La Asociación de Empresas Consultoras de Ingeniería de Chile (AIC) dio a conocer el Índice de Actividad (ICON), estudio trimestral que mide la demanda de horas – hombre por proyectos en distintos sectores de la economía nacional. Destaca que los efectos ocasionados por el estallido social, aunados a los impactos de la crisis sanitaria a partir del marzo, ocasionaron una baja en la actividad.

Los resultados del ICON mostraron que la actividad de la industria de las empresas consultoras de ingeniería en Chile, cayó un 3,2% en el primer trimestre de 2020, respecto al periodo anterior.

El reporte consigna una caída en la ingeniería preinversional del 23,9%, lo que pronostica una lenta y compleja recuperación para los siguientes trimestres.

Mientras que la ingeniería de detalle inició la actividad este año con un crecimiento del 9,3% respecto del trimestre anterior, lo que impactaría positivamente al área de gerenciamiento e inspección en los próximos períodos, generado por los proyectos que venían en ejecución.

Finalmente, el primer trimestre mostró una caída del 2% en el área de gerenciamiento e inspección, ocasionada por la detención de algunas actividades, mayores plazos de ejecución y postergación de inicio de construcciones, afectados por la crisis.

Complejo escenario futuro

Desde la AIC indicaron que la proyección de la actividad para el segundo trimestre de 2020, según el método exponencial, indica un aplanamiento de la actividad de la industria, con un valor del ICON de 1,09.

Dada la incertidumbre respecto de la reactivación de la inversión, se podría esperar que la proyección estuviese más bien en el nivel inferior de la estimación, lo que implicaría un valor del ICON de 0,97, es decir, una caída de la actividad del 10% para el próximo.

Esta caída dependerá de la intensidad de las medidas para combatir la crisis sanitaria y de la reapertura incremental de la actividad económica tanto nacional e internacional.

Consultadas las empresas respecto de su percepción de la actividad, mostraron una postura aún más negativa, proyectando una caída del 20% de la actividad para el segundo trimestre de 2020.