Connect with us

OPINIÓN

«Innovación 2021, Una Oportunidad para los Adultos Mayores» Por Yerko Cortes, (Académico Ing. Comercial, UCEN Coquimbo)

Publicado

on

Para todos es una necesidad inmediata ocuparnos de los desafíos de un segmento muy importante de la población, como lo es al adulto mayor. Según cifras recientes del INE, en Chile los adultos mayores superan los 2 millones 800 mil personas, equivalente al 16,2% de los habitantes del país. Es decir, el último censo reveló que más del 16% de la población chilena es ya adulto mayor.

Todo lo anterior considerando que ya desde el inicio de la pandemia, los retos a nivel país no son menores, hablamos de: el envejecimiento de la población, cambios en los hábitos de vida que se están dando en nuestro país, alfo foco en la descentralización, problemáticas de bienestar social y la economía sustentable

El envejecimiento a nivel nacional seguirá aumentando, se espera que al 2035 la edad media de la población sea aproximadamente de 42 años, y según estimaciones a nivel regional de la Población en Chile 2002- 2035, la población mayor de 65 años será mayoría en 13 regiones del país. Hoy entre las regiones que presentan mayor nivel de envejecimiento se encuentran: Ñuble, Valparaíso y Los Ríos, con un 24,6%, 22,2% y 22,0% respectivamente.

La pregunta es ¿Estaremos preparados como sociedad para una de las transformaciones más significativas de cara al futuro? Nuestra respuesta desafiante tiene que ser por medio de la Innovación. Tenemos el desafío de incorporar a este segmento de la población tan significativo, empoderando a las personas para que decidan como vivir y envejecer.

Mas que una interrogante esto es una oportunidad para todos los sectores de la Economía. Se pueden desarrollar oportunidades de inversión en diversos mercados, principalmente en los sectores de consumo, salud, vivienda, a través también de la gestión patrimonial y de pensiones. La gente mayor es capaz de aprender; la psicología y neurociencia muestran que el cerebro es capaz de adquirir habilidades nuevas a los 30, 50 o incluso hasta los 90 años. Lo sectores educativos, la ciencia, la cultura, etc. tienen un desafío importante para incorporar al adulto mayor no solo como política pública, sino que como componente activo para el desarrollo conjunto de muchas actividades.

El mercado laboral ciertamente es el que mas reciente este campo poblacional, hoy uno de cada cinco adultos mayores declara trabajar, pero claramente esto ya va en aumento. Como sociedad es necesario que fomentemos de forma decidida la incorporación al mundo del trabajo de este rango etario, mas aun considerando la llegada de la automatización y digitalización en las empresas.

Las empresas tienen un enorme desafío incorporando la innovación con el adulto mayor, no solo como un mercado económico sumamente importante para el desarrollo de productos y servicios, sino que además incorporar esta fuerza laboral tiene un sinnúmero de beneficios: personas con alta experiencia, marcada calidad de servicio, inteligencia emocional;  entre otras habilidades, que aportan a una combinación exitosa que fomenta el aprendizaje y experiencia intergeneracional que será un beneficio para todos.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

“Fiscalía de Atacama: 20 años de labor en beneficio de la paz social” Por Alexis Rogat Lucero, (Fiscal Regional de Atacama)

Publicado

on

Por

Por Alexis Rogat Lucero, (Fiscal Regional de Atacama) (más…)

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«¿Y ahora qué?: El término de la Enseñanza Media y la construcción del proyecto de vida» Por Fabián Ramos, Orientador Vocacional Admisión UCN Coquimbo

Publicado

on

Por

Cuando nos acercamos al término de la etapa escolar nos enfrentamos a un sin número de presiones, dudas e incertidumbre; y todo el mundo bombardea con preguntas y recomendaciones sobre qué estudiar o a qué dedicarse. Nos dicen que, sea lo que sea que elijamos, estamos decidiendo un camino por el que transitaremos durante gran parte de nuestras vidas, y es importante que éste vaya de la mano con nuestra vocación.

La vocación, concepto frecuentemente utilizado -pero escasamente discutido-, hace alusión a una suerte de llamado. Podríamos imaginar que es algo así como una voz interna que nos señala si el camino que elegimos es el adecuado, el que realmente me hace sentir realizado. A menudo conozco estudiantes cuyo principal motivo de ingreso a una carrera es el aspecto económico -nada sorprendente en un Chile desigual en el que la Educación Superior sigue percibiéndose como una vía de superación de la pobreza-. Sin embargo, al poco avanzar en sus carreras notan como el desinterés provoca alteraciones en la motivación y sentimientos de constante frustración.

Concluir la enseñanza media implica decidir, reconocer todos los caminos que se abren y tener la responsabilidad y libertad suficiente para poder descartar algunos y valorar otros. En este punto es común perderse entre las diversas posibilidades, quedándose estancado o dejando que los demás decidan por mí. Esto ocurre con mayor frecuencia cuando nuestra elección no está cargada de sentido. Pensamos en la vocación como un fenómeno al cual nos enfrentamos solo una vez en la vida, solo al terminar el cuarto medio, pero lo cierto, es que la vocación es algo que se construye desde la temprana infancia; es un aspecto de nosotros mismos que se va moldeando mediante nuestras experiencias de vida, nuestras relaciones y nuestros diferentes aprendizajes.

Para dotar de sentido, la decisión vocacional no es algo que deba ocurrir de la noche a la mañana, por eso es tan importante que los esfuerzos que cada estudiante, sus familias y escuelas realizan, sean progresivos y constantes. Si pensamos en la vocación como un aspecto propio de nuestro desarrollo psicológico y social, podremos identificar todos esos elementos que nos van perfilando más hacia un camino u otro. Pero no basta solo con reflexionar, debo sentir.

El primer paso para tomar una buena decisión es conocerme y sentir. Si no tengo claridad de quién soy en este momento, será difícil saber hacia donde quiero dirigirme. En este punto es relevante que nos preguntemos que cosas nos interesan, qué cosas nos aburren, qué actividades nos hacen sentir desafiados y cuales otras nos frustran.

Pero no solo eso, también es necesario que reconozcamos nuestros valores, nuestras formas de ver y comprender el mundo, y que vayamos recordando cada una de las situaciones que hemos vivido, prestando especial atención a como reaccionamos al pensar en ellas; preguntémonos por qué reaccionamos así, qué cosas me hicieron disfrutar en esa situación, y qué me generó malestar.

Desde la vereda de las familias será importante guiar y acompañar, es decir, otorgar libertad y brindar espacios sin presiones para que él/la estudiante pueda explorar en su propia historia e intereses. Asimismo, el rol de las escuelas es fundamental, ya que puede reforzar este proceso de exploración, además de coordinar acciones que permitan que el estudiante relacione su “propia brújula” con las diferentes carreras, oficios y experiencias que podrían ocurrir en el futuro.

Sea cual sea el camino que elijan, lo importante es que esté cargado de sentido y vaya en sintonía con la versión de mí que he ido construyendo a través del tiempo. La vocación, o este “llamado” del que se suele hablar, también apuntan a sentirme autorrealizado, a percibir que el camino que elegí permite desarrollar cada aspecto de mi persona.

En este sentido, y para quienes elijan el camino universitario, les invito a pensar en la Universidad como un espacio de formación académica pero también personal; un espacio en el cual podrán desarrollar al máximo sus capacidades intelectuales, artístico/culturales, sociales y de servicio. Un lugar donde podrán conocer a otros, pero también a ustedes mismos.

Porque recuerden, la vocación nunca termina de construirse.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Semana de la Pyme ( Manuel Nanjarí Contreras, Seremi de Economía, Fomento y Turismo Atacama )  

Publicado

on

Por

A partir del lunes 25 y hasta el viernes 29 de octubre de 2021, celebraremos una nueva versión de la Semana de la Pyme, iniciativa que nace en el año 2012, durante el primer gobierno del presidente Piñera, con la misión de reconocer el rol que cumplen las Pymes en el desarrollo y crecimiento de nuestro país.

Sin lugar a duda, este último año ha sido uno de los más difíciles que han tenido que sobrellevar las micro, pequeñas y medianas empresas de nuestro país, debido a que han tenido que enfrentar una de las mayores crisis y la reducción más fuerte de la actividad económica de los últimos 35 años.

Ante tal situación, el compromiso de nuestro gobierno fue generar todas las herramientas de apoyo, porque sabemos de la importancia que tienen las Pymes para miles de familias de nuestro país y además para cada trabajador o trabajadora que depende de estos emprendimientos. Por lo cual, generamos múltiples ayudas y en el caso de nuestra región de Atacama, a través de instrumentos de fomento beneficiamos a 1.403 micro, pequeñas y medianas empresas con aproximadamente $4.218 millones de pesos, asimismo, por medio de programas de digitalización de Corfo, Sercotec, Centros de Negocios y Sence hemos logrado beneficiar a 5.319 Mipymes y en el caso del Bono Pyme se beneficiaron a 14.016 empresas de menor tamaño por un monto de 21 millones de dólares, entre otros beneficios.

Durante esta nueva versión de la Semana de la Pyme, nuestro objetivo será reconocer la resiliencia, compromiso y el gran aporte que han hecho a nuestra región, además, realizaremos talleres, seminarios, ferias de emprendedores, capacitaciones, espacios de conversación y nos desplegaremos por toda la región junto a diversas autoridades regionales para conocer y destacar en terreno el talento y compromiso que tienen las Pymes de nuestra región de Atacama.

El compromiso de todos y todas es seguir cuidándonos frente a la Pandemia y junto con eso recuperar nuestra actividad económica para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan salir adelante, reactiven sus emprendimientos, sigan contribuyendo con la generación de puestos de trabajo, pero, además, porque somos ¡Más Pymes Que Nunca!

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA