(La Tercera / Pulso) Desde que comenzó la crisis sanitaria, el 6,3% de los contagios corresponde a trabajadores de la industria minera, sector que ha debido tomar las medidas que la autoridad instruye constantemente y modificado su forma de trabajo, estableciendo turnos más extensos. En este contexto, la mayoría de las mineras ha reducido su dotación, intentando mantener la continuidad operacional.

En la jornada de este martes, el presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, expuso ante la comisión de Minería y Energía del Senado, para dar cuenta del efecto del Covid-19 en este sector. En concreto, el representante de la gran minería señaló que las dotaciones operacionales de las grandes empresas, desde el inicio de la crisis a la fecha, se han reducido en un promedio de 35%. Estas caídas, dependiendo de factores como la locación de la faena y otros, van desde 10% hasta 50%.

La cifra fue calculada por el gremio en base a una muestra de empresas mineras que representa el 86% de la producción nacional de cobre, con representatividad de todas las regiones mineras. En tanto, las oficinas corporativas de la industria se encontraban hasta la semana pasada teletrabajando a una tasa superior al 90%.

Impacto en producción

Villarino además mostró estudios externos que indican que el impacto en la producción de cobre en 2020 sería de una baja 5,5%, unas 320 mil toneladas menos, efecto que incluso puede extenderse a 2021.

“El impacto en producción, sin embargo, es esperable que se extienda más allá de este año porque, con el objetivo de amortiguar la caída de corto plazo, se ha debido sacrificar el desarrollo minero futuro en varias faenas”, dijo el presidente ejecutivo del gremio.

En esa misma línea, agregó que este impacto podría ser mayor si aumentan las restricciones sanitarias. “De imponerse restricciones al movimiento interregional de personas en las comunas mineras, es muy probable que un porcentaje mayor de la producción quede suspendido y que varias faenas mineras deban entrar en un régimen de servicios mínimos para proteger equipos y procesos críticos”, aseguró Villarino.

Proyección de gobierno

En la instancia legislativa también intervino el ministro de Minería, Baldo Prokurica quien, en base a cifras oficiales de la Comisión Nacional del Cobre (Cochilco), estimó que el efecto de producción de cobre será más bajo, alcanzando unas 73.466 toneladas, es decir, 1,3%.

“Chile es uno de los países con menor impacto en proporción a su producción de cobre”, aseguró Prokurica. En su presentación, comparó la cifra con la de otros países mineros, donde Panamá sería el más afectado por el Covid-19, teniendo una pérdida de producción de 24,7%. El segundo país que más afectado se vería, según cifras que entregó Cochilco, sería Mongolia, con una menor producción de cobre de 12,5% y luego México con una baja de 8,2%.

En tanto, el vicepresidente de la Empresa Nacional Minera (Enami), Robert Mayne-Nicholls, señaló en la sesión que hoy están con cerca de 12% más de abastecimiento en sus plantas, comparando los meses de enero y marzo de 2018 y 2019. Agregó que se ha aumentado la alimentación de oro debido al precio. No así, ha habido una menor producción de sulfuro de cobre.

En la Comisión, los senadores también abordaron la relación entre Codelco y sus trabajadores, que calificaron de compleja. Al respecto, el senador Guido Girardi señaló que de continuar, irán ellos mismos a las dependencias de Codelco a pedir explicaciones.