Connect with us

OPINIÓN

La lucha climática es también contra nuevas pandemias ( Giovanni Calderón Bassi , Director Ejecutivo Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático )

Publicado

on

Este miércoles se celebra el Día Internacional de la tierra, una efeméride establecida por la ONU que tiene su origen en 1970, cuando el senador Gaylord Nelson logró que 20 millones de norteamericanos salieran a las calles para manifestar su preocupación por la contaminación y la vulnerabilidad del planeta. Desde entonces, esta importante fecha, se conmemora en todo el mundo para visibilizar los problemas que sufre el planeta que compartimos a causa de nuestras acciones.

Hoy más que nunca, cuando el mundo se enfrenta a una pandemia sanitaria global ocasionada por el Covid-19, que deja a su paso una cifra lamentable de fallecidos y la desestabilización de la economía mundial, ha quedado en evidencia que debemos hacernos cargo de los efectos del cambio climático.

Todos nos hemos visto forzados a cambiar la forma de movernos, socializar y vivir debido al COVID-19, y parece más necesario que nunca el reflexionar en torno al cuidado del planeta y la responsabilidad que todos, sin excepción, tenemos en esta labor.

A medida que se eleva la temperatura de la Tierra, el permafrost se derrite y expone nuevos patógenos. Según algunos expertos es probable que puedan resurgir muchas enfermedades que habían sido erradicadas y, lo más grave, no hay inmunidad ni antibióticos para combatir bacterias antiguas.

Asimismo, los cambios en la biodiversidad, generados por la deforestación, el cambio de uso del suelo o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, afectan el funcionamiento de los ecosistemas y abren la puerta al contacto y la transmisión de enfermedades de animales a humanos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada cuatro meses y el 75% provienen de animales. Sin embargo, la biodiversidad se deteriora a un ritmo creciente y un millón de las casi ocho millones de especies de animales y vegetales en el mundo se encuentran en peligro de extinción. Esto tiene una gran impacto porque una mayor diversidad de especies dificulta la rápida propagación de los patógenos, mientras que menos biodiversidad es sinónimo de más infecciones.

 

Queda claro la estrecha vinculación entre salud humana, animal y ambiental. En este escenario de coronavirus, hoy la prioridad está centrada en evitar su propagación, pero es importante no perder de vista los retos que aún tenemos respecto al cambio climático y la conservación de la biodiversidad. De eso, también depende nuestro futuro.

Quizás esta pandemia llame a los grandes emisores de gases de efecto invernadero como Estados Unidos, China, India y Rusia, que suman alrededor del 55% del total de emisiones, a evaluar que no es negocio entrar en un colapso climático como el que hoy nos ha sumido esta emergencia sanitaria.

 

Es fundamental que este Día de la Tierra, tomemos conciencia de que debemos entrar hoy en acción para revertir los daños al planeta, ponerle freno al aumento de la temperatura global y lograr el equilibrio.

Este pequeño “respiro” para el planeta, bajo ninguna circunstancia va a reducir el tremendo impacto ambiental que hemos generado por años. No olvidemos que la lucha climática es también la lucha contra nuevas pandemias y la preservación de la vida en nuestro planeta.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

¿Intervención al código de minería:   Modernización de concesiones mineras o la muerte de la minería? ( Por Manuel Viera F. Presidente Cámara Minera de Chile ) 

Publicado

on

Por

 

¡Todo en el último minuto! ¿Cómo es posible que a pocas semanas de dejar el gobierno, las actuales autoridades promueven cambios sin dar mayor tiempo para explicar a los expertos sobre las consecuencias?

Es impresentable que un proyecto de ley,  mal conceptualizado, emane del Ministerio de Hacienda, que además de no poseer conocimiento del sector, se atreva a hacer cambios e intervenir un Código de Minería a última hora. El actual Código de Minería funciona bien y ha logrado desarrollar y hacer crecer a nuestra minería y al país durante más de 30 años. Ha logrado posicionarla como el primer productor de cobre del mundo, y en 25 años más de 3 millones de personas dejaron de ser pobres gracias en parte a la minería, en donde para su concepción se consultó a los mejores y connotados expertos y juristas del sector. ¿Y ahora sin previo aviso se interviene para mal?

Así es, la semana pasada la comisión de Hacienda del Senado aprobó el aumento en el pago de patentes mineras, con el objetivo de recaudar recursos fiscales para financiar la Pensión Garantizada Universal (PGU).

¡Una vez más la minería es la vaca lechera! Según explicó el ministro de Hacienda, la idea es aumentar el plazo de duración de la patente de exploración a cuatro años, “pero eliminando la posibilidad de renovación. Adicionalmente, se aumentaría el monto de la patente, de 1/50 UTM por hectárea, a 3/50 UTM por hectárea. Con respecto a la patente de explotación, se mantiene la duración indefinida. El valor de las patentes ya otorgadas se mantiene solo para aquellas patentes que demuestren trabajo, pero se aumenta el valor de la patente no metálica al nivel de la metálica (1/10 UTM)”, afirmó la autoridad.

Todos los involucrados en el sector hemos indicado y explicado que Chile requiere incentivos para generar nuevos proyectos para mantener la productividad y competitividad ante las exigencias del mundo actual de mineras como el cobre y el litio, pero al parecer los canales de comunicación no funcionan o no llegan a nuestras autoridades, peor aún sordos, mudos y ciegos.  Hace rato que el mundo político comenzó a jugar con la minería, con lo que no solo pierde el país, sino también una pésima imagen internacional y atenta directamente con el riesgo país.

Cada vez que se implementan nuevas normas, esta vez modificando el Código de Minería, y una vez más para financiar actividades ajenas a la minería, es a esta a la que se le hinca el diente. ¿Por qué? ¿No se dan cuenta que el sector más afectado serán los pequeños mineros; aquellos para quienes el Estado tiene una empresa de fomento, Enami. Así es, en la medida que los pequeños productores levanten nuevas minas, el país se enriquece e incluso, en varios casos de ellos han surgido grandes yacimientos.

Intervenir el Código de Minería de manera exprés sin el análisis pertinente, ni consultar a expertos ni a las instituciones, es al menos irracional e irresponsable y le hace mal a la minería y al país.

Pero esto no es todo el ataque que está sufriendo nuestra minería. La Reforma al Código de Aguas, que quedó en condiciones de ser Ley, modificó el artículo 56, relacionado con las obligaciones y condiciones al concesionario minero para la extracción de aguas durante las faenas.

Según se ha informado esta ley incorpora una causal de extensión al uso y goce de estas aguas por el cierre de la faena minera, por la caducidad o extinción de la concesión minera, porque dejen de ser necesarias para esa faena o porque se destinen a un uso distinto y otorga la facultad de limitar los derechos si su uso y goce ponen en peligro la sustentabilidad de los acuíferos o los derechos de terceros.

Otro aspecto de esta norma es la obligación de informar las aguas, indicando su ubicación y volumen por unidad de tiempo y las actividades que justifican dicha necesidad, le es exigible no solo a quienes exploten o exploren sustancias minerales en el futuro, sino que también a los concesionarios mineros que actualmente usan aguas halladas con anterioridad a la reforma.

Como han de saber, sin agua no se puede hacer minería. Pero no se toma en cuenta que el sector, ha hecho grandes inversiones para dejar de usar agua continental y reemplazarla por agua de mar o desalada e incluso la reutilizan. Sin embargo, cuando se explora o comienza una operación es necesario contar con el recurso hídrico in situ.

A todas luces nada de esto apoya la gestión minera. Como Cámara Minera de Chile siempre hemos indicado que toda actividad y, especialmente la minera, debe operar con total respeto al medio ambiente, dando dignidad a las comunidades, a las personas y a la naturaleza. Pero si día a día las restricciones aumentan, en un país con una minería que no aumenta su producción, el futuro no se ve muy promisorio.

Hacemos un llamado a las autoridades, a las asociaciones mineras, al mundo político y a las instituciones que tienen el deber de cuidar y apoyar la pequeña minería, a defender nuestra minería por todos estos ataques irracionales de última hora que solo quieren destruir la industria que está asociada a la historia de Chile de más de 200 años. En este partido, con estos proyectos de ley todos perdemos.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

¿Qué estamos priorizando en nuestro trabajo educativo? (Verónica Prieto Cordero , Directora de Licenciatura en Educación, UCEN ) 

Publicado

on

Por

De los sectores más vulnerables y golpeados por los efectos de la pandemia, sin duda ha sido el de la primera infancia (0 a 3 años que asiste a sala Cuna y Jardines Infantiles). Las alertas se han encendido y diversos organismos han declarado los nocivos efectos provocados en el retraso de aprendizajes, socialización y desnutrición en sectores más vulnerables de la población. Sin embargo, existe un factor que ha sido olvidado y relegado en las políticas gubernamentales: la corporalidad y el movimiento.

En la niñez, ambos factores son centrales y transversales para el desarrollo integral y la incorporación de aprendizajes. Desde los primeros días de vida, incluso antes de nacer, el movimiento del cuerpo está presente en cada uno de nosotros. Después del nacimiento, el bebé descubre el mundo que lo rodea, utiliza gestos y movimientos para autoconocerse y ser reconocido por su círculo más cercano, permitiendo a los adultos percibir e interpretar los diferentes estados de ánimo y necesidades de cada niño y niña.

En mayo del 2020, desde el Ministerio de Educación surge la política de Priorización Curricular para los niveles de educación parvularia, básica y media con la finalidad de disminuir la brecha educativa entre educación pública y privada que tan marcada es en nuestro país. Inicialmente se consideró su implementación para el año 2020 y 2021, pero debido a la evolución de la pandemia y el sostenido aumento de nuevos casos de contagio, se ha extendido hasta el 2022.

Como su nombre lo indica, la política realizó una selección de objetivos para la adquisición de aprendizajes futuros, los que a su vez fueron divididos en niveles de logro. De esta manera, el marco de las Bases Curriculares para la Educación Parvularia, pasó de tener 7 a 12 objetivos por núcleo de aprendizaje a no más de cuatro para desarrollar en el transcurso del año escolar. ¿Cuántos de estos objetivos están destinados al desarrollo de experiencias educativas relacionadas a la corporalidad y el movimiento? La respuesta es que sólo tres para cada uno de sus niveles.

Es cierto, el avance de la pandemia y las decisiones gubernamentales, nos sumergieron en un mundo virtual que nos alejó de un ambiente compartido; dejamos de interactuar, de escuchar voces de niños jugando libremente y de vivenciar experiencias pedagógicas obstaculizadas por una pantalla. Nos vimos enfrentados a una nueva realidad en la cual se privilegió el trabajo intelectual por sobre el cuerpo; quedamos inmóviles frente a la pantalla, nuestra única conexión para el desarrollo de aprendizajes fue la virtualidad; la cual se enfocó principalmente en dar cumplimiento a la política de priorización curricular. Finalmente, decisiones que a favor o en contra, hoy nos hacen retroceder y ubicarnos en la cifra histórica más baja de los últimos nueve años en cuanto a matrículas para este importante nivel educativo. Humberto Maturana nos enseñó “El cuerpo no nos limita, sino que nos posibilita”, velemos por el derecho a la educación integral de nuestros niños y niñas, mañana puede ser demasiado tarde.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

La mano invisible y la especulación del suelo (Uwe Rohwedder Gremler, Arquitecto y académico UCEN)

Publicado

on

Por

 

Con más frecuencia, ya que parece ser un fenómeno mundial, aparecen lugares fantasmas de edificios sin gente, deshabitados sin usos aparentes. Esto contrasta con la otra cara, el déficit habitacional.

Extraño fenómeno que nos ocupa y nos debiera llevar a revisar con urgencia las políticas públicas relacionadas con vivienda, los planes reguladores y normas asociadas para terminar con la especulación del suelo.

Algo se nos escapó de las manos, nos prometieron ‘la mano invisible’ del mercado que regularía todo de forma maravillosa. Cifras más o menos, impacta conocer que el valor total a nivel mundial de los bienes inmuebles residenciales equivale a 163 billones de dólares, lo que es el doble del producto interno bruto del mundo entero. Esta cifra nos revela que cada vez será más costoso y difícil vivir en una ciudad, a pesar de que se calcula que se sigue incrementando exponencialmente aquello frente a la vida rural o campesina.

Este desequilibrio no voluntario hace que la vivienda sea cada vez más inalcanzable para nuestras generaciones futuras. Estaremos ante una especulación planificada que nos lleva a preguntarnos dónde están los dueños de tantos inmuebles arrendados, muchos invisibles porque son grupos de inversiones que perfectamente permite pensar que nuestros fondos de pensiones también están detrás de estos movimientos especulativos. No sería problema si el resultado nos lleva a vivir mejor, a tener mejores ciudades y finalmente viviendas dignas, cosa que no ocurre.

Nuestro paisaje costero esta destruido por inmensas superficies destinadas a segundas viviendas y seguimos construyendo mega edificios para 200, 300, 500 o más de mil familias, que muchas veces no cuentan con buenas condiciones de habitabilidad y el efecto de sus costos producen hacinamiento y colapsos en sus circulaciones, impactando en su calidad de vida.

Es necesario educar. Ser conscientes de estos problemas y no seguir esperando que alguien lo solucione, necesitamos un estado y congreso en que este y tantos otros temas transversalmente relacionados, como el cambio climático, sean prioritarios. La esperanza es que una nueva constitución considere la forma en como se está construyendo en Chile.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA