Connect with us

OPINIÓN

Balance Medioambiental: ¿Cómo vamos y qué nos falta? ( Jadille Mussa, Carrera de Arquitectura del Paisaje UCEN)

Publicado

on

 

Siempre es bueno hacer un análisis relacionado a la gestión medioambiental de Chile. Hoy, la interrogante es ¿La institucionalidad ambiental -en especial la gestión del Ministerio de Medio Ambiente- es lo que esperábamos? Considerando las contingencias: estallido social, pandemia y elecciones, tomando como referencia el período entre el 19 de octubre 019 al 24 de diciembre 2021.

 

De la fecha señalada hasta ahora, se han aprobado las siguientes leyes en el marco de buscar cumplir el ODS 11 Ciudades y Comunidades Sostenibles: Ley 21368/2021 que regula la entrega de plásticos de un solo uso; Ley 21202/2020 que busca proteger los humedales urbanos, ambas iniciativas del Ministerio del Medio Ambiente. Otras instancias legislativas destacadas son la Ley 21305/2021 sobre eficiencia energética del Ministerio de Energía; Decreto 58 modifica Decreto Supremo Nº 47/2019 que fomenta la construcción de techos verdes; y la Ordenanza general de urbanismo y construcciones, Decreto N°37/2021 que aprueba y declara la norma técnica de Techos Verdes como oficial de la República de Chile, ambas del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

 

Lo anterior es muy bueno, pero para reforzar la mirada, y dado el discurso y programa de gobierno del actual presidente electo Gabriel Boric, esperamos la aprobación con carácter de urgente, al menos de estas iniciativas: Ley sobre arbolado urbano e infraestructura verde; Ley sobre protección de glaciares; Modificación de la ley N°19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente, para exigir Resolución de Calificación Ambiental a los proyectos evaluados o aprobados con anterioridad a la creación de la actual Institucionalidad Ambiental. Es deplorable que aún no se apruebe el Proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Silvestres Protegidas, que se tramita desde el año 2011 y pone acento en la mirada de protección y gestión en base a criterios ambientales en territorio.

 

Un elemento esencial dada la crisis climática que atraviesa el planeta -donde Chile es un país muy afectado-, es proteger y gestionar de manera sustentable los recursos hídricos con que cuenta el país. El mandato de los directorios de comités de Agua Potable Rural, que se han visto impedidos de renovarse por causa de la pandemia, es la modificación de la ley N°18.695 orgánica constitucional de Municipalidades, para agregar criterios de cuidado del agua en relación con las funciones de aseo y ornato, y en las ordenanzas ambientales de las municipalidades; modificación del Código Penal para tipificar como “delito” y aumentar las penas para el desvío, contaminación, usurpación de las aguas u ocupación ilegal y cualquier modo ilegítimo de afectación de éstas; establecer el 14 de septiembre como el “Día de la gestión comunitaria del agua”; modificar el Código de Aguas para limitar el otorgamiento de derechos de aprovechamiento de aguas en regiones en que existan comunas afectas a decreto de escasez hídrica; y el establecimiento de normas de adaptación al cambio climático.

 

Chile es un país vulnerable a los efectos del cambio climático, pues cumple 7 de las 9 condiciones definidas por Naciones Unidas en el tema de afección a los desastres. Pero los y las ciudadanas merecemos bajar la incertidumbre que nos genera la crisis climática, con una gestión presidencial enfocada a poner énfasis en el desarrollo sustentable. Tal como el año 1987 la Comisión Brundlant dijo “está en manos de la humanidad hacer que el desarrollo sea sostenible para asegurar que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias», 34 años después está la esperanza que así sea.

Continuar Leyendo
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

Soberbia: el principal riesgo del poder ( Marcelo Trivelli, www.fundacionsemilla.cl)

Publicado

on

Por

 

La soberbia es un sentimiento de superioridad respecto de otras personas, que puede provocar abuso, humillación o desprecio hacia ellas. La soberbia puede ser simplemente producto de la imaginación, pero la mayoría de las veces es por encontrarse en una posición de poder. Mientras mayor es la ambición de poder, más riesgo hay de que surjan conductas soberbias.

José de San Martín, en su lucha independentista y precursor de la institucionalidad de los países del sur de nuestro continente, solía decir: “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”.

Cuánto hay de cierto en la célebre frase de San Martín cuando miramos la sociedad que hemos construido. No se trata sólo de mirar a nuestras autoridades formales, sino también comprobar en el día a día cómo la soberbia nubla nuestras relaciones.

La democracia entrega poder para servir al bien común y no para beneficio personal. Ejercer el poder siempre implica una responsabilidad, porque en el ejercicio del mismo otras personas se verán impactadas. No se trata de decir lo que se quiera, porque el lenguaje genera realidad, ni menos tener conductas arbitrarias o abusivas. Controlar la soberbia es un desafío permanente de la democracia.

Se dice que los medios de comunicación son el cuarto poder y, por ello, existe siempre la posibilidad de quienes tienen tribuna de tener conductas soberbias, creyendo que pueden decir lo que se les antoje, amparados en la libertad de expresión. Saber administrar el poder y la soberbia también es responsabilidad de los medios de comunicación.

Las redes sociales, en especial Twitter, son plataformas en que los egos y la soberbia intoxican nuestra sociedad. No sólo se utilizan para informar o comentar, sino también para destruir, desprestigiar y mentir. El poder de las redes sociales exacerba conductas antisociales y, desgraciadamente, sus algoritmos de difusión las potencian aún más. Llegará el día en que deberá existir mejor regulación si las empresas tecnológicas no son capaces de autorregularse.

El Presidente electo Gabriel Boric ha mostrado templanza y humildad, lo contrario a la soberbia. Ha bajado el nivel de polarización y se ha referido expresa y directamente en la necesidad de “no idealizar a nadie y en eso, por cierto, me incluyo”. Se necesita hacer pedagogía. No dar nada por sabido y ni pensar que chilenas y chilenos estamos preparados para asumir cuotas de poder, por muy pequeñas que estas sean.

La cultura republicana se ha ido perdiendo y la educación, centrada en pasar materias, no colabora en su recuperación. Tampoco se trata de reinstalar el ramo de “Educación Cívica”. El desafío consiste en que el sistema educacional permita instancias reales de experimentación y que se viva la participación, entendida como la nueva convivencia y ciudadanía.

El mejor antídoto para la soberbia es mirar nuestro entorno, a través de los ojos de los demás y no simplemente por medio de los ojos propios. Sólo así podremos ejercer la “miserable cuota de poder” que pudiéramos tener, con humildad y sin soberbia.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

2022: valores de arriendos de propiedades al alza ( Por Sandra Betancur, subgerente del área de Arriendos de Propiedades de Tattersall GDA )  

Publicado

on

Por

 

Luego de que el Banco Central diera a conocer su nueva tasa de política monetaria, lo que conlleva mayores tasas de interés a la hora de optar a un crédito hipotecario, el mercado de arriendo de propiedades se ha visto notoriamente alterado -a partir de octubre y noviembre del año pasado- a causa de esta nueva medida del ente emisor. Esta tendencia observada desde hace varios meses parece continuar durante el primer trimestre de 2022, definitivamente los valores de los arriendos están al alza.

Son muchas las personas que han visto frenados sus procesos de compra de una propiedad, producto que las tasas han subido drásticamente y las condiciones del crédito se han puesto más estrictas. Muchos chilenos han postergado esta decisión tan importante en la vida de las personas, ya sea para habitar en ella o como inversión. Definitivamente las nuevas políticas provenientes del Banco Central se transforman en una barrera importante para que muchos puedan cumplir su sueño de la casa propia, por esta razón los arriendos tomaron fuerza en este contexto.

El alza en las tasas de interés ha provocado un freno en la movilidad del arriendo, todas esas personas que estaban avisando que iban a entregar una propiedad, porque estaban pensando en comprar, detuvieron su decisión de salida. Esto genera una baja de stock en propiedades en arriendo.

Así lo demuestra el estudio realizado por Yapo.cl, en donde en los últimos meses la caída en los avisos de arriendos de propiedades bajó un 44% con respecto al periodo previo del anuncio de estas medidas. Nosotros en Tattersall GDA, también observamos este fenómeno de manera acentuada en el mercado de casas donde la falta de oferta a elevado los valores con un precio que fluctúa entre un 30 a un 35% adicional en comparación con el 2020, previo a la pandemia. Y se condice con el aumento de un 20 a un 30% en los valores de departamentos de mayor metraje en arriendo.

Sin duda alguna, esto se debe a muchos factores, donde se incluye el teletrabajo, la búsqueda de espacios más grandes con terrazas y patios más amplios para tener una mejor calidad de vida ahora que se pasa mucho más tiempo en el hogar. Pero también se debe a que la industria inmobiliaria no vio venir esta situación que el mercado nos está demandando. Debemos adaptarnos y tener una capacidad de respuesta y de asesoramiento para nuestros clientes. Por ejemplo, hoy estamos viendo la necesidad de que las personas están buscando espacios más grandes, departamentos de 3 o 4 dormitorios, pero actualmente los proyectos en construcción siguen preponderando el departamento de 1 o 2 piezas. Tenemos las herramientas para ser capaces de identificar y señalar lo que las personas están buscando. Ahí está la clave de nuestra diferencia. Por esta razón es importante que las personas que buscan invertir en inmuebles para arrendar estén asesoradas por expertos, para no cometer errores de principiantes y estar al tanto las últimas tendencias del mercado.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

La cooperación en el nuevo ciclo político ( Gonzalo Vial Luarte, Director Ejecutivo Fundación Huella Local  )       

Publicado

on

Por

 

Como representantes de la sociedad civil queremos destacar el compromiso realizado por el presidente electo Gabriel Boric en términos de fortalecer a los organismos sociales y de fomentar las alianzas público-privadas.

Tras el contundente triunfo sobre José Antonio Kast, Boric agradeció el trabajo de las organizaciones sociales “que vienen luchando por un Chile más justo y digno”. Asimismo, en su programa de gobierno menciona que es necesario mejorar las condiciones de los movimientos y organizaciones sociales para propiciar una mayor profundidad del proceso democrático.

En su primer discurso como presidente electo, Boric mencionó que estará abierto a sumar ideas, abrir puertas y a tender puentes desde todos los sectores, además que aludió a la cooperación del mundo empresarial. “Yo creo en la socialdemocracia y en la colaboración del sector público y privado y no me gustan las hegemonías de ningún sector”, dijo el diputado durante el último debate televisivo.

Las alianzas público-privadas han sido históricamente un gran aporte a las inversiones del país. Entre 1990 y 2016, Chile adjudicó 197 proyectos por un valor aproximado de USD 69.400 millones en los sectores de transporte, energía, agua y servicios, de acuerdo a datos del BID. Por el otro lado, las organizaciones de la sociedad civil suman más de 319 mil entidades al año 2020 y el sector representa el 2,1% del PIB, generando cerca de 310.000 empleos remunerados y voluntarios, lo que es equivalente al 3,6% de la población económicamente activa del país, según cifras del Centro de Políticas Públicas UC.

Las organizaciones de la sociedad civil y las alianzas público-privadas que aquellas impulsan cumplen un rol fundamental en acortar la enorme brecha de desigualdad en nuestro país. En lo particular, como fundación nos motiva reducir las desigualdades territoriales. Mientras existen municipios que administran más de $1.200.000 de presupuesto per cápita, hay otros que administran menos de $150.000, sin capacidades para elaborar proyectos de inversión, con fuerte dependencia del fondo común municipal y sin alianzas institucionales con el sector privado. Estos municipios necesitan un apoyo frente a esta inequitativa repartición de recursos.

De esta manera, conectamos a los municipios con empresas privadas insertas en el territorio para que, a través de ese apoyo, las municipalidades con menos recursos y escasa dotación profesional puedan atraer inversión pública – proyectos de agua potable rural, pavimentación, equipamiento público – destinada a mejorar la calidad de vida en esos territorios. Gracias a esta colaboración entre los gobiernos locales, las empresas privadas y las comunidades, los territorios más rezagados han recibido USD$15,6 millones de inversión pública.

En este nuevo ciclo político, creemos profundamente en las alianzas público-privadas donde la sociedad civil actúe como brazo armado en la ejecución de buenas políticas públicas. Tenemos plena confianza de que las organizaciones de la sociedad civil pueden ser un gran aporte como articuladores confiables en pos del desarrollo y en la reducción de brechas. Hacemos eco del llamado del presidente electo Gabriel Boric, a que se escuchen las partes y que solidariamente dejemos nuestras trincheras para ponernos de acuerdo en un modelo de Estado que promueva el desarrollo equitativo de su gente y sus territorios.

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA