Connect with us

OPINIÓN

Comunicación crítica, a prueba en tiempos de crisis : Por Giorgio Cuneo, Director de Ventas para empresas, Motorola Solutions

Publicado

on

Pareciera que han pasado años, pero en realidad son sólo meses. Desde el 18 de octubre de 2019, cuando todo parece haber cambiado para Chile, los hechos se han sucedido con una velocidad que asombra y la situación de incertidumbre se ha ido convirtiendo en un estado mental casi permanente para esta generación.

Aún no levantábamos la cabeza tras el impacto económico del estallido social y, ahora, el shock de la peor pandemia que afecta al mundo desde principios del siglo XX termina por poner de rodillas a nuestra economía, tal como ocurre en todos los rincones del mundo.

La situación es compleja, pero la única opción descartable en estas circunstancias es inmovilizarse. Esa máxima puede aplicarse en todos los ámbitos, incluso en lo relativo a una arista tan específica como las comunicaciones. Partamos por revisar y actualizar los conceptos y herramientas con que abordamos la protección de nuestra infraestructura crítica y la mantenemos conectada al resto del país.

A nuestro juicio, las lecciones —parciales, por cierto— que podemos esbozar hasta ahora nos orientan hacia una mirada cada día más amplia de estos conceptos. La comunicación crítica no deberíamos seguir entendiéndola como un ámbito reservado para las agencias de seguridad y protección civil, sino llevar ese enfoque al sector privado, principalmente hacia las actividades e instalaciones que forman parte de la espina dorsal de nuestra estructura productiva.

Sin duda en estos momentos no existe mayor prioridad que la salud y vida de los chilenos, pero ¿cómo asegurarnos que también el entorno productivo esté dotado de comunicaciones que le permitan comunicarse en momentos críticos?

Para lograr una correcta ejecución de los sistemas de comunicación crítica, se deben conjugar varios aspectos que deben funcionar de manera armónica, partiendo por el diseño del sistema, el cual debe ser producto de un conocimiento profundo del entorno y del modelo de operación de la instalación que se pretende servir; dicho diseño debe considerar equipamiento de los más altos estándares de fabricación, sin embargo, nada de eso será suficiente si no se consideran todos los análisis de riesgos y de fallas que puedan afectar al sistema, con lo cual se refina el diseño y se agregan las redundancias necesarias para cubrir la mayor cantidad de posibles eventos no deseados.

Ya lo hemos visto en varias ocasiones, cuando ocurrió el terremoto de Tocopilla o en los efectos del invierno altiplánico del año 2019, y las instalaciones de ciertas faenas de la gran minería lograron seguir operando con seguridad para sus trabajadores gracias a que contaban con dispositivos de comunicación crítica. Mientras el norte del país quedó incomunicado, la minería siguió operando como el único cordón que unía sus faenas, las comunidades circundantes y el resto del mundo.

Ese enfoque, por cierto, es perfectamente aplicable a otras actividades cruciales que se insertan en comunidades aisladas —y que necesitan seguir comunicadas— o que prestan servicios con efectos multiplicadores en otras dimensiones del funcionamiento del país: puertos, aeropuertos, carreteras, trenes, cadena logística en un sentido amplio, lugares de acopio de alimentos, centros de distribución de combustibles, etc.

Si algo nos ha enseñado esta crisis es que los servicios de comunicación, por sofisticados que sean, no pueden resolver por sí solos los problemas, pero si se interrumpen las comunicaciones, no puede haber solución.

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«Pobreza: la peor de las violencias contra la mujer» Por Solange Veloso, (Hogar de Cristo)

Publicado

on

Hay tantas violencias distintas contra la mujer, pero no hay ninguna más feroz que la pobreza, porque involucra todas las demás.

De esas violencias, como directora de operación social territorial del Hogar de Cristo, conozco más de las que quisiera. A modo de tributo en el Día Internacional para Eliminar la Violencia contra la Mujer, quiero comentar algunas de ellas, que tienen cara y nombre. Pero antes explico el sentido de este conmemoración que este viernes 25 de noviembre marca el comienzo de la Campaña Únete de la ONU, la que abarca 16 días y culmina con el dedicado a los Derechos Humanos.

“La chica bomba”, Alejandra (48), vive en situación de calle desde la infancia. Su historia parece sacada de una novela de Nicomedes Guzmán. “Yo caí en las drogas, porque yo, señorita, fui abusada por mi propio hermano y quedé embarazada cuando tenía 11 años. Ahí nació mi primera hija, que fue criada por mi tía Sabina con quien nunca más tuve contacto”. Alejandra tuvo otros dos hijos y el día más feliz de su vida fue cuando conoció a uno de ellos, al que ha visto sólo dos veces. De su día a día, en calle, dice: “Quiero tener un baño digno donde poder bañarme como la gente, donde nadie la esté mirando a una, donde uno pueda defecar tranquila. Porque si no se ha dado cuenta, todos defecan por aquí”.

Si el caso de Alejandra impacta, el de Cecilia demuele. “No alcancé a salir, porque, cuando me iba a parar, él me tiró bencina encima. Y, al segundo, me prendió fuego. Fue porque no quise tener relaciones con él. Le dije que éramos sólo amigos, aunque  viviéramos en el mismo ruco. De ahí, no supe más de mí en seis meses”. Así recuerda esa fatídica noche de hace tres años. Cecilia (35) vivió durante diez años de forma intermitente en situación de calle, deambulando entre la casa de su mamá y la intemperie. Hoy está en una hospedería del Hogar de Cristo, tiene el 65% del cuerpo quemado, le amputaron tres dedos de una mano a causa de las quemaduras y espera a un tercer hijo al que piensa dar en adopción.

No existe manifestación más cruda de la pobreza que la vida en calle. Y en el caso de las mujeres esa realidad se amplifica en materia de vulneraciones, porque ser pobre, no contar con un techo, tener problemas de consumo, no saber leer ni escribir, venir de un país aún más pobre y ser mujer es lo que los estudiosos llaman “interseccionalidad”. Una suma de condiciones que profundizan la desigualdad y la violencia. Quizás recuerden a Joane Florvil, una migrante haitiana de 27 años, que murió porque nadie entendió por qué había dejado a su hijita, supuestamente abandonada. Fue injustamente acusada y murió de una crisis hepática, golpeándose contra las paredes de la celda donde la habían encerrado.

La violencia contra la mujer no es solo el golpe que le propina su pareja, o un agarrón en la micro, o la manipulación de un explotador sexual, es sobre todo la pobreza. Los invito a leer el estudio “Ser Niña en una Residencia de Protección en Chile”, que Hogar de Cristo publicó en 2021, porque describe a la perfección de qué hablo.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

«Remuneraciones en UF: ¿Estamos preparados?» Por Christian Acuña-Opazo. (Académico. U.Central Coquimbo)

Publicado

on

Según el Banco Central de Chile, la Unidad de Fomento (UF) es un índice de reajustabilidad de acuerdo a la variación que experimenta el Índice de Precios al Consumidor (IPC), permitiendo preservar el poder adquisitivo del dinero. La UF fue creada en 1967 durante el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva, con el propósito de revalorizar los ahorros de acuerdo con las variaciones de la inflación, así el dinero ahorrado en bancos mantendría su valor (poder adquisitivo). Hoy el escenario es distinto, prácticamente el 30% de los gastos están indexados en UF, tales como créditos bancarios y arriendos, entre otros.

Luego del período 2020-21 (post-pandemia), los chilenos se han visto afectados por la inflación, que ha endurecido el bolsillo de las personas. A septiembre del 2022, la inflación acumulada es del 10,8% y en los últimos 12 meses, este porcentaje llega al 13,7%; el mayor nivel en 27 años. Bajo este escenario, la sensación de las personas es que sus remuneraciones no les permiten acceder a los productos y servicios como años o meses atrás, ya que los precios se han reajustados aceleradamente. Pero, ¿cómo amortiguar sus efectos negativos? ¿pueden las empresas definir las remuneraciones de los trabajadores en UF?

El tejido empresarial chileno, en particular las pymes, por lo general no tienen la capacidad de definir las remuneraciones en UF, ya que esto impactaría directamente en los costos operacionales, trasladando estos costos a los precios de los productos o servicios. Esto último no sería conveniente para la economía por dos razones principales: no se alinea con la generación actual de puestos de trabajo e impacta directamente en los costos, por ende, en los precios finales.

Este escenario inflacionario debería disminuir hacia 2023-24, sin embargo, nada asegura que en un futuro plazo no tengamos nuevamente procesos inflacionarios, por lo que un análisis de medidas que permitan aliviar esta carga y mejorar la sensación de poder adquisitivo, se hace cada vez más urgente.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

INDH sin presupuesto ( Patricio Urquieta Garcia, ex Intendente Región de Atacama )

Publicado

on

Por

Desde hace tiempo que las actuaciones del Instituto Nacional de Derechos humanos (INDH) enrarecieron el ambiente de justicia en Chile.  Lo que todo el mundo ha visto – salvo los activistas digitales y mediáticos de la izquierda – es que los delincuentes, nacionales y extranjeros, han encontrado un aliado institucional financiado por todos los chilenos: el INDH.  Cuando un policía emplea el arma de servicio ante un ataque en su contra, el INDH interviene por violación de derechos humanos; y si un extranjero es condenado por un delito, y por ello expulsado del país, el INDH recurre para evitarlo.

 

Pocas personas perciben la utilidad del trabajo del INDH. Es más, los chilenos se sienten perjudicados.  En un contexto de aumento de la percepción de inseguridad – y ausencia de fuerza pública, como dijo F. Villegas en “Insurrección” –, la Cámara Baja decidió negarle el financiamiento a esta institución, y el INDH afirmó que era un síntoma del negacionismo y un golpe a la democracia. Sin embargo, la reflexión ausente del INDH sobre esta expresión parlamentaria revela su desconexión con la opinión pública.

 

El legítimo rol que debe cumplir el instituto, en la práctica se ha reducido a presentar el mundo al revés. La gente advierte una persecución a carabineros y gendarmes por hacer su trabajo; y que quienes cometen los delitos, son tratados como víctimas.  Ello, por un lado, a partir de una opinión mediática sesgada – y a la postre falsa, como las supuestas violaciones de derechos humanos desestimadas por los tribunales o las denuncias de detenidos desaparecidos que pronto aparecieron como informó su propio (ex) Director –, y por otro, como resultado de una estrategia judicial al servicio de una versión carente de sentido común.  La gente vio que tanto la opinión como la versión señaladas, responden con claridad a una ideología (izquierda), y a la opinión del imputado (héroe ad hoc).  Así, la percepción de muchos es que el actuar del INDH, lejos de contribuir a la reclamada solidez institucional de las policías, interfiere con las instituciones de seguridad, y mina el anhelo de justicia.

 

Los chilenos necesitan instituciones policiales sólidas para enfrentar el delito.  La mejor opinión pública sobre Carabineros revela que los chilenos los necesitan, y que su fortalecimiento y modernización es una urgencia nacional.  Por ello, esperamos que el Presidente Boric colabore – más que con palabras de apoyo que nadie cree – agilizando la aprobación de la agenda de seguridad que viene del Gobierno anterior.

 

 

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA

Para ventas contáctanos al mail: [email protected] , cel 9-97207672 , fono 522-524200

RADIO MARAY - Cobertura Regional en Atacama:


90.9 MHZ: Copiapó, Paipote, Tierra Amarilla, Nantoco, Chamonate, San Pedro, Piedra Colgada, María Isabel, Aeropuerto

93.1 MHZ: Vallenar, Freirina, Maitencillo, Hacienda Nicolasa, Ruta 5

101.9 MHZ: Caldera, Bahía Inglesa, Bahía Salada, Barranquilla, Puerto Viejo, Ramada, Rodillo, Obispito, Aeropuerto, Ruta 5 y el litoral.

98.3 MHZ: Los Loros, Campamento Caserones, San Antonio, Tranque Lautaro, Zonas rurales precordilleranas