Connect with us

OPINIÓN

Los mismos privilegiados de siempre ( Marcelo Trivelli, Presidente Fundación Semilla)

Publicado

on

 

Gran escándalo se produjo hace unos días atrás cuando llegaron imágenes a las redes sociales de una fiesta de año nuevo de jóvenes escolares en Cachagua, un exclusivo balneario donde tienen sus casas de veraneo las élites empresariales y políticas del país. En ella se mostraba a decenas de sus participantes compartiendo un mismo espacio cerrado sin cumplir ninguna norma sanitaria impuesta para controlar la pandemia de Covid-19. Fue en el mismo balneario en que días antes el presidente Piñera posaba para selfies sin mascarilla mientras caminaba por la playa.

Nada hubiera pasado si ambas situaciones no hubieran tenido difusión y gran viralización en redes sociales. En el primer caso, a pesar de que Carabineros llegó al lugar, no se detuvo a ninguno de los participantes, no se detuvo la fiesta ni tampoco fue noticia en medios de comunicación en un primer momento. En el segundo, no hubo reacción alguna de parte de la autoridad. La institucionalidad solo reaccionó ante el cuestionamiento masivo respecto de su pasividad para enfrentar estos comportamientos ilegales de los mismos privilegiados de siempre.

Por otro lado, son las mismas policías que invitan a los medios de comunicación para grabar, fotografiar y difundir, en medios de comunicación masivos, los operativos en que se detiene a gran cantidad de personas por estar participando en fiestas clandestinas sin autorización ni normas de seguridad sanitaria. La diferencia está en que las instituciones sí funcionan cuando se trata de los territorios en que vive la gente común.

Duele ver como se deteriora el estado de derecho, no solo por las ilegalidades que se cometen, sino porque la aplicación de la ley es para un grupo mayoritario, mientras que los grupos de poder mantienen sus privilegios situándose por encima de ella con una complicidad inmoral de las instituciones del Estado. Esto último es lo que genera indignación en la población y sobre todo en las juventudes que, con sentido crítico, no se dejan domesticar por un sistema que está corrompido.

En Fundación Semilla, que abordamos temas de ciudadanía y trabajamos con y para las juventudes,  celebramos el avance del proceso constituyente con la inscripción de candidatos y candidatas, pero asumimos la responsabilidad de decir fuerte y claro que es absolutamente insuficiente que la Constitución sólo diga que las personas nacen iguales en dignidad y somos iguales ante la ley porque tenemos la convicción que las personas nacen y permanecen iguales en dignidad y que somos iguales ante la ley y, sobre todo, debemos ser iguales en el trato que recibimos por parte de las instituciones del Estado.

Tenemos esperanza en el involucramiento y la participación de la ciudadanía en el proceso constituyente, especialmente de los y las jóvenes, quienes iniciaron el movimiento social que obligó a la política a dar respuestas que eran impensadas hasta octubre de 2019.

Debemos aspirar a una Constitución que nivele la cancha y ponga control sobre las instituciones del Estado porque cuando estas se corrompen para beneficiar a los mismos privilegiados de siempre, se pone en riesgo la paz social y la democracia.

 

 

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

La educación en el año post pandemia ( Claudio Piña Novoa, Académico UCEN Región de Coquimbo)

Publicado

on

Por

Con la experiencia del año pasado en clases, se vislumbran algunas buenas prácticas que dieron excelentes resultados, así como otras que no fueron tan exitosas. De igual manera, hoy tenemos la posibilidad de planificar de mejor manera lo que haremos para mejorar el aprendizaje.

Es importante recordad que, el estudiantado no sabe muy bien como aprender frente a la educación a distancia (en particular la virtual), pero es más importante comprender que quienes somos docentes tampoco sabemos muy bien de qué manera enseñar de la mejor manera en esa modalidad. Es por eso, que el desafío pasa a ser claro, la innovación educativa.

Debemos transmitir a quien se eduque (incluyendo a quienes realizamos la docencia) que en esta sociedad de inciertos no debe existir miedo al fracaso, y en su lugar se debe valorar el esfuerzo de realizar cosas innovadoras, atreverse al cambio cuando el contexto cambia.

Por lo tanto, con o sin miedo, debemos innovar en la educación, aunque eso signifique fracasar en algunas cosas, enseñaremos que es importante intentar innovar, arriesgarse por algo más grande, que en este caso son las nuevas generaciones.

La tarea también recae en las direcciones de los centros educativos, que deben entregar la flexibilidad necesaria a quien quiera atreverse, sin presionar por resultados, sino más bien instando a compartir los resultados, tal como se hace en la ciencia. Aunque el experimento fracase se publica, para que la comunidad adquiera conocimiento. Si no se aprende como se hace, al menos se aprende como no se debe hacer.

Finalmente, y particularmente este año, la educación debe centrar el aprendizaje en las actitudes frente a contextos adversos, ya que básicamente la vida es así. Los conocimientos en temáticas particulares se pueden adquirir en una clase de doctorado o mirando el celular tomando una cerveza con amigos, y para efectos prácticos, da igual como se obtiene. No dejemos de pasar esta oportunidad para enseñar valores a la vez que aprender de nuestras experiencias.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

¿Y si solo bajamos el volumen? ( Myriam Hernández )

Publicado

on

Por

 

¡La música estará prohibida! Sí, lo que acaba de leer es cierto, por eso tomo esta medida con asombro, incomprensión y molestia. Entiendo su raciocinio; de acuerdo a lo que señala el informe de la autoridad sanitaria, la música a mayor volumen hace que las personas alcen la voz, lo que aumenta la cantidad de gotas expulsadas al hablar. Podemos estar de acuerdo, pero insisto, ¿no es posible reproducir la música a un volumen prudente?

Durante estos últimos meses, no solo nos hemos transformado en el rubro más olvidado de las políticas públicas, con cientos o miles de personas que viven de la industria del espectáculo sin ingresos, sino que ahora también somos el más segregado y no lo podemos permitir. La música genera emociones, evoca recuerdos y ha sido una compañía indispensable en este inédito y trágico momento que estamos viviendo. No solo es una expresión artística de quien la compone o interpreta, ya que también provoca innumerables sentimientos en quienes la escuchan y disfrutan. Cada persona tiene su propia relación con ella, y eso tiene una importancia y un valor, porque la música sana.

Rechazo esta medida y hago un llamado a la autoridad a revocarla. Debemos lograr ser una voz escuchada. No se debe minimizar el rol de la cultura en la vida de las personas. Nuestro oficio es arte, pero también es vida, salud y bienestar. Es de vital importancia sentarse con la autoridad y buscar acuerdos para que se puedan abrir espacios de diálogo y así avanzar y poder trabajar.

Myriam Hernández

 

 

 

 

 
 

 

     
Continuar Leyendo

OPINIÓN

Entre cambios y un contexto especial (Marisol Urrutia Cortés, Subdirectora Admisión UCEN Región Coquimbo)

Publicado

on

Por

Este año ha sido muy diferente a los anteriores, hemos sentido incertidumbre en todos los ámbitos, nos tuvimos que adaptar a nuevas rutinas y contextos, nuevas formas de concebir nuestras relaciones interpersonales, nuestros trabajos y nuestros estudios.

Es en esta situación especial y distinta, que nuestros jóvenes han debido enfrentar la finalización de su proceso escolar, además de la rendición de una nueva prueba transitoria sumado a un nuevo sistema centralizado de acceso a la educación superior.

En fin, los cambios han sido innumerables, desde el uso de plataformas remotas que han reducido la posibilidad de interacción tan importante en este periodo del desarrollo hasta el cumplimiento de medidas sanitarias estrictas. Esto tiene diversas aristas, es así como su impacto puede, por una parte, aumentar la brecha debido a las desigualdades de acceso, así como instalar transformaciones en la forma de educar; lo que nos invita a analizar cómo hemos abordado este proceso hasta ahora.

De acuerdo con el sondeo de salud mental en jóvenes realizado por INJUV, estos presentan cifras de mayor afección de su salud mental que los adultos frente a la pandemia, lo que se reflejan en altos índices de estrés y angustia, afectando la capacidad de conciliar el sueño.

Estrés, ansiedad y temor son palabras que comúnmente escuchamos por parte de los alumnos de 4to medio, dado que deben tomar decisiones importantes, enfrentando la presión escolar y familiar que estas implican. Para los egresados 2020 estas preocupaciones han aumentado al enfrentar una emergencia sanitaria, inéditas formas de aprender, una evaluación que se rendirá en condiciones excepcionales, sumado a la imposibilidad de visitar y conocer de forma tangible las casas de estudio de su interés. Las preocupaciones son diversas y las posibilidades de control casi nulas.

Este tiempo en el hogar ha sido diferente a lo que acostumbrábamos, opuesto a nuestras tradicionales vacaciones; hemos intentado sobrellevar tanto física como mentalmente una pandemia que podría potencialmente afectar de forma permanente nuestras vidas y las de nuestros seres queridos. Por tanto, mensaje para los estudiantes: No te presiones, no debes culminar este año habiendo leído muchos libros, con nuevas destrezas o creando algo nuevo. Decide en calma, analiza tus opciones, estudia mallas curriculares, aranceles, datos de empleabilidad y modos de financiamiento para de esta forma tener más de un plan de acción que te permita tener perspectiva.

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA