Connect with us

OPINIÓN

Nuevo Plan Regulador Comunal: Una oportunidad para mejorar la calidad de vida de Copiapó ( Claudio Sáez Antuña, presidente del Comité de Vivienda de la CChC Copiapó )

Publicado

on

 

El colapso de nuestras calles durante los primeros meses de 2022, que coincide con la vuelta de parte importante de la comunidad a actividades presenciales, no debería sorprender a nadie. Aunque no es un fenómeno único y particular -es algo que se repite en las distintas ciudades del país y que está fuertemente enmarcado en un aumento explosivo de ventas de vehículos desde que comenzó la pandemia-, es cosa de hacer una revisión rápida de tendencias demográficas, necesidad por nuevas viviendas y crecimiento del parque vehicular, para comprender que la situación que se vive en Copiapó no es nada más que una conjunción de diversos factores que se están traduciendo en un costo para nuestra calidad de vida urbana.

Pero vamos por parte. Entre el 2002 (año que se realizó la última actualización del Plan Regulador) y el 2017 (año del último Censo) en Copiapó la población creció desde los 125.983 a los 153.937 habitantes, un crecimiento muy significativo, tomando en cuenta que porcentualmente representó un aumento de 19,25%, muy por sobre la media país que fue de un 16,26% durante esos quince años. Según el INE, además, proyectando la tendencia demográfica podríamos aumentar en un 12,6% más la población, llegando a 173 mil personas en este 2022.

Paralelamente, como una respuesta natural a lo anterior, ha existido -y sigue existiendo, incluso con más fuerza hoy en día- una importante demanda por nuevas viviendas, pasando de las 35.081 que existían en 2002, a más de 58 mil que tendríamos en 2022, lo que representa un 60% de crecimiento. En esta área también podríamos mencionar otras situaciones que están influyendo como la inmigración, la proliferación de campamentos, el déficit habitacional (que alcanzó las 14 mil unidades según Déficit Cero, influido especialmente por el allegamiento) y las nuevas tendencias sobre la adquisición de inmuebles, con familias de menor tamaño y personas que viven solas, que han impulsado la densificación.

Las consecuencias de una mayor población y la consiguiente y natural demanda por nuevas viviendas, ha sido un aumento considerable en el parque automotriz. Según la Dirección de Tránsito de la Municipalidad en 2021 se contabilizaron más de 53 mil vehículos particulares, dos mil de locomoción colectiva (taxis, colectivos, micros) y tres mil de carga pesada, estamos hablando de casi un auto por cada tres personas en nuestra ciudad, ¡una relación altísima!

A pesar de los esfuerzos que se han realizado durante las últimas administraciones municipales y gubernamentales para enfrentar esta realidad, hoy es evidente -a la luz del colapso de las principales vías urbanas y una incomodidad en la forma de habitar la urbe- que en nuestra ciudad existe una falta de planificación, una infraestructura vial insuficiente y un crecimiento inorgánico que está afectando seriamente el día a día de quienes vivimos en Copiapó.

Habría además que precisar que no todo se resolverá sólo con más obras, si queremos ser una ciudad que mire a un siglo XXI donde la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente son fundamentales, se debe impulsar con mayor fuerza el transporte público, lo que incluye fortalecer lo que existe con mayores alternativas, incentivar el uso de diversas formas de movilidad -incluyendo las ciclovías y zonas exclusivamente peatonales- y por qué no pensar en grande con un tranvía aprovechando las líneas del tren en desuso.

Volvamos entonces al 2002. Desde ese año que no se actualiza el Plano Regulador de Copiapó, a pesar del crecimiento de un 20% de la población, un 60% de las viviendas y más de un 50% del parque automotriz. Quizás suene a un tema muy técnico, pero este instrumento de planificación justamente tiene como objetivo generar un buen desarrollo urbano considerando las características propias del territorio y en ese sentido poder adelantarnos a los fenómenos multicausales que presionan el crecimiento de una determinada ciudad y afectan la calidad de vida de usted, de mí y de todas y todos; tendencias que ya podemos empezar a proyectar desde hoy hacia los próximos diez o quince años.

Esto es fundamental para evitar los colapsos que sufrimos actualmente, no podemos seguir actuando sobre la marcha, sino que, como lo hacen países adelantados en esta materia, llegar antes que el problema, lo que es más eficiente y tiene menores costos. Para eso será clave contar con una participación ciudadana masiva, transversal y comprometida en esta discusión sobre el nuevo Plan Regulador -en los talleres, charlas y presentaciones-, nadie conoce mejor los dolores de la ciudad y sus diversas zonas -los callejones, Paipote, la Chimba, el centro, el Palomar, los sectores altos, por nombrar algunas- que sus propios habitantes, conocimiento práctico que apoyado con datos duros y expertise técnica puede ayudar a desarrollar ese Copiapó que tanto queremos, pues si no participamos y llegamos entre todos a consensos, perderemos una oportunidad única que volverá a presentarse, en el mejor de los casos, en diez años más.

 

Continuar Leyendo

OPINIÓN

¿Cómo mejoramos la seguridad? ( Patricio Urquieta García, ex Intendente de Atacama )

Publicado

on

Por

La gente afirma que hay inseguridad porque faltan carabineros; que si están, no actúan, y que si actúan se arriesgan a perder su trabajo. En el fondo, la autoridad se tiene pero no se ejerce. ¿Por qué? El carabinero es una persona que está al servicio de los chilenos, pero al final de su jornada, al igual que todos, vuelve a su casa con su familia que también teme por la seguridad de él o ella. ¿Cómo lo solucionamos? La ciudadanía tiene un rol y no es el de mero espectador.

 

Primero debiéramos reflexionar sobre el por qué los carabineros se sentirían en riesgo. Mientras fueron oposición, varios integrantes del actual gobierno denostaron a carabineros, y hoy aquellos están a cargo de la seguridad pública junto a éstos. ¿El Gobierno es el único responsable? No. Mire las encuestas. Hay gente que le quitó apoyo a Carabineros. Lo hizo cuando apoyó el descontrol de octubre y justificó la violencia en contra de las instituciones policiales. Eran miles de personas “pacíficas” gritándole a los pocos (y valientes) carabineros que eran desafiados y atacados por cientos de delincuentes mezclados en las “manifestaciones”, en que más de algún ingenuo participante creyó una forma de expresar el descontento, sin saber que era parte de un plan de destrucción institucional. Por otra parte, además, la propuesta de nueva Constitución amenaza la historia y el futuro de Carabineros.

 

¿Cómo tenemos más acción de carabineros? La sociedad civil tiene un rol clave en esa tarea: defender activamente las instituciones de la República y especialmente a las instituciones policiales que permiten la convivencia democrática. Primero, respaldando su actuar dentro de la ley, y segundo, criminalizando al verdadero delincuente quien es el que con violencia persigue la destrucción de las instituciones republicanas para instalar la anarquía, tales como la primera línea y los narcotraficantes.

 

Si se normalizan los funerales de alto riesgo, los fuegos artificiales, los disparos al aire, los homenajes a la primera línea, se comete un atentado al sentido común. El lector seguramente pensará que rechaza esos hechos, pero lo cierto es que lo hace en la intimidad de su conciencia. El rol de mero espectador es insuficiente. Necesitamos una potente sociedad civil que apoye y defienda las instituciones de Chile. Comencemos por el rechazo al proyecto de nueva constitución.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Día del orgullo LGBTIQA+: comprometámonos a ser inclusivos ( Paula Araya, Gerente General de The Body Shop Chile. )

Publicado

on

Por

 

Recientemente se estrenó Lightyear, película de Disney Pixar que trata sobre una historia de aventuras y amistad que protagoniza Buzz Lightyear, uno de los personajes de la saga de Toy Story, filme del mismo estudio. Sin embargo, la cinta ha causado el revuelo suficiente para ser prohibida en al menos 14 países y tener a los cines advirtiendo a sus clientes sobre el contenido de “ideología de género”, a raíz de una escena en donde una pareja de mujeres se besa y luego se les muestra junto a su hijo.

 

En la actualidad, es decepcionante ver estas reacciones, más en vísperas del Día del Orgullo. Una fecha para conmemorar la primera manifestación pública de reivindicación de personas pertenecientes a la comunidad que lucha por estar dentro de una sociedad libre y diversa. Es un momento para reafirmar que nadie tiene motivos para avergonzarse o sufrir hostigamiento por su género, orientación o identidad. No obstante, para respaldar estas demandas, no basta solo con poner en el mercado productos con packaging coloridos. Es realmente necesario que las empresas crean y respalden los derechos del movimiento LGBTIQA+ y que sepan cuál es la realidad de sus colaboradores al interior de la empresa en este sentido.

 

Si el mundo privado quiere ser creíble cuando nos referimos a estas temáticas, al menos tenemos que conocer esas diferencias que hacen únicos a nuestros colaboradores y asegurarnos de promover un espacio laboral respetuoso e inclusivo, sin distinción.

 

The Body Shop ha sido una compañía que desde su fundación, hace más de cuarenta años, ha abogado tenazmente por los derechos de la comunidad LGBTIQA+. Y este mes aprovechamos especialmente de reafirmar nuestras creencias por el amor y la inclusión. Tras una encuesta respondida por 79 miembros de nuestro equipo en todo Chile, en donde el 20% se ha identificado como parte de la comunidad diversa, sentimos mucho orgullo de afirmar con seguridad que un 100% considera que se le respeta en el trabajo.

 

Además, de la misma encuesta pudimos recoger que de esas 79 personas, el 10% mantiene una condición de diversidad funcional, antes mal llamada discapacidad. Otro 10% se identifica como perteneciente a un pueblo originario o indígena; un 16,5% proviene del extranjero; y un 2,5% es afrodescendiente. No hay que olvidar que son nuestras diferencias las que nos hacen especiales y por nuestra parte, todos los días trabajamos por abrazar esas diferencias e integrarlas en nuestra identidad como compañía y grupo humano.

 

Que este Día del Orgullo, sea una instancia para reflexionar sobre cómo podemos materializar nuestro discurso a favor de la comunidad diversa y otros grupos que han sido históricamente discriminados y hostigados, en acciones y medidas concretas para mejorar la calidad de vida de cada persona que, como cualquiera, sólo pide un trato justo y respeto.

Paula Araya,

Gerente General de The Body Shop Chile.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Cómo afecta la inflación a los más pobres entre los pobres ( Por Juan Cristóbal Romero, director ejecutivo del Hogar de Cristo)

Publicado

on

Por

 

La inflación que está viviendo el país nos está pegando duro como a todas las familias chilenas, obligadas a ajustar sus presupuestos para lograr salir adelante cada mes. Nosotros estamos en ese mismo esfuerzo de ajuste para sostener la operación regular de nuestros programas que atendieron el año pasado a más de 33.400 personas en extrema vulnerabilidad, abandono y pobreza, y a las que no podemos dejar en la indefensión.

Se trata de adultos en situación de calle, con discapacidad mental, con consumo problemático de alcohol y otras drogas; de adultos mayores, de niños, niñas y adolescentes excluidos del sistema escolar, de lactantes y párvulos de los territorios más críticos del país, de los marginados del mercado laboral.

El Hogar de Cristo en sus programas residenciales es igual que una casa, con el agregado de que alberga a los más pobres entre los pobres, y eso significa alimentarlos, abrigarlos, darles atención especializada en muchos casos, trasladarlos a sus controles médicos y a todo tipo de trámites.

Hasta mayo habíamos cumplido a cabalidad nuestro presupuesto. Sin embargo, el alza del IPC –conocido y padecido por todos– hace suponer que la variación de precios superará el 11% anual, lejos de lo habíamos presupuestado. Esa diferencia nos está golpeando duro, sobre todo la fuerte alza de los precios de los alimentos. Y de los gastos básicos: del combustible, tan necesario para pasar este tan frío invierno, y de los productos de aseo y sanitarios, porque la emergencia por COVID-19 no amaina.

Así, hemos tenido que suspender algunos proyectos para ahorrar y contener el incremento del gasto, y hacer esfuerzos de creatividad para allegar nuevos ingresos.

Otro desafío 2022 tiene que ver con el fortalecimiento del vínculo con las autoridades del nuevo gobierno, que –como era de esperarse– ha demorado su instalación, retrasando estas coordinaciones. También se está postergando la agenda legislativa y de avances administrativos a la espera del resultado del plebiscito de salida con la nueva Constitución.

Son tiempos de espera, pero sobre todo de inflación, un fenómeno que las actuales generaciones desconocen y que no sólo afecta al Hogar de Cristo. Sabemos que otras fundaciones, con operación residencial, están padeciendo problemas similares.

Nosotros tenemos 30 jardines infantiles y salas cuna en todo el país, los que atienden a 8 mil niños en sectores vulnerables; en las hospederías hay más de mil 500 camas que cada noche reciben a personas que viven la pobreza más cruda, la de la calle. A ellos nos debemos, y a la defensa de sus derechos y necesidades básicas

Desde hace años hacemos un ejercicio de transparencia, que es lo que pide la sociedad y nuestros socios y colaboradores, publicando una detallada Memoria anual, que da cuenta de todos los aportes que recibimos y de cómo se utilizaron en los distintos programas a lo largo de Chile. La del 2021 ya está disponible en www.HogardeCristo.cl. Es digital y clarísima. Detalla cuánto cuesta la manutención mensual de cada una de las personas que atendemos.

Esos números ayudan a dimensionar lo compleja que está resultando nuestra operación, con una inflación que se incrementa mes a mes y golpea a nuestros donantes, chilenos comunes y generosos, cuyo aporte mensual promedio es de 7 mil pesos. Ellos y nosotros estamos lidiando con el alza del costo de la vida, pero amamos la vida y, por eso, sabemos que los más pobres necesitan que nos esforcemos y sigamos trabajando por ellos con la ayuda y creatividad de todos.

 

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA

Para ventas contáctanos al mail: [email protected] , cel 9-97207672 , fono 522-524200

RADIO MARAY - Cobertura Regional en Atacama:


90.9 MHZ: Copiapó, Paipote, Tierra Amarilla, Nantoco, Chamonate, San Pedro, Piedra Colgada, María Isabel, Aeropuerto

93.1 MHZ: Vallenar, Freirina, Maitencillo, Hacienda Nicolasa, Ruta 5

101.9 MHZ: Caldera, Bahía Inglesa, Bahía Salada, Barranquilla, Puerto Viejo, Ramada, Rodillo, Obispito, Aeropuerto, Ruta 5 y el litoral.

98.3 MHZ: Los Loros, Campamento Caserones, San Antonio, Tranque Lautaro, Zonas rurales precordilleranas