Connect with us

OPINIÓN

«Perspectiva de Género: La Región de Gabriela» Por Jaime Alonso Barrientos, Vicerrector Regional UCEN Coquimbo

Publicado

on

En septiembre pasado, con una audiencia virtual de 200 participantes, se realizó el Tercer Encuentro Interuniversitario de Género, que había quedado pendiente desde el año pasado por el estallido social.

Esta iniciativa unió a la Universidad Central Región de Coquimbo y Universidad Católica del Norte, con apoyo de Santo Tomás y Universidad de La Serena; y – en esta versión – también de la Seremi de la Mujer y Equidad de Género y del Instituto Nacional de Derechos Humanos, regional Coquimbo.

Se trata de un hito que nos permite reconocer los esfuerzos que se han materializado, aunque estamos muy conscientes que la tarea es ardua y falta mucho por hacer. En el caso de la UCEN partimos el 2016 con la formación de la Mesa de Educación No Sexista y el 2017 impulsando el Primero de estos encuentros, lo que nos permitió luego abordar de mejor manera las demandas contra la violencia de género, expresadas en los movimientos sociales del 2018; y generar, con la participación activa de la comunidad educativa, medidas concretas para avanzar en este ámbito. Hoy la universidad cuenta con el único diplomado de género a nivel local y es un centro impulsor del compromiso que esta temática requiere.

Sin embargo, el COVID-19 y su emergencia sanitaria nos mostró que subsiste una pandemia escondida: El maltrato al interior de los hogares sigue enquistado en nuestro sistema social. Por eso, contribuir efectivamente a la erradicación de la violencia y las prácticas discriminadoras y aportar a una educación no sexista es un deber ineludible y una deuda que, como instituciones de enseñanza superior, tenemos que abordar en forma urgente.

Debemos generar más espacios de diálogo y reflexión que también nos permitan, con esta convicción, ayudar a cambiar las condiciones y formas de relación en nuestra comunidad regional. Y en ese sentido, reitero el llamado a que la Región de Coquimbo lleve nombre de mujer: El de Gabriela Mistral, insigne poeta pero también visionaria y luchadora por estos derechos.  Como ella misma dijo: “Dame la perseverancia de las olas del mar, que hacen de cada retroceso un punto de partida para un nuevo avance”. Quizás para algunos sea solo un gesto simbólico, pero este descansa en la necesidad de asumir este profundo reconocimiento a la historia de nuestras raíces, con el fin de avanzar en las tareas que nos llevarán a una región y un país más justo.

 

Jaime Alonso Barrientos, Vicerrector Regional UCEN Región Coquimbo

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

El derecho de las personas con discapacidad en el proceso constituyente ( María Angélica Valladares, Directora carrera Pedagogía en Educación Diferencial, UCEN )

Publicado

on

En los últimos 30 años hemos podido observar una importante transición respecto del sentido que tuvo la integración de las personas con discapacidad en los distintos espacios del desarrollo humano, hacia lo que hoy en día denominamos la inclusión social de ellas.

A nivel de las políticas públicas, las personas con discapacidad han hecho prevalecer la identificación de apoyos y medidas contenidas en diversos acuerdos y regulaciones nacionales e internacionales. Nos han permitido generar una mayor, pero aún no suficiente valoración del real aporte que nos entregan, cuyas características forman parte del anhelado reconocimiento de la diversidad como parte de la riqueza humana.

El próximo plebiscito, es una oportunidad para observar a través del “Voto asistido”, qué tan plena es la participación de las personas, independiente de sus características y necesidades asociadas a una discapacidad.

Por ejemplo, los electores con discapacidad visual, podrán optar por una plantilla confeccionada en una mica transparente, con ranuras correspondientes a cada materia que se someterá a la votación y también, se dispondrá de plantillas con sistema Braille. Esto resuelve un primer paso básico a la inclusión de los mecanismos para votar, pero amerita una inducción previa y la consideración a que presenta un bajísimo nivel de uso.

Una perspectiva legítimamente inclusiva, serán los criterios que en cada caso podrán aplicar los delegados de las mesas electorales, en cuanto a si corresponde o no el acompañamiento, o incluso, contar con una visión más holística asociada a las múltiples necesidades que se derivan de situaciones como embarazo, movilidad reducida, vejez u otras. Como país necesitamos pasar del simple acto declarativo, a una cultura y práctica más sensible al efectivo ejercicio de los derechos. Relevemos el valor incuestionable de la opinión de las propias personas con discapacidad, quienes representan el 16,7% de la población chilena, es decir 2 millones 836 mil 818 personas, siendo el 20% de la población adulta, 2.606.914 personas, según la última Encuesta Nacional (SENADIS, 2015).

Así como el acceso a la educación en todos sus niveles, es un derecho. La inclusión social es también un derecho esencial que dará mayores oportunidades a todas las personas y en particular, aquellas que históricamente han estado relegadas.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Vote, No lo bote ( Ignacio Jara, Abogado, UCEN Región de Coquimbo )

Publicado

on

              Con el plebiscito ad portas, las banales excusas del estilo “no me interesa la política”, “¿para qué votar? ¡Ya está decidido!”, entre otras varias, se vuelven recurrentes. Es necesario, como país, que la mayor cantidad posible de personas llegue al 25 de octubre entendiendo la importancia de votar, que se comprenda que la política no son partidos políticos, senadores o diputados; entender que decir que “el hombre es un ser político por naturaleza”, es real.

Esta pequeña reflexión que puede resultar tan obvia para algunos, realmente es una idea que no todo nuestro país ha tenido la oportunidad de comprender, por diversos factores, principalmente educacional. Porque seamos francos, la educación cívica en nuestro país, no existe.

El voto es la manifestación más pura de la democracia, este sistema político que nos rige y nos permite hoy, manifestar nuestra voluntad, eligiendo a nuestros gobernantes libremente.

La política finalmente está presente en cada ser humano todos los días, cada vez que expresamos una idea, relacionada con la forma en que vivimos como sociedad, los problemas que nos aquejan y como dialogamos o discutimos en torno a ellos; todo aquello es político. Y lo cierto, no resulta necesario que usted adhiera a mi reflexión, no tiene nada nuevo, pero pretendo recordarle que se manifieste, votando, eligiendo lo que desee para nuestro país, no necesita convertirse en un experto en políticas públicas para elegir bien, porque en este plebiscito, elegir bien debe ser simplemente votar válidamente por la opción que represente el Chile que quiere, para el usted de hoy y el de mañana.

Lo importante finalmente, es no desechar esta oportunidad, este derecho, que no siempre tuvo dicho carácter. Aprovechar este plebiscito informado, con la esperanza que se desarrollará un proceso histórico, con participación clara de dos grandes posturas. Esta instancia es trascendental, la decisión en torno a nuestra Constitución es finalmente la elección de las reglas esenciales con las cuales seguiremos viviendo el día a día; el apruebo no es la panacea, tampoco es el fin, el rechazo no es por si solo una solución, pero tampoco lleva envuelta una proposición. Juzgue usted, pero ¡VOTE!, aproveche su oportunidad de ejercer su derecho y no la bote.

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Conflicto de derechos fundamentales: El derecho a sufragio y el derecho a la salud ( por Franco Luna, Tutor Académico Derecho UCEN Región Coquimbo )

Publicado

on

 

Los derechos fundamentales, pueden ser entendidos como aquellas garantías que están estrechamente ligadas a la dignidad humana, y eso posibilita que el ejercicio de uno entre en conflicto con el respeto de otro. No existe entre ellos un orden jerárquico que entregue predominancia entre ellos.

Cuando se genera un conflicto, la solución que se implemente para resolverlo debe ser conforme a la Constitución, y en ningún caso, esta solución debe significar la anulación completa de uno en favor de otro, pues la discusión no es si uno se reconoce o no, pues los dos deben ser protegidos, sino, cómo se garantiza el legítimo ejercicio de ambos.

Presento esta introducción para contextualizar la situación compleja en que se encuentran las personas contagiadas por COVID-19 y o en cuarentena, que según las declaraciones del gobierno, no podrán ejercer su derecho fundamental y votar en el próximo plebiscito del 25 de octubre que decidirá si Chile contará o no con una nueva Constitución. Según ellos, existe un conflicto entre su derecho a voto y el que garantiza la salud de todas las demás personas.

No obstante, la autoridad política pareciera olvidar que el conflicto entre derechos fundamentales como vimos no se resuelve anulando uno en favor de otro, y que además, la propia carta magna establece solo tres situaciones en que el derecho a voto puede ser suspendido; La persona tiene que haber sido declarada interdicta por un tribunal; que haya sido acusada de un delito que merezca pena aflictiva o por un delito grave y, por último, que haya sido sancionado por el Tribunal Constitucional por atentar contra el orden constitucional de la República. No encontrándose una persona en alguna de esas situaciones, no podría entonces, ser suspendido su derecho a votar.

Es importante entonces que la autoridad realice todos los esfuerzos posibles para garantizar el legítimo ejercicio de nuestros derechos esenciales, para no ignorar las reglas constitucionales ni desconocer los límites que se han impuesto a su poder.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA