Connect with us

OPINIÓN

Comunicación eficaz y eficiente en tiempos de crisis. ( Por Luis Núñez Barrientos, Contralor Ciudadano.)

Publicado

on

La eficacia y la eficiencia de las medidas que se adoptan para enfrentar  crisis sanitarias, económicas y políticas depende de la capacidad de las autoridades para lograr la toma de conciencia de los ciudadanos. Por eso las comunicaciones no son accesorias sino esenciales para la política pública, y las comunicaciones debe ser parte de la política y no ser vista como un proceso secundario a la toma de decisiones.

Razón por lo cual es indispensable encontrar el balance correcto para transmitir el sentido de urgencia, indispensable para lograr rápidamente los resultados que se requieren, y no causar un pánico que genere respuestas totalmente contrarias al objetivo buscado.

Por ello me permito sugerir siete principios fundamentales para comunicar en estos tiempos de crisis.

1-    Empatía: “Ponerse en los zapatos del otro” permite conectar con la gente y abre las puertas de la mente y el corazón para recibir la información que se va a transmitir. Demuestra además que las decisiones que se están tomando tienen en consideración la situación del ciudadano a pie.

 

2-      Cercanía: En línea con la empatía, el lenguaje debe ser sencillo, comprensible y los mensajes deben evocar y conectar experiencias y situaciones reales cotidianas, con las cuales las personas se pueden fácilmente identificar.

 

3-      Optimismo: No importa cuán difícil sea la situación, y sin caer en el negacionismo, hay que comunicar optimismo y esperanza.

 

 

4-   Honestidad: La verdad y la franqueza son fundamentales en las situaciones de crisis, reconocer que no se tienen todas las respuestas o que se ha errado,  es un acto de humildad que crea reacciones positivas en la gran mayoría de las personas, y hace al dirigente más humano, lo cual lo conecta con los gobernados.

 

5-   Autoridad: Quien comunica debe ser una persona que inspire autoridad. En comunicaciones, la autoridad no la otorga el cargo o la investidura. Viene del respeto por la persona o su conocimiento. En casos de salud pública, deben ser los médicos y los expertos, no opinólogos que solo buscan notoriedad mediática.

 

6-    Lo Relevante: Frente al bombardeo de información que recibimos todos hoy en día, las comunicaciones tienen que concentrarse en lo más relevante y significativo para la ciudadanía. Conectar la información con lo que es importante para la gente

 

7- Propósito Claro: En tiempos de crisis, la confusión, la incertidumbre, son elementos que desorientan y paralizan. La labor del líder es mostrar que hay un camino, y que los pasos que se están dando apuntan en la dirección correcta.

 

El bien más preciado de toda autoridad política es la Credibilidad. Sin ella, no habrá movilización, cambios de comportamiento ni adhesión y apoyo a las medidas adoptadas. Sin ella, el líder se convierte en el peor enemigo de sus propias políticas, por ello una correcta y oportuna comunicación contribuye a superar prontamente las crisis que enfrentamos como país.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Seguimos teniendo un desafío presente ( María José Herrera, Coordinadora Unidad de Género, UCEN Región Coquimbo )

Publicado

on

Por

 

Frente a un nuevo 25 de noviembre, las cifras de violencia hacia la mujer no han dejado de ir en alza. Nuestra región lidera el aumento a nivel nacional del reconocimiento de mujeres que la han sufrido.

 

El cambio implica la convicción de que necesitamos una transformación social, donde todas y todos nos reconozcamos como actores de cambio. En este sentido, creo que la responsabilidad -por una parte- se encuentra en las diversas políticas publicas con perspectivas de género que se tienen que ir instaurando, pero también en nuestras manos. Somos responsables de nuestras acciones y conductas, y es necesario que dejemos de normalizar una serie de prácticas que siguen generando interacciones violentas, discriminación, vulnerabilidad y hechos que lamentablemente terminan con familias y con mujeres.

 

Dentro de las cosas que el movimiento feminista nos ha dejado, es la visibilización de cotidianidades que no podemos seguir escondiendo o aceptando, y nos ha llevado a repensar formas comunes de vinculación o situaciones que se repiten a diario. Es posible decir que hemos tenido algunos logros, por ejemplo, la ley que sanciona el acoso callejero público, lo que se entiende hoy como una forma de violencia. Sin embargo, nos queda mucho por recorrer y debemos seguir trabajando por la igualdad. Los esfuerzos deben enfocarse en lograr una equidad de género, en vista de una igualdad efectiva, que posibilite el desarrollo de toda la ciudadanía y no sólo de un sector de la población.

 

Las instituciones de educación superior son parte de este desafío de transformación social, y por ello, como parte de la Unidad de Género UCEN región de Coquimbo, creemos que la educación es el camino para esa transformación, y rechazamos todo acto de violencia hacia las mujeres, entendiendo que somos un espacio que tiene la misión de trabajar en pro de la igualdad y la no discriminación.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

“19 de diciembre: Día nacional contra el femicidio” Por Patricia Villegas, Abogada, Académica UCEN Coquimbo

Publicado

on

Por

La Ley N° 21.282, del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, publicada recientemente, surgió de una moción de las diputadas Loreto Carvajal Ambiado, Daniella Cicardini Milla, Maya Fernández Allende, Marcela Hernando Pérez, Carolina Marzán Pinto, Claudia Mix Jiménez, Ximena Ossandón Irarrázabal, Alejandra Sepúlveda Orbenes y Gael Yeomans Araya;  y del diputado Pablo Vidal Rojas.

En los antecedentes de esta norma se encuentra el informe de los autores de este proyecto, quienes señalan que como país, en los últimos diez años, hemos avanzado “en la protección y fomento de los derechos de las mujeres y en la instalación dentro del debate público de ciertas prácticas normalizadas y socialmente aceptadas durante décadas que implicaban menoscabo en la dignidad de las mujeres, como el acoso en todas sus manifestaciones, el maltrato, la cosificación del cuerpo femenino e incluso, el empleo de un lenguaje machista”. (Diputada informante, señora Loreto Carvajal Ambiado.).

Agregan que, entre estos avances, destacan la introducción en el ordenamiento jurídico del concepto de “femicidio”, para referirse y sancionar legalmente y como delito el asesinato de una mujer bajo ciertas circunstancias. Y estiman además que “este logro ha sido el resultado de una incansable lucha feminista de reivindicación de los derechos de las mujeres, como respuesta a una sociedad machista que durante muchos años avaló la violencia contra la mujer e incluso ignoró situaciones brutales como la pérdida de la vida de una mujer en manos de su pareja”.

Según la misma ley dispone, esta “tiene por objeto conmemorar el día 19 de diciembre de cada año como el Día Nacional Contra el Femicidio en Chile, con la finalidad de visibilizar este delito como la forma más extrema de violencia contra las mujeres, y de dignificar la memoria de quienes han sido víctimas de femicidio, reconociendo a su vez el aporte del movimiento feminista en la erradicación de la violencia contra las mujeres en nuestro país”.

La normativa en su artículo segundo indica que “los establecimientos educacionales, las organizaciones sociales y de la sociedad civil podrán realizar actos y/o actividades conmemorativas en esta fecha, contribuyendo especialmente a prevenir y erradicar toda violencia contra las mujeres y como una forma de reparación digna para quienes han sido víctimas de femicidio”.

Por eso es tan importante que contribuyamos a la difusión de sus alcances, considerando que este próximo 19 de diciembre será la primera vez que esta norma pueda tener aplicación práctica a través de iniciativas concretas de conmemoración.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«Proceso constituyente, esto recién comienza» Por Fabiola Freire Aguilar (Académica UCEN Coquimbo)

Publicado

on

Por

Si pensamos que el plebiscito recién pasado fue el término de un proceso de cambio en Chile, estaríamos equivocados. El país decidió la redacción de una nueva Constitución y con eso activó un proceso nuevo y significativo para nuestra democracia. En abril de 2021, no solo tendremos elecciones de alcaldes y alcaldesas, gobernadores/as y concejales/as, sino que también elegiremos a los “constituyentes”, personas cuya labor será redactar las nuevas bases fundacionales de Chile, (una nueva Constitución), durante un plazo máximo de un año.

La Convención Constitucional estará compuesta por 155 miembros, electos democráticamente, bajo dos criterios novedosos: El primero se basa en una elección paritaria, es decir, ningún género (hombre / mujer) podrá sobrepasar a otro por más de una persona; y el segundo, la reserva de escaños para pueblos originarios, asegurando así una mayor representatividad en la elaboración de esta carta magna.

Dos desafíos surgen: El primero es mantener (idealmente mejorar) los niveles de participación electoral para elegir a los constituyentes, pensando en la importancia de darle legitimidad al proceso; y el segundo, que la ciudadanía se informe sobre quienes son los candidatos y las candidatas. Esto último supone un involucramiento de la ciudadanía no sólo el día de la elección, sino meses antes para conocer a quienes postulan, identificar los intereses que los y las mueven, asegurar que las demandas ciudadanas – que tanto se han hecho sentir desde octubre del año pasado por un Chile más digno – se vean plasmadas en sus propuestas.

Recordemos además que la elección se realizará por distritos (Chile tiene 28), es decir, la división territorial que en el país agrupa entre 5 y hasta 18 comunas, y desde donde saldrán los futuros constituyentes; por tanto, cada territorio deberá elegir a sus representantes.

Esta es una instancia para volver a instalar la educación cívica desde la ciudadanía, fomentar y difundir la importancia de la información, el compromiso en la vida pública del país y la importancia de la participación no solo electoral sino también en el desarrollo local de nuestros territorios. Es una oportunidad a seguir conversando el Chile que queremos y a conocer a quienes, por vocación, por intereses territoriales o por propia iniciativa, desean ser parte de este selecto grupo de personas que tendrán la importante y pesada tarea de redactar una nueva Constitución.

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA