Connect with us

OPINIÓN

El Tiempo y las necesidades ( Carolina Isabel Peña Pradenas, Académico Santo Tomás Copiapó.)

Publicado

on

 

El tiempo tan amigable y a la vez tan incierto, para el ser humano un gran aliado y de igual forma no predecible por mucho que existan herramientas para controlar su pasar. Es así como estamos viviendo este último periodo durante el siglo XXI. Dentro de mi experiencia como docente puedo decir, que una de las cosas más difíciles de enseñar a los alumnos tiene que ver con la importancia de las habilidades ligadas a los grandes cambios, donde como especie debemos sacas a la luz los rasgos de liderazgos que llevamos y que muchas veces no sabemos que tenemos guardados, el tiempo y la misma vida actualmente  han de pasar tan rápido e incluso el mismo sistema laboral en el que nos encontramos, el que hoy esta apoyado desde la globalización y las grandes tecnologías, en donde no imaginábamos en nuestros pensamientos que nuestra cotidianidad impactada por el  cambio de manera importante y muy severa se haría realidad.

Una realidad que no solo afecta de manera social y psicológica en cada una de las familias chilenas, sino que sus consecuencias se hacen notar en la parte económica, donde encontrar un equilibrio personal y profesional se hace aún más complejo, puesto que sumado al estallido social y sin  descanso la pandemia que entro sin darnos cuenta en nuestra realidad, a generado el replanteo de la clasificación de nuestras necesidades, y si bien, Maslow dejo clarificado aquello en la pirámide, cuando hablamos de las necesidades basadas en afectividad y sobre todo en seguridad, es donde  nos damos cuenta que la tecnología nos invadió, y que ya no es un lujo, sino es algo necesario para nuestras actividades cotidianas, antes de acontecer estos hitos tan importantes Atacama ya enfrentaba un reconocimiento en el alza de la cesantía, palabra que se vuelve tan dura al nombrarla y se convierte en un desafió si hablamos de prioridades en el hogar, donde comienza a escucharse la palabra presupuesto y aunque siempre lo ponemos en práctica hoy suena mucho más fuerte acompañado con el sobreendeudamiento, y quizás cuando lo escuchamos verdaderamente, ni siquiera tomamos el peso de lo que verdaderamente significa, ¿será la mejor de las opciones?, ¿será lo más correcto?, o significa ¿ayudar a hundirse más?, estamos claros que no todas las familias saben de administración profunda, y me atrevo a decir, que el concepto va mucho más allá si lo haces bien o mal, podríamos e incluso indicar que principalmente tiene que ver con la cantidad de opciones que tenemos a nuestro alrededor las cuales no siempre podemos manejar de manera beneficiosa ya que no son parte de nuestro entorno interno, sobre todo el aprovechamiento de las oportunidades las cuales se basan en el valor que le podemos otorgar e incluso no siempre monetariamente, sino donde ya citamos el costo de oportunidad, pero ¿Cómo identificarlo en una sociedad que carece de equidad y sobrante en segmentación social?, simplemente  puedo decir y sobre todo aconsejar que no debemos perder la calma, más aún si después de los antecedentes destacados existe desorden financiero procedente del tiempo y organización familiar, donde la mejor salida esta situada en el trabajo en equipo, en la unión de nuestras habilidades y potenciar lo que tenemos identificado como debilidades, y entender que de igual manera es un ciclo y todo ciclo tiene un inicio un desarrollo y un final, donde la perseverancia debe estar incluida y además de ellos comenzar a envolver un concepto que a veces vemos imposible, el ahorro, es la solución al problema de fondo, debemos ser cautos en lo que gastamos y en lo que verdaderamente necesitamos, recuerden que el ser humano tiene la habilidad de adaptación en su interior.

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

“Octubre: Sensibilizar sobre el Cáncer de Mama” Por Daniela Goretta, Matrona- Académica UCEN Coquimbo

Publicado

on

Por

Cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458 mil muertes por cáncer de mama. Es el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en los en desarrollo. En las naciones de ingresos bajos y medios su incidencia ha aumentado constantemente en los últimos años debido al aumento de la esperanza de vida y de la urbanización, así como a la adopción de modos de vida occidentales. (OMS)

Las estrategias para detección precoz son: Autoexamen mamario y la realización de mamografía a contar de los 50 años en el sistema público de salud. Si la mujer presenta factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama: antecedentes familiares directos, tabaquismo, nuliparidad, sedentarismo, obesidad y consumo de alcohol, es indispensable adelantar la realización de la mamografía.

Producto de la pandemia, un gran número de mujeres dejó de realizarse este importante examen. “Se calcula que alrededor de 70 – 80% de mujeres dejaron de hacerse mamografía por temor a contagiarse de coronavirus, o bien porque los centros hospitalarios tuvieron que reconvertir sus áreas y cerrar algunas prestaciones como esta” indica el jefe de la Unidad Oncológica Médica de Clínica INDISA, Jorge Gallardo.

Ahora que la región de Coquimbo se encuentra en fase 3, se invita a las mujeres a retomar sus controles, a realizarse el autoexamen mamario y acudir a la consulta del ginecólogo o matrona para realizarse la mamografía, la detección precoz es fundamental para el tratamiento oportuno y el pronóstico de esta enfermedad. Por otra parte, es necesario sensibilizar a la población de la importancia del autocuidado. No perder de vista que existen estilos de vida que contribuyen a disminuir el riesgo, como la alimentación saludable, la actividad física, disminuir el consumo de tabaco y alcohol. Prevención y detección precoz son las estrategias claves en este tema.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

El derecho de las personas con discapacidad en el proceso constituyente ( María Angélica Valladares, Directora carrera Pedagogía en Educación Diferencial, UCEN )

Publicado

on

Por

En los últimos 30 años hemos podido observar una importante transición respecto del sentido que tuvo la integración de las personas con discapacidad en los distintos espacios del desarrollo humano, hacia lo que hoy en día denominamos la inclusión social de ellas.

A nivel de las políticas públicas, las personas con discapacidad han hecho prevalecer la identificación de apoyos y medidas contenidas en diversos acuerdos y regulaciones nacionales e internacionales. Nos han permitido generar una mayor, pero aún no suficiente valoración del real aporte que nos entregan, cuyas características forman parte del anhelado reconocimiento de la diversidad como parte de la riqueza humana.

El próximo plebiscito, es una oportunidad para observar a través del “Voto asistido”, qué tan plena es la participación de las personas, independiente de sus características y necesidades asociadas a una discapacidad.

Por ejemplo, los electores con discapacidad visual, podrán optar por una plantilla confeccionada en una mica transparente, con ranuras correspondientes a cada materia que se someterá a la votación y también, se dispondrá de plantillas con sistema Braille. Esto resuelve un primer paso básico a la inclusión de los mecanismos para votar, pero amerita una inducción previa y la consideración a que presenta un bajísimo nivel de uso.

Una perspectiva legítimamente inclusiva, serán los criterios que en cada caso podrán aplicar los delegados de las mesas electorales, en cuanto a si corresponde o no el acompañamiento, o incluso, contar con una visión más holística asociada a las múltiples necesidades que se derivan de situaciones como embarazo, movilidad reducida, vejez u otras. Como país necesitamos pasar del simple acto declarativo, a una cultura y práctica más sensible al efectivo ejercicio de los derechos. Relevemos el valor incuestionable de la opinión de las propias personas con discapacidad, quienes representan el 16,7% de la población chilena, es decir 2 millones 836 mil 818 personas, siendo el 20% de la población adulta, 2.606.914 personas, según la última Encuesta Nacional (SENADIS, 2015).

Así como el acceso a la educación en todos sus niveles, es un derecho. La inclusión social es también un derecho esencial que dará mayores oportunidades a todas las personas y en particular, aquellas que históricamente han estado relegadas.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Vote, No lo bote ( Ignacio Jara, Abogado, UCEN Región de Coquimbo )

Publicado

on

Por

              Con el plebiscito ad portas, las banales excusas del estilo “no me interesa la política”, “¿para qué votar? ¡Ya está decidido!”, entre otras varias, se vuelven recurrentes. Es necesario, como país, que la mayor cantidad posible de personas llegue al 25 de octubre entendiendo la importancia de votar, que se comprenda que la política no son partidos políticos, senadores o diputados; entender que decir que “el hombre es un ser político por naturaleza”, es real.

Esta pequeña reflexión que puede resultar tan obvia para algunos, realmente es una idea que no todo nuestro país ha tenido la oportunidad de comprender, por diversos factores, principalmente educacional. Porque seamos francos, la educación cívica en nuestro país, no existe.

El voto es la manifestación más pura de la democracia, este sistema político que nos rige y nos permite hoy, manifestar nuestra voluntad, eligiendo a nuestros gobernantes libremente.

La política finalmente está presente en cada ser humano todos los días, cada vez que expresamos una idea, relacionada con la forma en que vivimos como sociedad, los problemas que nos aquejan y como dialogamos o discutimos en torno a ellos; todo aquello es político. Y lo cierto, no resulta necesario que usted adhiera a mi reflexión, no tiene nada nuevo, pero pretendo recordarle que se manifieste, votando, eligiendo lo que desee para nuestro país, no necesita convertirse en un experto en políticas públicas para elegir bien, porque en este plebiscito, elegir bien debe ser simplemente votar válidamente por la opción que represente el Chile que quiere, para el usted de hoy y el de mañana.

Lo importante finalmente, es no desechar esta oportunidad, este derecho, que no siempre tuvo dicho carácter. Aprovechar este plebiscito informado, con la esperanza que se desarrollará un proceso histórico, con participación clara de dos grandes posturas. Esta instancia es trascendental, la decisión en torno a nuestra Constitución es finalmente la elección de las reglas esenciales con las cuales seguiremos viviendo el día a día; el apruebo no es la panacea, tampoco es el fin, el rechazo no es por si solo una solución, pero tampoco lleva envuelta una proposición. Juzgue usted, pero ¡VOTE!, aproveche su oportunidad de ejercer su derecho y no la bote.

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA