OPINIÓN

“La deuda del Litio” Por Marco Alfaro (Director Escuela de Minería y Recursos Naturales, U. Central)

La explotación del Salar de Atacama por SQM no es sustentable y está lejos de serlo. La empresa explota las mejores leyes de las salmueras de litio (y potasio) en dos sectores de alta ley llamados MOP y SOP. En término minero, se está ‘floreando’ la mina, es decir, seleccionando las zonas de más alta mineralización. Al ritmo actual, estos sectores se agotarían cerca del año 2028. Fecha alarmante.

SQM tiene una recuperación metalúrgica del litio inferior a 45%, o sea, de una cierta salmuera (piscinas de agua con altas concentraciones sal) que tiene 1 kilo de litio, la empresa recupera menos de medio kilo de litio. Entonces ¿dónde queda el litio no recuperado? ¿se re-inyecta en el mismo salar? Hay tomar conciencia sobre la manera de la explotación de un recurso estratégico para Chile.

Es imprescindible la conformación de una comisión técnica de alto nivel, en la cual participen expertos en recursos y reservas mineras, hidráulicos y geólogos. Crear el ‘Atacama Lithium Valley’ donde converjan universidades y privados para investigar cómo mejorar la recuperación del litio. Esta comisión debe, entre otras, examinar el Salar a fondo. Hacer sondajes para conocer como varía el litio en distintas profundidades, algo que es desconocido. Nadie sabe qué tan profundo es el Salar. Sólo se sabe que existen 320 millones de toneladas de magnesio puro, para lo cual se debería estudiar la posibilidad de crear centros aprovechando las cualidades medicinales del magnesio y litio, pero hay un gigantesco potencial inexplorado.

Aún podemos explotar sectores más grandes con recuperaciones más altas de litio, pero con una exploración y estudio sistemático, para cumplir con la demanda sin condenar las proyecciones a futuro. Pero es clave invertir en investigación e innovación para garantizar sostenibilidad. Es la gran deuda que arrastramos.

Mostrar más
Botón volver arriba