Connect with us

OPINIÓN

Acuerdos para el bien común ( por Rodrigo Rojas Veas, Rector Sto Tomás, Copiapó)

Publicado

on

 

Hace un mes escribí que el debate en el país se había tornado estéril e inconducente. Transcurrido este tiempo la impresión se confirma. Existen abundantes ejemplos que podemos encontrar en la “opinión publicada”, que dan cuenta de que pese a la evidente necesidad de establecer acuerdos para afrontar temas de alta importancia para el ciudadano de a pie, los actores responsables de construir los pactos se demuestran reacios y lejanos a este fin.

El plantear acuerdos y promover la cooperación ha adquirido una concepción abyecta. Estamos presos de un maximalismo difícil de entender en un marco apremiante en todos los planos. La realidad sanitaria con todas sus derivaciones impone que las sociedades definan prioridades, diseñen hojas de ruta para trabajar en pos de estas y construyan mínimos comunes que permitan capear la emergencia que todos enfrentamos a diario.

Los responsables aparecen enquistados en posiciones antagónicas y sin mayor voluntad que las buenas intenciones declaradas desde hace demasiado tiempo. La necesidad de mejorar las pensiones de muchas personas, de aunar criterios para cuidar la salud en esta segunda ola que nos afecta, de preservar y recuperar los empleos, de no afectar más a niños y jóvenes en sus aprendizajes, son todas razones más que suficientes para aconsejar el dialogo y la toma de acuerdos. Sin embargo, esto se ve difícil y a ratos casi imposible. La dilación para acordar medidas y políticas públicas, en aras de que casi todo se discutirá más adelante como si las necesidades pudieran esperar, son una apuesta de soluciones mágicas que el mundo político gusta de exhibir y que rara vez resultan en soluciones reales y efectivas para la población.  Yuval Noah Harari, uno de los intelectuales más relevantes de la actualidad critica el manejo del mundo político en esta pandemia, señalando que “Una de las razones de la diferencia entre el éxito científico y el fracaso político es que los científicos han cooperado a nivel mundial, mientras que los políticos han tendido a pelear entre sí. Trabajando bajo una enorme presión e incertidumbre, los científicos de todo el mundo han compartido libremente la información y se han apoyado en los descubrimientos y conocimientos ajenos. Muchos proyectos de investigación importantes han sido realizados por equipos internacionales…”.

El resultado de esta cooperación es la producción en masa de vacunas eficientes que hoy representan la gran esperanza en la lucha contra el Covid.

¿Nos convendría entonces seguir el ejemplo de la ciencia… o es muy ingenuo aspirar a esto?

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Reactivación educativa integral ( Carlos Guajardo Castillo, Director Pedagogía en Educación General Básica UCEN)

Publicado

on

Por

 

En educación están pasando cosas. Teniendo en cuenta algunas problemáticas como la ‘escases’ de profesores en las distintas regiones de Chile y la falta de interés por estudiar pedagogía, se suma una peligrosa desmotivación generalizada en el ejercicio, provocando un aumento de licencias médicas y hasta la deserción de aquellos docentes que simplemente, ya no pueden más.

 

Estamos a un mes para que los estudiantes de enseñanza media rindan por primera vez la Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES), que trae consigo una serie de cambios para la mejora y la equidad de tantos jóvenes que desean cursar una carrera universitaria. No olvidemos también la importancia de garantizar una educación universitaria gratuita, principalmente en sectores que no tienen la oportunidad de pagar una carrera profesional. Si fuera poco, están también los actos de violencia que persisten al interior de los colegios, lo que, mezclado con falta de infraestructura y condiciones mínimas para operar, las vuelven una verdadera bomba de tiempo.

 

Para ello, es crucial contar con un magisterio cooperativo y un ministerio empoderado, capaz de transmitir comunicacionalmente las proyecciones y políticas educativas; ser una entidad que no solo responda a lo ‘sectorial’, sino que, se involucre interdisciplinariamente con las demás áreas del saber: economía, salud, transporte, derechos humanos, etc. Las universidades también deben hacer lo suyo, acercándose mucho más a las escuelas y la sociedad civil, ya que es juntamente desde dicho escenario donde se pueden producir relevantes cambios.

Nunca es tarde para resarcir aquellos factores favorecedores y obstaculizadores entre todos y todas. Finalmente, así son los aprendizajes. La sociedad actual es compleja, y ante ello, se debe abordar de manera holística, y no fragmentada como siempre se nos ha enseñado.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Revaloricemos la educación ( Marcelo Trivelli , Fundación Semilla )

Publicado

on

Por

 

Las cifras entregadas por el Ministerio de Educación sobre la deserción escolar en el año 2021 indican que cerca de 40 mil niños, niñas y jóvenes en edad escolar abandonaron sus estudios en el último año, de ellos, un 53% son hombres y el 46% mujeres. Este número sólo se refiere a aquellos que, habiendo estado dentro del sistema, no se matricularon ese año.

Muchos otros estudiantes simplemente no asisten. El ausentismo es la principal causa de déficit en el aprendizaje de contenidos y desarrollo de habilidades socioemocionales. Según Fundación Presente, uno de cada tres estudiantes tiene ausentismo crónico, es decir falta a clases un mes o más al año.

Las tres principales causas que explican la deserción y el ausentismo son, sentirse o estar siendo agredidos por sus pares (matonaje) o desvalorizados por uno o más profesores, no contar con condiciones para asistir a clases (ser cuidadores de un familiar, tener que trabajar, etc.) o falta de valoración de la educación por parte del estudiante y/o de su familia.

Recordemos que la obligatoriedad en la educación fue contemplada por primera vez en Chile en la ley N°3.654 del 26 del año 1920 que establecía que “a falta de cumplimiento que se refieren a las obligaciones de los padres o guardadores con respecto a la matrícula y a la asistencia escolar, será penada: a) Con amonestación verbal; b) Con multa de dos a veinte pesos, o prisión de uno a diez días, si pasados quince después de la amonestación no se ha cumplido todavía con la lei; y c) En caso de reincidencia, con pena doble de la anterior, precedida de amonestación hecha con quince días de anterioridad”.

Y continuaba: “La misma pena señalada en el inciso primero del artículo precedente sufrirá el director de fábrica o taller que acepte como trabajadores a menores de dieciséis años que no hayan cumplido la obligación escolar”.

La suspensión de clases presenciales por la pandemia de COVID-19 ha demostrado que la escuela juega un rol fundamental en la socialización; el aprender a vivir en comunidad y compartir con otros niñas, niños y jóvenes. En otro ámbito fue una buena decisión del Ministerio de Educación suspender la aplicación del SIMCE que ha terminado siendo un instrumento de discriminación más que un aporte al aprendizaje de las y los estudiantes.

Actualmente la educación básica y media son obligatorias, sin embargo, no existe política pública que haga a padres, madres y/o apoderados, ni al Estado hacer cumplir la ley resguardando el interés superior del niño, niña o joven. Por tanto, nadie se hace cargo efectivamente de la exclusión escolar.

En el caso de la educación, aplica el refrán popular que dice: “lo que por conocido se calla, por callado se olvida”. Y a eso podemos agregar que el discurso hegemónico, pero equivocado, de estos días es que en Chile la educación es de mala calidad. Hay problemas, sí, pero la educación es mucho más que el rendimiento en pruebas estandarizadas.

Quienes trabajamos en educación tenemos el desafío de revalorizar, resignificar y volver a dignificar la escuela como el lugar donde se aprende a convivir y también se aprenden materias. Por el interés superior del niño, niña y joven, la escuela debe valorarse como un lugar de convivencia y bienestar de las comunidades educativas.

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«Las certificaciones energéticas de las viviendas y edificios públicos» Por Francesca Figueroa, (Arquitecta, académica UCEN Coquimbo)

Publicado

on

Desde el año 2012 Chile pone en marcha 2 certificaciones energéticas para viviendas y edificios públicos. Estas son la CEV (calificación energética de viviendas) para casa propiamente tal y la CES (Certificación Edificio Sustentable). Ambas están basadas en modelos internacionales que buscan optimizar el consumo energético de calefacción y enfriamiento que requieren los espacios para su comodidad interior. Y consideran una etiqueta energética muy similar a las que hoy vemos en los electrodomésticos: A+, A, B, C, D, E o F en la certificación CEV; y Certificación Destacada, Sobresaliente o Edificio Certificado en la certificación CES.

En palabras simples, significa que, a la hora de comprar, arrendar o solicitar el diseño de una vivienda, podremos tener certeza de cuál será el gasto energético que requerirá y podremos escoger vivir en una casa A+, A, B, C entre otras. Con esto podremos tener una idea si en las cuentas de luz, agua, o gas nuestro consumo será de $10.000 o $50.000 a modo de ejemplo, ya que los diferentes parámetros estarán calculados de acuerdo a las especificaciones técnicas del proyecto.

Nuestras actuales certificaciones nacionales se basan en la británica BREEAM, la alemana Passivhaus y americana LEED. La más antigua de ellas es la de Reino Unido que data del año 1988.

La estrategia básica que consideran las certificaciones es la orientación de la vivienda o edificio, optimizando la luz y energía solar en las fachadas del volumen arquitectónico. Pese a que esto de la orientación norte, sur, oriente o poniente es un tema básico para quienes somos del área de la arquitectura y construcción, en Chile el mercado inmobiliario sigue diseñando viviendas consideradas «pobres energéticamente» y en algunos casos insalubres, ya que, al no tener una buena localización, ponen en riesgo la salud de quienes las habitan.

Muchos de los inmuebles que se proyectan en Chile nacen con errores de diseño desde el inicio, al considerar orientación sur de los espacios comunes o principales: living – comedor o dormitorios. Las familias que las ocupan, lo notan cuando rápidamente en su hogar aparecen problemas de hongos, humedades y la famosa «condensación».

Es por ello que la carrera de Arquitectura de la Universidad Central Región Coquimbo ha incorporado un electivo, que entrega las herramientas para diseñar de forma consciente en cuanto al gasto energético que genera el habitar un determinado espacio; y así, formar profesionales que permitan una construcción sustentable con su entorno y saludable para sus usuarios.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA

Para ventas contáctanos al mail: [email protected] , cel 9-97207672 , fono 522-524200

RADIO MARAY - Cobertura Regional en Atacama:


90.9 MHZ: Copiapó, Paipote, Tierra Amarilla, Nantoco, Chamonate, San Pedro, Piedra Colgada, María Isabel, Aeropuerto

93.1 MHZ: Vallenar, Freirina, Maitencillo, Hacienda Nicolasa, Ruta 5

101.9 MHZ: Caldera, Bahía Inglesa, Bahía Salada, Barranquilla, Puerto Viejo, Ramada, Rodillo, Obispito, Aeropuerto, Ruta 5 y el litoral.

98.3 MHZ: Los Loros, Campamento Caserones, San Antonio, Tranque Lautaro, Zonas rurales precordilleranas