Connect with us

MINERÍA

Guillermo Larraín: “El tema del derecho de propiedad tiene nombre y apellido: agua y pertenencias mineras”

Publicado

on

El economista y exsuperintendente afirma que el agua es un bien común de acuerdo a la teoría de la primera mujer en recibir el Nobel de Economía. “La justicia social es una aspiración, pero por el solo hecho de tener una nueva Constitución no vamos a ser mejores en 5 o 10 años más”, indica.

(La Tercera / Pulso) Un emprendimiento académico interdisciplinario iniciaron las facultades de Derecho y de Economía y Negocios de la U. de Chile para acompañar el proceso constituyente, a cargo del abogado Rodrigo Pardow y del economista Guillermo Larraín, más un comité editorial panuniversitario.

Lexen Constitución 2022, como se denomina esta plataforma multimedia -que cambiará de nombre si gana el Apruebo-, cuenta con el apoyo de alumnos, con un canal colaborativo, y entrevistas a exministros. Ya han realizado dos seminarios sobre procesos similares en Colombia y Sudáfrica, y en dos semanas se referirán a la experiencia de España. “El ideal es que este sitio sirva para quienes estén en la convención constituyente. Queremos ser una referencia y que aquí encuentren un grado de reflexión importante, profunda, pluralista, y que refleje el sentir del mundo académico chileno”, explica el exsuperintendente.

Aparte del sitio digital, espera presentar en noviembre su libro sobre esta materia llamado “La estabilidad del contrato social” del Fondo de Cultura Económica. “Hay que tener un optimismo racional sobre el proceso, puede que las reglas gusten más o menos, pero no son reglas tontas, sino que tienen cierta racionalidad que nos dan una oportunidad como país de resolver bien este entuerto institucional”.

El próximo 25 de octubre votará Apruebo y convención constituyente, porque la considera más transparente, con menos conflictos de intereses. “Este problema requiere una solución institucional y esa opción es la forma de canalizar con legitimidad e inclusivamente las visiones contradictorias que hay en la sociedad chilena”, sostiene Larraín.

La campaña del Rechazo menciona como factor en contra el no pagar otro Congreso, ¿qué opina?

-Es una de las razones dadas que me dan más rabia. Este proceso está resolviendo una crisis que el último trimestre del año pasado le costó al país varios puntos del PIB (Producto Interno Bruto), en la medida que lo resolvamos y aunque nos cueste 5,10 o 20 millones de dólares, no tiene nada que ver con los 2 a 4 puntos del PIB que costó el estallido. Esa crítica no tiene proporción, me parece absurda.

Hay voces señalando que se está colocando mucha esperanza en este proceso y que la Constitución no cambiará nada, desafectando más aún a la gente, ¿qué opina?

-En el día a día, la gente va a seguir exactamente igual. Sin embargo, cuando hemos conversado sobre sus experiencias con sudafricanos y colombianos, nos dicen que hay un cambio no material sino que intangible, como es que la institucionalidad del país los representa. A lo mejor hay gente que no sabe valorarlo, o desde punto de vista de la derecha la institucionalidad actual sí los representa y no entienden por qué cambiarlo. El punto es que debe representar a todo el país.

Si gana el Apruebo, economistas han alertado que Chile quedará con un crecimiento en torno al 2%, ¿habrá un freno económico?

-Y si ganara el Rechazo, ¿vamos a crecer al 5%? Me gustaría ver un economista que argumentara cuál es ese mecanismo. Acá hay incertidumbre, porque hay un problema político no resuelto, entonces la pregunta es qué opción del plebiscito resuelve mejor ese problema, y yo creo que es el Apruebo, y que el Rechazo es sólo negación.

¿Entonces el 2% de crecimiento seguirá igual con ambas opciones?

-Es cierto que esta discusión abrirá nuevas fronteras y eso genera incertidumbre, pero si se examinan otros procesos bien diseñados, también tuvieron un pequeño costo de corto plazo. La diferencia es que en el Apruebo hay un camino de salida institucional que va a canalizar el conflicto político y social, permitiendo que esa solución sea compatible con mayor crecimiento.

¿Se abrirá la discusión sobre el derecho de propiedad, que despierta temores y dudas?

-Creo que más de dos tercios del país espera que se les respete su derecho de propiedad, incluso más que en la dictadura, cuando allanaban las casas sin orden judicial. Hay que lograr que este derecho sirva para proteger la libertad de la gente, hay que reforzarlo. El tema del derecho de propiedad tiene nombre y apellido: agua y pertenencias mineras.

Con razón se preocupan quienes tienen derechos de agua.

-Acá hay un problema con los llamados bienes comunes, como son el agua o los bordes costeros. La teoría económica de los bienes comunes es reciente y bastante posterior a la Constitución del 80, entonces hay que ajustarse a esta nueva realidad. Hoy nos damos cuenta que hay bienes que sin ser públicos no son privados. En el Código de Aguas se lo trata como un bien privado, pero cuando el agua viene de la Cordillera o está en un río, no es tan claro de quién es. Hay un conflicto de derechos de propiedad. La teoría de los bienes comunes, que desarrolló la primera mujer que ganó el Premio Nobel de economía, Elinor Ostrom, es que el agua no es un bien privado, sino desde el punto de vista económico, un bien común.

¿Es probable que ese derecho de propiedad sea restringido?

-Va a haber un cambio, aunque es difícil decir para dónde. Es importante respetar los contratos firmados, y si se llegara a determinar en el futuro que hay un interés público, el Estado tendrá que expropiar y pagar al dueño lo que corresponda. Eso dicen todas las constituciones sensatas. Siempre hay una función social de la propiedad, lo que pasa es que en nuestra Constitución está medio diluida.

¿El agua pasa por el derecho de propiedad o es derecho esencial?

-Se tienen que definir cuáles son los derechos básicos y el agua debe ser uno de ellos porque es esencial para la vida, por lo tanto debe tener un trato especial. El punto es cómo se asigna este recurso escaso entre necesidades múltiples. El mercado es una forma de asignar que funciona bien en bienes privados, pero no opera tan bien en bienes comunes. Hay que pensar en una regla constitucional adecuada, porque la naturaleza del bien es distinta. Hay que satisfacer necesidades de salud, alimentación, agua, y la pregunta es cómo el Estado genera reglas del juego para que esa satisfacción sea eficiente, ello implica distintas combinaciones de Estado y mercado, no hay una sola para todo.

¿Hacia dónde tenderá el modelo actual de Estado subsidiario?

-Una Constitución refleja creencias, y en algún minuto fue tal el desorden que generó la expansión fuerte e inorgánica del Estado, entre los años 60 y 70, que el principio de subsidariedad determina que lo que pueden hacer los privados no lo haga el Estado, interponiendo un muro gigantesco entre uno y otro. Pero esa creencia ha ido desapareciendo, porque ya se instaló la separación y hoy se habla de una colaboración entre lo público y lo privado, lo cual quiere decir que el principio de subsidariedad va a cambiar. Hay que buscar principios que ayuden a armonizar ambos.

¿Cómo se armoniza cuando pareciera que sólo hay dos caminos: subsidiario o empresario?

-Está el Estado empresario y el emprendedor. En Chile tuvimos el primero cuando se desarrolló la Endesa, Huachipato, etc., y eso, salvo excepciones, funcionó más o menos tirando para mal, porque en su naturaleza el Estado tiene demasiados conflictos de interés en la gestión de una empresa. Ello es del pasado, distinto al Estado emprendedor que puede catalizar políticas de desarrollo productivo que permitan al sector privado movilizar capacidades.

¿No ve una demanda social para que el Estado asuma empresario en áreas donde se han evidenciado fallas, como en los remedios?

-Uno no puede cerrarse a que el Estado cumpla un rol en esas materias, de hecho hay como 200 farmacias populares. Pero es un llamado a trabajar bien los temas de competencia. En la nueva Constitución hay que discutir qué tipo de economía queremos: una que se dedique a promover la competencia o vamos a contrarrestarlo con otros objetivos como la desconcentración económica de la propiedad, como la Constitución de Dinamarca.

¿Esa materia debiese ser constitucional?

-Es bastante claro que al tema de los abusos y de la concentración hay que darle alguna dimensión, una cabida que debe ser compatible con el crecimiento y el progreso material. Hay que recordar que la palabra abuso fue la que más surgió en el estallido social y hay que hacerse cargo.

¿Cuáles son las alternativas para definir el sistema económico?

-El mundo básicamente está organizado en torno a una economía capitalista, y no creo que haya mucho margen para cambiarlo. Pero no hay una economía capitalista, sino muchas, y creo que debemos enriquecer el abanico de formas de organizar el aparato productivo. Estoy pensando en que hemos crecido mucho en torno a promover las sociedades anónimas, donde lo que importa es el dueño del capital, dejando de lado un sector que es el sector cooperativo, que en Alemania representa casi un tercio del sistema bancario.

Sus críticos señalan que esta Constitución de los 80 promueve el individualismo, ¿qué otra dimensión podría tener?

-La fórmula más utilizada es la que tiene la Constitución alemana, que es un Estado social de derechos y ese debería ser el norte. Tener un marco institucional que promueva el crecimiento económico, la justicia social y la libertad, esa es la tríada importante. En Chile lo que más calzaba en 1980 era un Estado neoliberal que puso todo el aparataje institucional al servicio de los mercados, pero eso sirvió un tiempo, y ahora hay que darle paso a un tipo de economía distinta.

Un Estado que deba garantizar más derechos puede presionar las finanzas públicas, ¿cómo se equilibra ese aspecto si Chile decide caminar hacia allá?

-La expansión de derechos no tiene mucha vuelta, va a tener lugar igual. El punto es cómo hacerlo compatible con el crecimiento económico para financiar esos derechos, porque si no se crece estamos fritos y entraríamos en un círculo vicioso absurdo. Se puede decir que es un Estado social de derechos, pero de ahí no se deduce que se deba garantizar por la vía judicial cada derecho que alguien reclame. Sería útil incorporar un principio de sustentabilidad fiscal o de solidaridad intergeneracional.

¿La potestad del gasto debe seguir solo en manos del Ejecutivo?

-Hay que tomarlo con cuidado, por algo está ahí. Hay que buscar un equilibrio entre reducir el excesivo poder del Presidente de la República con el razonable manejo de las finanzas públicas.

¿Cómo ve la discusión de la autonomía del Banco Central (BC)?

-Hay opiniones dispares, pero no veo al principio de autonomía cuestionado. El BC ha hecho una pega muy buena de legitimación ante la opinión pública, con seriedad, compromiso, neutralidad, que es muy valiosa. Sí puede haber debate sobre los tipos de autonomía, que es legítimo, y hoy lo tienen el BCE y la Reserva Federal. Es un debate que las sociedades democráticas deben aceptar, no hay que asustarse por ello.

¿ Se puede avanzar en equidad a través de una nueva Constitución?

-La evidencia es débil. El objetivo razonable de una nueva Constitución debe ser democratizar, una mejor asignación del poder, un sistema político más poroso respecto de las necesidades de la gente, producto de lo cual a lo mejor vamos a lograr ser un país más equitativo. La justicia social es una aspiración, pero por el solo hecho de tener una nueva Constitución no vamos a ser mejores en 5 o 10 años más.

Fuente:MCh.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MINERÍA

Antofagasta Minerals mantiene producción y reanuda proyectos de inversión suspendidos por pandemia

Publicado

on

En los primeros 9 meses del año, la producción de cobre del Grupo Minero estuvo en línea con lo esperado, con 541.300 toneladas. El costo neto de caja fue de US$1,14/lb.

Durante la entrega de los resultados de producción y costos del tercer trimestre de 2020, Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, destacó que el Grupo Minero sigue en alerta frente a la emergencia sanitaria causada por el Covid-19.

La producción de cobre del Grupo Minero durante el tercer trimestre del año fue de 169.600 toneladas, un 4,6% más bajo que el trimestre anterior debido a una disminución de la producción en Los Pelambres por la realización de la mantención mayor y por menores leyes en Antucoya, lo que estaba previsto en su plan de producción 2020.

Con esto, la producción de la Compañía hasta septiembre estuvo en línea con lo esperado, con 541.300 toneladas, un 7,3% más bajo que en el mismo período del año pasado. Esta disminución está consideraba en el plan minero 2020, principalmente como resultado de la menor ley de los minerales que procesa la planta concentradora de Centinela.

En estos primero nueve meses, el costo neto de caja llegó a US$1,14/lb, un 2,6% inferior con respecto al mismo periodo del año pasado, debido principalmente a un peso chileno más débil, menores costos de insumos y un estricto control de costos.

Reanudación de proyectos

Antofagasta Minerals informó que continúa operando con alrededor de dos tercios de su fuerza laboral en sus operaciones. “En nuestras oficinas en Santiago comenzamos el retorno paulatino de un porcentaje menor de personas, con un sistema de turno y flexibilidad horaria, según lo estipula la fase III de nuestro Plan de Trabajo Presencial”, señaló Iván Arriagada.

Del mismo modo, se retomaron los proyectos de inversión que habían sido suspendidos a raíz de la emergencia sanitaria.

“Reiniciamos la construcción del proyecto de expansión de Infraestructura Complementaria (INCO) de Minera Los Pelambres, con una dotación de un 75% de la originalmente considerada”, indicó el ejecutivo.

La Compañía también reanudó los trabajos del rajo Esperanza Sur, en Minera Centinela, y del proyecto Cupro-Chlor, en Minera Zaldívar, que también habían sido suspendidas a raíz de la pandemia.

 

Fuente:MCh.

Continuar Leyendo

MINERÍA

Energía solar: Partió en Chile la nueva etapa con proyectos superiores a 200 MW de potencia instalada

Publicado

on

Este año comenzó la construcción de los primeros parques con este tamaño, además de otras iniciativas que ya cuentan con la aprobación ambiental, según los datos de la Comisión Nacional de Energía (CNE).

El desarrollo de la energía solar en el país inició una nueva fase. Si en 2016 comenzaron a operar las primeras centrales con más de 100 MW de capacidad instalada, como Quilapilún y Santiago Solar, a fines 2017 se avanzó un peldaño más arriba con la inauguración del Parque El Romero Solar, de Acciona, que cuenta con 246 MW, siendo el de mayor tamaño en Chile y América Latina.

Es así como este año ya están en construcción otros proyectos de gran escala que también superan los 200 MW de capacidad instalada, además de lo que será la primera central fotovoltaica que superará los 300 MW, los cuales pretenden entrar en operaciones en 2021.

Y esto no se detendrá, puesto que también se encuentran otros proyectos de 500 MW que ya cuentan con su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) aprobada, mientras que otras iniciativas de mayor tamaño ya ingresaron al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), con potencia instaladas que van de los 700 MW a más de 1.000 MW.

En construcción

Este año se inició la construcción de los primeros parques fotovoltaicos con más de 200 MW de capacidad instalada. Se trata de la planta solar Domeyko, de Enel Green Power, de 204 MW, que se ubicará en la Región de Antofagasta, la cual espera entrar en operaciones en julio del próximo año, estimando inyectar 589 GWh anuales. Tiene una inversión de US$160 millones.

Esta empresa también está construyendo el parque Campos del Sol Sur en la Región de Atacama, que contempla 381 MW, con una inversión de US$270 millones, la cual estaría lista a inicios del próximo año.

Otra iniciativa en construcción es el complejo fotovoltaico Malgarida I y II, de 238 MW, que desarrolla Acciona, la cual se emplaza en la Región de Atacama y que estaría operando en 2021, esperando generar 654 GWh al año. Su inversión considerada es de US$170 millones.

También se encuentra en construcción el parque solar fotovoltaico Sol del Desierto Fases I y II, de 230 MW, que realiza Atlas Renewable Energy en la Región de Antofagasta.

Aprobados

Según los datos de la Comisión Nacional de Energía (CNE), cuatro proyectos solares fotovoltaicos que superan los 200 MW de capacidad instalada han sido aprobados por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), en lo que va del año, los cuales totalizan casi 1.500 MW.

En abril fue aprobado el parque Tamarugal Solar, de Solarpack, que proyecta instalar 206 MW en la Región de Tarapacá, con una inversión de US$250 millones.

En mayo obtuvo luz verde en su tramitación ambiental, el proyecto Golden Sun, ingresado por la misma empresa, que buscar desarrollar un parque de 250 MW en la Región de Atacama, con una inversión de US$205 millones.

En julio también fue aprobado el proyecto de ampliación del Parque Andes Solar, de AES Gener, para la Región de Antofagasta, de 489 MW y una inversión de US$450 millones.

La última iniciativa solar fotovoltaica que supera los 200 MW fue aprobada en agosto. Se trata del Proyecto Solar Antofagasta, para la misma región, presentado por Ibereólica, que contempla 550 MW y una inversión de US$532 millones.

Fuente:MCh.

Continuar Leyendo

MINERÍA

Cobre sigue imparable ante fortaleza de demanda China y preocupaciones por suministros en Chile

Publicado

on

La cotización al contado del metal cerró con un aumento de 0,87% a US$3,09078 la libra en la Bolsa de Metales de Londres, anotando su mayor valor en un mes.

(La Tercera / Pulso) Los precios del cobre extendían su alza este martes impulsados por positivas perspectivas para la demanda en China, el mayor consumidor mundial de metales, y preocupaciones por los suministros desde las mineras que operan en Chile.

La cotización al contado del metal cerró con un aumento de 0,87% a US$3,09078 la libra en la Bolsa de Metales de Londres con lo que completó tres sesiones consecutivas de alzas y alcanzó su mayor nivel desde el 21 de septiembre.

Así en los últimos tres días acumuló un incremento de 1.95%, y en lo que va del año suma un avance de 10,7%.

En tanto los futuros a 3 meses subían 1,38% a US$3,1240 la libra.

Aumento en producción industrial

Datos dados a conocer el lunes mostraron que la producción industrial en China subió 6,9% en septiembre respecto al año anterior, superando el 5,8% previsto por los analistas y cerrando seis meses seguodos de expansiones.

Además se reportó que el Producto Interno Bruto (PIB) de China registró un aumento de 4,9% en el periodo julio-septiembre, cifra que, si bien, fue menor al 5,2% que esperada el mercado, marcó una aceleración frente al incremento de 3,2% anotado el segundo trimestre, confirmando las señales de recuperación en la actividad del mayor consumidor mundial de metales.

Preocupaciones por suministros

La preocupaciones por los suministros también seguían pesando en el mercado. La canadiense Lundin Mining decidió paralizar a partir de este martes las operaciones de su mina Candelaria en Chile, debido a una huelga de sus trabajadores.

Candelaria produjo 111.400 toneladas el año pasado, lo cual es una proporción menor en comparación a la producción de grandes mineras como Codelco y Escondida, pero genera un señal de alerta ante las próximas negociaciones colectivas que se desarrollen.

Este trimestre minas con una producción anual de 2,8 millones de toneladas tienen negociaciones laborales que deben resolverse, según analistas de UBS.

Caída del dólar

Los precios además eran respaldados por una caída del dólar a nivel global. En efecto el dólar index, que mide a la divisa frente a 6 monedas líquidas, incluyendo el euro, descendía 0,17% a 93,17 puntos.

Un precio del dólar más bajo suele elevar los precios de las materias primas que se transan en dicha moneda, ya que hace más barato su costo de compra, fomentando la demanda.

Fuente:MCh.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA