Connect with us

OPINIÓN

Adaptación de la comunidad al uso de Elementos de Protección Personal (EPP) ( Alejandra Arancibia, Enfermera y Matrona – Académica, Ucen Región Coquimbo )

Publicado

on

 

Lo que antes era un proceso exclusivo del personal de salud, hoy es clave para disminuir el flujo de contagios del Covid19 en la comunidad. Es fundamental colaborar en estas nuevas medidas de protección entre personas, que están destinados a proteger la vía aérea y mucosas que son barreras naturales y así evitar el contacto con agentes infecciosos suspendidos en el aire y en otras superficies, también es fundamental racionalizar el uso de ellos. Mis recomendaciones son:

 

Realizar lavado de manos en forma prioritaria y utilización de alcohol Gel certificado.

 

Priorización del uso de EPP para el profesional de salud y para aquellos servicios con alto flujo de personas ejemplo farmacias, SOME.

 

No existe la indicación de otros elementos de protección personal como gorros, cubre calzados, mamelucos, doble guante o doble mascarilla, dado que puede aumentar el riesgo de infección, que hacen más complejo su retiro.

 

Las mascarillas quirúrgicas, las batas/pecheras de nylon, guantes de procedimiento No están indicadas para ser reutilizadas y se deben eliminar.

 

Los EPP que se pueden reutilizar son los escudos faciales y lentes protectores, siempre que la persona que realiza esta desinfección utilice guantes impermeables, protectores oculares, bata/pechera.

 

El lugar donde se realiza la limpieza o desinfección debe ser exclusivo a este proceso, este consiste en lavar bajo un chorro de agua con detergente neutro y con una esponja o paño limpiar la superficie, posteriormente desinfectar con cloro o alcohol al 70%.

 

La solución desinfectante es en base a una dilución de 1 litro de agua con 20 cc de cloro

 

Una vez finalizado se deja secar sobre una superficie seca, para reutilizar.

 

Es relevante que la comunidad en su hogar practique la colocación y retiro de los EPP y que lo incorporen como un aprendizaje de todos, compartir y aprender incorporando los conceptos claves de seguridad y protección contra esta pandemia.

 

 

Alejandra Arancibia

Enfermera y Matrona – Académica

Ucen Región Coquimbo

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

El Tiempo y las necesidades ( Carolina Isabel Peña Pradenas, Académico Santo Tomás Copiapó.)

Publicado

on

 

El tiempo tan amigable y a la vez tan incierto, para el ser humano un gran aliado y de igual forma no predecible por mucho que existan herramientas para controlar su pasar. Es así como estamos viviendo este último periodo durante el siglo XXI. Dentro de mi experiencia como docente puedo decir, que una de las cosas más difíciles de enseñar a los alumnos tiene que ver con la importancia de las habilidades ligadas a los grandes cambios, donde como especie debemos sacas a la luz los rasgos de liderazgos que llevamos y que muchas veces no sabemos que tenemos guardados, el tiempo y la misma vida actualmente  han de pasar tan rápido e incluso el mismo sistema laboral en el que nos encontramos, el que hoy esta apoyado desde la globalización y las grandes tecnologías, en donde no imaginábamos en nuestros pensamientos que nuestra cotidianidad impactada por el  cambio de manera importante y muy severa se haría realidad.

Una realidad que no solo afecta de manera social y psicológica en cada una de las familias chilenas, sino que sus consecuencias se hacen notar en la parte económica, donde encontrar un equilibrio personal y profesional se hace aún más complejo, puesto que sumado al estallido social y sin  descanso la pandemia que entro sin darnos cuenta en nuestra realidad, a generado el replanteo de la clasificación de nuestras necesidades, y si bien, Maslow dejo clarificado aquello en la pirámide, cuando hablamos de las necesidades basadas en afectividad y sobre todo en seguridad, es donde  nos damos cuenta que la tecnología nos invadió, y que ya no es un lujo, sino es algo necesario para nuestras actividades cotidianas, antes de acontecer estos hitos tan importantes Atacama ya enfrentaba un reconocimiento en el alza de la cesantía, palabra que se vuelve tan dura al nombrarla y se convierte en un desafió si hablamos de prioridades en el hogar, donde comienza a escucharse la palabra presupuesto y aunque siempre lo ponemos en práctica hoy suena mucho más fuerte acompañado con el sobreendeudamiento, y quizás cuando lo escuchamos verdaderamente, ni siquiera tomamos el peso de lo que verdaderamente significa, ¿será la mejor de las opciones?, ¿será lo más correcto?, o significa ¿ayudar a hundirse más?, estamos claros que no todas las familias saben de administración profunda, y me atrevo a decir, que el concepto va mucho más allá si lo haces bien o mal, podríamos e incluso indicar que principalmente tiene que ver con la cantidad de opciones que tenemos a nuestro alrededor las cuales no siempre podemos manejar de manera beneficiosa ya que no son parte de nuestro entorno interno, sobre todo el aprovechamiento de las oportunidades las cuales se basan en el valor que le podemos otorgar e incluso no siempre monetariamente, sino donde ya citamos el costo de oportunidad, pero ¿Cómo identificarlo en una sociedad que carece de equidad y sobrante en segmentación social?, simplemente  puedo decir y sobre todo aconsejar que no debemos perder la calma, más aún si después de los antecedentes destacados existe desorden financiero procedente del tiempo y organización familiar, donde la mejor salida esta situada en el trabajo en equipo, en la unión de nuestras habilidades y potenciar lo que tenemos identificado como debilidades, y entender que de igual manera es un ciclo y todo ciclo tiene un inicio un desarrollo y un final, donde la perseverancia debe estar incluida y además de ellos comenzar a envolver un concepto que a veces vemos imposible, el ahorro, es la solución al problema de fondo, debemos ser cautos en lo que gastamos y en lo que verdaderamente necesitamos, recuerden que el ser humano tiene la habilidad de adaptación en su interior.

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Nuestras tradiciones y su adaptación a la pandemia:  hacia una vinculación participativa de la niñez. ( Luis Campusano Kemp, Licenciado en Educación, Director JUNJI Región de Atacama.)

Publicado

on

Las actuales Bases Curriculares de la Educación Parvularia (BCEP, 2018) plantean en el ámbito de “Interacción y comprensión del entorno” que las niñas y niños durante sus primeros años de vida, deben adquirir aprendizajes conducentes al descubrimiento del mundo natural y social, “donde los seres humanos, que son diversos, construyen las condiciones que les permiten sustentar su existencia”. Junto con esto, “se intenciona que comprendan que, en la naturaleza, las sociedades y la cultura ocurren cambios, más lentos o más rápidos, a medida que pasa el tiempo”. Lo anterior, nos posibilita comprender que las sociedades, están sujetas a transformaciones que condicionan nuestro devenir diario, lo que, en este complejo período de pandemia, ha quedado demostrado rotundamente.

 

En este escenario actual de cambios permanentes, cada núcleo familiar deberá modificar sus tradicionales celebraciones del 18 y 19 de septiembre, según las pautas sanitarias que buscan proteger a la población de posibles contagios. Sin embargo, existe pleno consenso que el peso de estas festividades en nuestra identidad cultural, sustentará los esfuerzos necesarios para adaptar tales tradiciones. En estas celebraciones, propiciemos espacios de participación para nuestras niñas y niños, a través de labores compartidas que favorezcan valores de solidaridad, respeto y el bien común, lo que fortalece el desarrollo de su autonomía a través de la interacción social. Fomentemos el juego, como el medio de aprendizaje natural de la infancia, rescatando juegos típicos que los adultos de la familia desarrollaban en esta fecha, utilizando recursos naturales en su composición y que rescaten distintas modalidades de disfrute para el segmento infantil. Entablemos diálogos significativos con nuestras niñas y niños, que secunden aprendizajes sobre la historicidad familiar, poniendo en valor este patrimonio, como un conjunto de experiencias que conforma el mosaico cultural que dota de identidad y sentido de pertenencia a nuestras comunidades y territorios.

 

Desde JUNJI Atacama, reconocemos la denodada tarea que las familias han desarrollado en pro del cuidado y la educación de nuestras niñas y niños, durante este tiempo de distanciamiento social. De esta manera, extendemos un afectuoso saludo a las familias de Atacama y esperamos que estas festividades se den en un marco de diversidad, ciudadanía y responsabilidad por la salud de todas y todos.

 

 

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

18 de septiembre y proceso de independencia chilena. Una mirada desde Atacama ( Guillermo Cortés Lutz , Doctor en Historia, Director del Museo Regional de Atacama )

Publicado

on

Nosotros no supimos en Copiapó, ni en Vallenar del cabildo abierto de 18 de septiembre de 1810, hasta el 24 de octubre de 1810.  Ya eso nos dice algo de como comenzó nuestro proceso de independencia, es decir, los sucesos  del 18 de septiembre, como ha dicho el académico Francisco Berrios,   son las necesidades y aspiraciones casi exclusivas  del cabildo de Santiago y en menor medida de Concepción.

La Independencia de Chile, no fue un momento, sino que un largo proceso, entre 1810 y 1818, si coincidimos que el primer paso fue el 18 de septiembre de 1810, me parce que es necesario  comentar, que al año siguiente se celebró un baile donde participó toda la aristocracia santiaguina, el pueblo  también celebró bailando en unas pequeñas chozas de ramas, llamadas ramadas, de ahí tal vez  proviene la celebración del 18 de septiembre.

No obstante, los españoles no se iban a quedar tranquilos y buscaron retomar el poder y restaurar el sistema colonial. Es necesario indicar que  ya se había puesto en funciones el primer congreso nacional el 4 de julio de 1811,  donde Copiapó había elegido un representante,  Juan José Echeverria,   y ahora gobernaba el  país José Miguel Carrera. La llegada de Carrera aceleró los hechos guerreros , y tal vez , aquí esta uno de los aportes más relevantes a la independencia de nuestra región.  Sera los trabajadores mineros del yacimiento  de plata de Agua Amarga en Vallenar, quienes con su trabajo van a financiar las guerras de liberación  y con ellos la independencia  de Chile. Además, Vallenar gracias a la riqueza de la plata, va a poner en funcionamiento el primer banco de Chile, denominado de rescate de la plata.

En proceso final de liberación de Chile,  que  se verifica  con el cruce y  llegada del ejercito libertador de los andes, una de las columnas también cruza para descender  a los territorios de  Atacama y Coquimbo , estos venían  al mando del Coronel Juan  Cabot,   quien  envía a  Copiapó  a Francisco Zelada  con  200 hombres,  cruzando este  por donde antes había cruzado Diego de Almagro, según  ha expuesto el historiador Rodrigo Zalaquett.  Finalmente  llegan a Copiapó,  junto a  Nicolás Dávila y al atacameño Mateo Larrahona,  Copiapó  es liberado el 12 de febrero  1817 en la  amanecida,  es decir antes que Santiago.     Sera el cabildo ( actual municipalidad), quien se dé un gobierno local, quedando como Teniente de Gobernador, Miguel Gallo Vergara, padre de Pedo León, y principal dueño de la mina de Chañarcillo.

Chile consolidará su libertad  con la firma del acta  de independencia el  12 de febrero de 1818, que se quemó el 11 de septiembre de 1973, cuando bombardearon la moneda,   y posteriormente  se sella la independencia con el triunfo de Maipú el 5 de abril de 1818.   En todo momento Atacama apoyo el proceso con el silencioso  compromiso de sus trabajadores quienes financian todo este largo proceso.

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA