña nuestro entorno. Pero ese destino, no es inevitable.

 

En Chile hemos desplegado grandes esfuerzos para hacer frente a la emergencia en que nos ha puesto la proliferación de residuos causados por el consumo masivo, especialmente de productos de un solo uso. La ley de Responsabilidad Extendida del Productor, la eliminación de las bolsas plásticas y el Pacto Chileno por los Plásticos, entre otras iniciativas, intentan dan respuesta a los problemas causados por cierto tipo de residuos altamente difíciles de eliminar, especialmente los plásticos.

 

Sin embargo, no ha ocurrido lo mismo con los residuos orgánicos, especialmente los de origen domiciliario. La mayoría de las personas no tienen conciencia clara de que los residuos orgánicos que van desde sus hogares a los rellenos sanitarios, son una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Estudios del Ministerio del Medio Ambiente han demostrado que solo en 2016 se generaron en Chile 21,2 millones de toneladas de todo tipo de residuos, de los cuales un tercio, 7,48 millones de toneladas, corresponden a residuos sólidos domiciliarios, es decir los que provienen principalmente de los hogares, establecimientos comerciales, venta de alimentos, hoteles, y establecimientos educacionales, entre otros.

 

En otras palabras, los chilenos generamos 1,25 kilos de basura diariamente que, en su mayoría, van a parar a rellenos sanitarios y vertederos.

 

El problema es que los rellenos sanitarios y los vertederos son la tercera mayor fuente de emisión de gases de efecto invernadero. En ellos, los residuos orgánicos no se descomponen de manera natural, por la ausencia de oxígeno en el proceso, lo que libera una gran cantidad de metano, uno de los gases con mayor efecto invernadero que produce el calentamiento de la tierra.

 

Y ello porque el metano, uno de los seis gases regulados en el Acuerdo de París, tiene un efecto invernadero varias decenas de veces mayor que el dióxido de carbono.

 

Por todo esto, es prioritario fomentar el reciclaje de residuos orgánicos para reducir el envío de estos residuos a vertederos o rellenos sanitarios.

 

El Ministerio de Medio Ambiente ya está abordando esta problemática a través del programa Reciclo Orgánicos, que apunta a implementar plantas de compostaje y biodigestores anaeróbicos en diferentes comunas del país.

 

Sin embargo, nada de esto será eficaz mientras todos nosotros no modifiquemos nuestros hábitos y participemos activamente en la gestión de los residuos orgánicos, a través del compostaje doméstico y otras acciones que contribuyan a reducir la basura orgánica y evitar que termine en un vertedero.

 

El compostaje permite un proceso de descomposición más eficiente y menos contaminante, al punto que -según estudios de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile- un kilo de basura orgánica en un compost produce 95% menos metano que en un vertedero.

 

Nada se crea, nada se destruye, todo se transforma. Transformemos nuestros residuos en una oportunidad para cuidar nuestro medio ambiente.

 

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

En mi casa con el vaso medio lleno ( por Juan Carlos Maya, Psicólogo clínico)

Publicado

on

Por

En mi casa con el vaso medio lleno yo puedo brindar distintas formas de apoyar a mis hijo/as tales como:

  • Hable con sus hijos pequeños o adolescentes acerca del brote de COVID-19.
  • Responda sus preguntas y ofrézcales información sobre el COVID-19 que sea comprensible para sus hijos pequeños o adolescentes, evite que sus hijos o hijas obtengan dicha información de fuentes inadecuadas, esto permitirá que no generen ideas erradas en torno a lo que esta ocurriendo en nuestro país
  • Transmita a sus hijos o adolescentes la seguridad de que están protegidos. Dígales que está bien si se sienten disgustados. Cuéntele cómo controla su estrés de modo que pueda aprender a manejar la situación a partir de su ejemplo.
  • Limite la exposición de su familia a la cobertura de noticias sobre el tema, incluidas las redes sociales. Los niños pueden malinterpretar lo que escuchan y pueden asustarse por algo que no entienden.
  • Intente mantener las rutinas, elabore un cronograma para actividades de estudio y para actividades de descanso o entretenimiento.
  • Sea el modelo para seguir. Tómese descansos, duerma bien, ejercítese y coma bien. En mi casa con el vaso medio lleno, mantenga una conexión con sus amigos y familiares.

 

En mi casa con el vaso medio lleno, yo puedo mantener seguro a mis hijos y familiares en casa, los niños y adolescentes reaccionan, en parte, a lo que observan en los adultos que los rodean, y requieren de una rutina y estabilidad emocional de sus cuidadores. Cuando los padres y los cuidadores manejan el tema del COVID-19 con calma y seguridad, pueden dar el mejor apoyo a sus hijos. Los padres pueden llevar más tranquilidad a quienes los rodean.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

“Mujer en Minería: de Luz y de Sombra” Por Jenny Rojas (Presidenta Nodo Norte Antofagasta Cámara Minera de Chile

Publicado

on

Por

En un rubro históricamente masculinizado como la minería, uno de los principales motores de la economía de nuestro país, que solo con detener sus operaciones por algunos días puede afectar al PIB del país, que en su evolución y optimización puede marcar la diferencia en crecimiento económico, necesita hoy a los mejores profesionales, sin importar su origen, casa de estudios de la que proviene, género, color, entre otras características que no afectarán la calidad de persona, ni el nivel de profesionalismo.

La minería no necesita mujeres y hombres. La minería necesita a los mejores para hacer grande a nuestro país.

Se están haciendo algunos esfuerzos dentro de la industria minera para integrar más mujeres, sin embargo, al acercar la lupa a estas iniciativas, surgen algunas dudas y la primera de ellas es: ¿Están estos esfuerzos bien invertidos? Y no me refiero solo al dinero, sino también a la energía invertida.

En mi rol de Presidenta nodo norte de la Cámara Minera de Chile, además de ser líder para Chile de eWisely (eHub for Women in Sustainbility Excellence and Leadership) y anteriormente en otra organización que buscaba en sus inicios apoyar a todas a las mujeres para integrarse y desarrollarse en minería, estas dos últimas, ONG sin fines de lucro, dedicadas a promover e incentivar el rol de las mujeres en la industria minera, me ha permitido conocer muchísimas mujeres con buenas y malas experiencias al respecto.

Dentro de las buenas experiencias están, sin lugar a dudas, el aumento de posibilidades de contratación en estas tan famosas campañas de reclutamiento femenino para minería, aumentan en número, sin embargo, ¿se mantienen las mismas mujeres en los puestos de trabajo en el tiempo? ¿Cuál es la permanencia de las mujeres contratadas? ¿Se está invirtiendo en el desarrollo de ellas? ¿Por qué últimamente existen varios casos de mujeres que lideran la promoción de inclusión femenina que están siendo despedidas de las empresas mineras?

La respuesta a todas interrogantes denota la sombra en la historia y la luz sin duda es el primer paso, que es generar las oportunidades, pero si continuamos a este ritmo mis tataranietos espero puedan ver el resultado de los esfuerzos.

El Estado y la industria privada hoy declaran sus voluntades y principios de integración, esto es como invitarnos al partido, ahora es necesario que permitan a las mujeres jugarlo y que el foco esté en que exista un entrenamiento adecuado para mantener al equipo jugando cada vez en mejores ligas, conocer los ranking de permanencia, tener claro el desarrollo generado a las integrantes de las organizaciones.

Debemos aportar todos a una sociedad más equitativa, aun quedamos personas que creemos firmemente en un mundo mejor, donde la brecha salarial no sea tema, donde el acceso a las oportunidades laborales sea transversal y donde la tecnología permita a mujeres y hombres una  mayor calidad de vida en el trabajo, la fuerza física no debe ser un impedimento para desarrollar una labor, con los accesos a nuevos desarrollos tecnológicos existen grandes oportunidades de negocios para resolver estos desafíos.

Ya están en el escenario minero las luces y sombras de la integración de género, ahora trabajemos juntos por el equilibrio, con intenciones reales, sin dobles discursos, sin borrar con el codo.

Aportar en este sentido es aportar a la generación de empleo, al crecimiento del rubro, al crecimiento de toda la industria que gira en torno a nuestra principal actividad económica y por consecuencia al desarrollo sostenible de nuestro país.

Por supuesto, desde mi rol dentro de la Cámara Minera de Chile, seguiremos potenciando la incorporación no solo de empleabilidad en la minería, sino también en el potenciamiento del talento de todos los proveedores que podemos dar vida al renacimiento de una nueva minería, una minería que haya sacado los mejores aprendizajes del estallido social, trabajando en la equidad en todo sentido, enfocada además en lo que hemos aprendido de esta pandemia, que parece irónico, nos preocupamos de grandes riesgos, jamás de algo tan minúsculo como un virus, que es claramente un enemigo gigante.

Estoy segura, que todo esto nos fortalecerá como industria, como personas y como país, unidos a la distancia, saldremos de esto, la clave está en trabajar colaborativamente.

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«Gastronomía Sostenible, tendencia obligatoria para nuestros tiempos» Por Miguel González Rojas, docente Gastronomía de Duoc UC.

Publicado

on

Por

Hoy vemos, con tristeza, que el mundo ha cambiado con los años. El clima nos afecta cada día más en las cosechas, la temperatura del agua trae efectos en los productos marinos, la sobre explotación de los recursos ha cambiado la calidad de los cultivos animales y vegetales y, lo peor de todo es que hemos desperdiciado una cantidad de agua inimaginable.

La preocupación y conciencia que se ha creado a nivel global con respecto a esto, llevó a que en 2016 la Asamblea General de Naciones Unidas definiera que el Día de la Gastronomía Sostenible se celebre cada 18 de junio. Así, este concepto que revoluciona la alimentación de los pueblos, tomó más fuerza a nivel mundial. La Organización de las Naciones Unidas (ONU), relata que la decisión de celebrar este día “reconoce a la gastronomía como una expresión cultural de la diversidad natural y cultural del mundo. Ante la actual crisis sanitaria, con la pandemia de COVID-19, la gastronomía sostenible celebra los ingredientes y productos de temporada y contribuye a la preservación de la vida silvestre y nuestras tradiciones culinarias, se hace más relevante que nunca”.

De esta manera, el desarrollo de este arte culinario debe tomar en cuenta tres puntos: el social, ambiental y económico.  Parte desde cómo producimos los alimentos, su origen, los empaques, cómo los cocinamos (tiempos de cocción y ahorro de energía, uso de aguas), el uso de los desechos, entre otros. Y también no se debe olvidar que lo más importante para la integración de ésta, es respetar las tradiciones locales, aprovechar a los productores de cada región y hacerlos parte de los diferentes procesos.

Es inevitable que todos los sectores de la industria nos sumemos a esta tendencia, partiendo por las instituciones educativas. Es desde ahí que se puede formar sobre la base por el respeto del recurso para las nuevas generaciones.

A modo de ejemplo, según un estudio realizado recientemente por la Escuela de Turismo de Duoc UC, sólo en lavarse las manos, nuestros estudiantes de gastronomía gastan alrededor de 11.809 metros cúbicos anuales. Para graficar, esto equivale a 5,2 piscinas olímpicas. Sabemos que el lavado de manos es esencial para una cocina inocua, pero ¿existen otras formas de realizar el proceso cuidando el recurso? Por obligación, es lo que nos debemos preguntar para encontrar las mejoras.

En busca de actividades reales que aporten en la Gastronomía Sostenible, Duoc UC ha comenzado a pensar en la innovación de la mano con la sustentabilidad y sostenibilidad. Y para eso, en conjunto con Anglo American, hemos comenzado a trabajar con el Instituto San Miguel de Colina, desarrollando proyectos de Gastronomía Sostenible y en aporte a la comunidad, integrando a los alumnos en emprendimientos que apoyan el aprovechamientos de los recursos: desde el desarrollo de las clásicas composteras, huertos aeropónicos (para el aprovechamiento de la tierra y el espacio) e incluso recuperadores de aguas lluvias para el uso de equipos y otras utilidades para este recurso.

Hemos descubierto en los alumnos y docentes del colegio un genuino interés por apoyar a su región y zona tradicional, desde la gastronomía hasta quienes realizan el cultivo del producto.

Esta tendencia nos lleva a un camino largo y agreste, pero es nuestra responsabilidad como humanidad es buscar y encontrar la mejor forma de recorrer ese camino. La gastronomía es parte del alma de las comunidades y es nuestro deber hacerla sostenible.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA