PAÍS

Alerta sobre el uso de códigos QR: Ciberdelincuentes aprovechan su popularidad para cometer fraudes

Los códigos QR se han convertido en una herramienta ampliamente utilizada en restaurantes, tiendas y espacios públicos para ofrecer información de manera rápida y sencilla. Esta tendencia ha crecido debido a su facilidad de uso, permitiendo a los usuarios acceder a sitios web, menús, aplicaciones y promociones con solo escanear un código.

Sin embargo, la popularidad del uso de los códigos QR ha atraído la atención de ciberdelincuentes, quienes buscan explotar esta herramienta para cometer fraudes. Alberto Nishiyama, periodista experto en tecnología, advierte sobre esta amenaza conocida como «quishing», que combina el uso de códigos QR con técnicas de phishing para engañar a las personas y robar sus datos personales.

El quishing opera de manera simple pero efectiva: al escanear un código QR, los usuarios pueden ser redirigidos a sitios web o aplicaciones maliciosas donde se les solicita información personal o se les induce a descargar aplicaciones peligrosas mediante engaños.

Uno de los mayores peligros del quishing es su capacidad para engañar a los usuarios en situaciones cotidianas. Por ejemplo, Nishiyama explica que en una entidad pública, alguien podría decirnos que escaneando un código QR podemos adelantar un trámite, llevándonos a una página web falsa donde se nos pide ingresar datos personales.

Otra forma en la que los cibercriminales aprovechan el quishing es colocando códigos QR falsos en lugares públicos, como calles o paradas de autobús. Al escanear estos códigos, los usuarios son redirigidos a sitios web maliciosos o aplicaciones que pueden infectar sus dispositivos con malware.

Además, los atacantes pueden utilizar códigos QR para redirigir a las personas a sitios web de phishing donde se les solicita información confidencial, como contraseñas, números de tarjetas de crédito o datos de cuentas bancarias.

Recomendaciones para protegerse

Para evitar caer en estos engaños, Nishiyama recomienda utilizar aplicaciones oficiales para escanear códigos QR. Muchas veces, los smartphones, como los dispositivos Android, tienen un lector integrado (Google Lens) que permite ver una vista previa de la dirección a la que nos dirigirá el código, ofreciendo una capa adicional de seguridad.

Es crucial desconfiar de cualquier QR que encontremos en la calle o en lugares públicos no autorizados. Antes de escanear un código, debemos asegurarnos de que proviene de una fuente confiable y oficial. No debemos instalar ninguna aplicación que nos haya sido sugerida a través de un código QR desconocido.

En un mundo cada vez más digitalizado, estar informado y tomar precauciones es fundamental para protegerse de las amenazas cibernéticas que evolucionan constantemente.

Mostrar más
Botón volver arriba