Estas iniciativas están vinculadas a programas impulsados e informados por Anglo American, Antofagasta Minerals, BHP y Collahuasi.

En total, las empresas socias del Consejo Minero que participarán de esta serie de iniciativas aportarán $17.000 millones de pesos, monto que se sumará a los $34.000 millones recaudados a la fecha por el Fondo de emergencia creado por la CPC.

El presidente ejecutivo del Consejo Minero Joaquín Villarino declaró que con las medidas esperan: “Contribuir a la protección de la vida y salud de los chilenos, colaborar para que exista acceso a bienes y servicios básicos, y mantener -dentro de lo posible- el desarrollo de la actividad económica. Nosotros informamos al gobierno de lo que está haciendo nuestro sector; hemos implementado medidas preventivas, paliativas y de cuidado, desde hace semanas. Estamos alienados con los requerimientos de salud y con estándares internacionales”.

El ejecutivo destacó también que los fondos destinados por empresas del sector son administrados directamente por las compañías, las que determinan prioridades en estrecha colaboración con las autoridades sanitarias y políticas locales.

Hasta el momento, los aportes anunciados los describimos a continuación:

Aportes en el ámbito sanitario (Sistema de Salud pública)

Los distintos programas de las empresas tienen por objetivo dotar de infraestructura y equipamiento a los servicios de salud, en todos los niveles de atención: detección y diagnóstico, atención primaria, cuidados intermedios y cuidados intensivos.

Los siguientes programas están en ejecución o pronto a implementarse en las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana.

· Equipos de diagnóstico médico: Se incluye la entrega de equipos de detección con tecnología PCR a los hospitales Regionales de Iquique, Antofagasta, La Serena e Illapel. También se considera entrega de kits de testeo rápido a comunidades de las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Valparaíso y Metropolitana. Estos kits se entregarán a través de los Servicios de Salud Municipales, Juntas de Vecinos, Centros de Salud Familiar y/o centros móviles, considerando descongestionar las urgencias hospitalarias.

· Aumento de capacidad de tratamiento de pacientes: Instalación de una unidad de emergencia contigua al Hospital Regional de Iquique, permitiendo duplicar la capacidad de tratamiento de pacientes de cuidados intensivos. Este Puesto de Asistencia Médica Especializada (PAME), contará con 16 camas de hospitalización de Unidad de Tratamientos Intermedios (UTI), equipadas con ventiladores mecánicos y monitores, además de aspiradores, electrocardiógrafos, desfibriladores, laringoscopios, carro de paro, camilla quirúrgica y un equipo de rayos X portátil, entre otros. Adicionalmente, la instalación contará con 28 camillas para cuidados intermedios. Este trabajo se está haciendo en conjunto con el Ejército de Chile.

· Vigilancia epidemiológica: La detección rápida y masiva de casos permitirá realizar una vigilancia epidemiológica, logrando aislar al 100% de los casos positivos y haciendo seguimiento clínico de ellos.

· Entrega de insumos médicos y equipamiento para hospitales.

· Apoyo clínico domiciliario: Se brindará apoyo clínico en sus domicilios a los pacientes de alto riesgo que contraigan el virus, en las regiones de Tarapacá, Antofagasta y Metropolitana (zona sur oriente).

· Apoyo a barreras sanitarias.

· Espacios para cuarentena.

Aportes vinculados al impacto económico

Implementación de una serie de iniciativas que buscan apoyar la recuperación económica de las comunidades, considerando no sólo la fase de emergencia propiamente tal, sino que también la etapa de recuperación posterior.
Estas iniciativas se focalizan en las regiones de Antofagasta, Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana, y surgen de un trabajo colaborativo.

· Programas de apoyo a proveedores locales.

· Programas de apoyo a Pymes.

· Programa de apoyo a microempresarios.

· Programa para impulsar el empleo.

Aportes a comunidades

Programas consideran miradas de corto, mediano y largo plazo, incluyendo iniciativas tanto en etapa de emergencia como de recuperación y normalización. Estas iniciativas se caracterizan por derivar de un trabajo colaborativo con las comunidades, municipios y autoridades sanitarias para identificar las necesidades prioritarias de cada uno de ellos.

·Sanitización de espacios públicos en regiones de Tarapacá, Antofagasta, y Coquimbo.

· Entrega de insumos de higiene y desinfección (jabón, alcohol, alcohol gel, cloro) en las regiones de Tarapacá y Antofagasta.

·Entrega de kits de emergencia, elementos de sanitización y medicamentos a las comunidades en Pica, Pozo Almonte y borde costero de la Región de Tarapacá.

· Entrega de canasta de alimentos e insumos de primera necesidad en las regiones de Tarapacá y Antofagasta.

· Distribución de agua potable a población sin acceso en las regiones de Tarapacá y Antofagasta. En las regiones de Antofagasta y Coquimbo se considera una Unidad Emergencia Agua Potable Rural (APR) y el reforzamiento de programas de Apoyo a APR.

· Guía de beneficios Estado.

· Apoyo aprendizaje en el hogar.

· Adaptación de becas vigentes.

· Plan de reintegración a colegios.

· Intervención especializada post emergencia.