Connect with us

MUNDO

Sigue la tensión en Ucrania: ¿Cuáles son las verdaderas intenciones de Rusia?

Publicado

on

El despliegue de decenas de miles de soldados rusos a zonas cerca de la frontera ha encendido las alarmas en Europa.

¿Riesgo inminente de invasión o intimidación para imponer sus puntos de vista a Occidente? Las tropas rusas concentradas en la frontera de Ucrania ofrecen a Moscú un amplio abanico de opciones, según los expertos, que creen más probable una intervención militar selectiva que una operación masiva.
El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, se reunió el viernes en Ginebra con su homólogo ruso, Serguei Lavrov, en un momento de máxima tensión entre Moscú, por un lado, y Washington y sus socios europeos, por otro.

Blinken advirtió que si Rusia cruza la frontera provocaría una reacción «rápida y dura» de Estados Unidos, que sospecha que Moscú quiere invadir Ucrania.
El Kremlin, aunque niega cualquier plan de ataque, insiste en que la desescalada requiere garantías escritas para su seguridad, en particular con respecto a la OTAN, que planea reforzar su presencia en esta zona de histórica influencia rusa.
En las últimas semanas Rusia ha desplegado varias decenas de miles de soldados, tanques y artillería cerca de la frontera ucraniana, con la ayuda de recursos militares procedentes del extremo oriental del país. Hace una semana, Ucrania anunció que había sufrido un ciberataque contra varios de sus ministerios.
En paralelo, varios buques rusos de desembarco de tanques y tropas abandonaron el Báltico en los últimos días y se dirigen al sur, probablemente hacia el Mar Negro.

Además, «los rusos han anunciado un ejercicio a gran escala en Bielorrusia, del 9 al 20 de febrero, en el que están trasladando todo tipo de material militar, aviones de combate, misiles antiaéreos, etc.», afirma William Alberque, director de investigación del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).
Como resultado, «Ucrania estará completamente rodeada por casi un centenar de grupos de combate conjuntos rusos», afirma: al norte, Bielorrusia, al sur, la presencia rusa en la península ucraniana de Crimea anexionada en 2014, y al este, el Donbas, sumido en una guerra con los separatistas prorrusos.
Factor climático
«Desde el punto de vista militar, Rusia se está preparando para toda la gama de eventualidades, desde la agitación psicológica -a través de medios cibernéticos e informativos- hasta una invasión masiva», señala Mathieu Boulègue, del «think tank» británico Chatham House.
Para Moscú, la cuestión ya no es «si», sino «cuándo» y «cómo» intervenir en Ucrania, dijo el experto, que cree que «Rusia solo está esperando una excusa».
Sobre todo porque Moscú está bajo la presión del tiempo porque es «difícil mantener a 85.000 o 100.000 soldados lejos de sus bases durante mucho tiempo. Hay que mantener su capacidad operativa y su despliegue tiene un coste logístico importante», señala Boulègue.
Además, está el factor climático. «En mi opinión, Rusia tiene una ventana de oportunidad ahora y hasta que las temperaturas empiecen a subir de nuevo en Ucrania.
A partir de la primavera, los vehículos blindados serían una pesadilla para maniobrar en terrenos empapados», dice William Alberque. Algunos servicios de inteligencia militar europeos, especialmente los franceses, son mucho más prudentes que los estadounidenses sobre las intenciones ofensivas rusas en Ucrania.
Los cuatro expertos entrevistados por AFP creen que la opción más probable es atacar objetivos estratégicos sin cruzar la frontera.

«Las fuerzas concentradas a lo largo de la frontera ucraniana no son suficientes para una invasión y ocupación masiva del país», dijo Pavel Baev, del Peace Research Institute de Oslo, recordando que «cuando la Unión Soviética invadió Checoslovaquia en 1968, envió al menos el doble de tropas que las que Rusia ha desplegado en la frontera ucraniana».
Según el investigador, la escalada adoptará más bien la forma de «ataques aéreos, contra los que Ucrania es vulnerable» debido a la falta de defensas aéreas y fuerzas aéreas fuertes. «Rusia no tiene interés en invadir Ucrania. El costo político y militar de ocupar ese territorio sería demasiado grande.
Putin no necesita esto para crear una forma de victoria», coincide Mathieu Boulègue. «Podría limitarse a utilizar fuego de artillería y ataques aéreos para decapitar los centros de mando y control ucranianos, para destruir su capacidad de represalia, sin tener que desplazar tropas rusas», añade.
Un análisis que también comparte Keir Giles, del Conflit Studies Research del Reino Unido. «Moscú puede lograr sus objetivos por muchos otros medios que invadiendo Ucrania.
Rusia ya ha conseguido su objetivo principal: empujar a Estados Unidos a discutir el futuro de la arquitectura de seguridad europea», afirma.

Fuente: Emol.com

Continuar Leyendo

MUNDO

Camión con 4 toneladas de perros y gatos muertos vuelca en carretera de México

Publicado

on

Según el conductor, los restos de los animales se trasladaban a una empresa dedicada a la distribución a establecimientos educacionales para prácticas estudiantiles. (más…)

Continuar Leyendo

MUNDO

Número de posibles casos de COVID en Corea del Norte supera los 2 millones

Publicado

on

La agencia estatal KCNA detalló que un total de 2,24 millones de personas (casi el 10 % de la población) han contraído fiebre y que 1,48 millones se han recuperado. (más…)

Continuar Leyendo

MUNDO

Los glaciares de los Andes han perdido el 42 por ciento de su superficie en 30 años

Publicado

on

Los glaciares de la cordillera de Los Andes perdieron el 42 por ciento de su superficie en los últimos 30 años, al encogerse desde 2.429 kilómetros cuadrados en 1990 hasta 1.409 kilómetros cuadrados en 2020, según un estudio divulgado este viernes por la iniciativa ambientalista brasileña MapBiomas.

Los glaciares en la región tropical de Los Andes se redujeron a casi su mitad en tres décadas, tanto en extensión como en volumen, como consecuencia de los cambios climáticos y de otros factores como los crecientes incendios en la Amazonía, según MapBiomas, iniciativa que mapea los cambios en el uso del suelo en Sudamérica a partir del análisis de imágenes de satélite y otras herramientas tecnológicas.

«Ese crecimiento sin precedentes en la pérdida de los glaciares puede ser atribuido a los cambios climáticos y a factores no climáticos como el aumento de los incendios forestales en los últimos años en la Amazonía, que generan carbono negro, elemento que puede acelerar el retroceso de las nieves», según el estudio.

MapBiomas es una iniciativa multidisciplinaria brasileña en la que participan varias organizaciones no gubernamentales, universidades y empresas de tecnología y que se dedica a mapear la cobertura del suelo y los cambios de uso del suelo en Suramérica, principalmente en Brasil y en la Amazonía.

En el estudio sobre la situación de las nieves en la cordillera suramericana participaron especialistas de Mapbiomas, de la Universidad Nacional Agraria La Molina (Perú), del Instituto de Pesquisas en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Perú) y del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE, Brasil).

Los resultados fueron destacados en un artículo publicado en la última edición de la revista científica Remote Sensing.

«Los glaciares de Los Andes tropicales están pasando por una rápida reducción, con potenciales impactos ambientales, culturales y económicos para las poblaciones locales», afirma el artículo.

Según Efrain Turpo, uno de los autores del estudio, además de los cambios climáticos generados por el efecto invernadero y que están acelerando el calentamiento global, la velocidad de pérdida de los glaciares en Sudamérica es consecuencia directa del carbono negro lanzado por los incendios forestales en la Amazonía.

Turpo agregó que la reducción de las nieves afecta la integridad de los ecosistemas que dependen del ciclo de agua, la agricultura, el abastecimiento de agua, la generación de electricidad y hasta el turismo.

Para María Olga Borja, otra de las coautoras, se muestra que la reducción de gases contaminantes lanzados por los incendios forestales se convirtió en algo urgente para Sudamérica.

«Es urgente que los gobiernos nacionales adopten medidas decisivas para combatir la crisis climática, incluyendo políticas y programas de mitigación de cambios climáticos, principalmente en cuencas con glaciares, para reducir los impactos de su derretimiento», alertó.

REDUCCIÓN POR PAÍS

De acuerdo con el estudio, el ritmo de pérdida de los glaciares de la región tropical de Los Andes, es decir los ubicados entre los trópicos de Cáncer y de Capricornio, es de 28,4 kilómetros por año, y los más afectados son los que están a menos de 5.000 metros del nivel del mar, que en 30 años perdieron el 80,25 por ciento de su área.

Por países, los más afectados proporcionalmente fueron los que cuentan con menos glaciares.

Perú, Bolivia y Ecuador son los países con mayores áreas de glaciares tropicales, con el 72,76 por ciento, el 20,35 por ciento y el 3,89 por ciento del total respectivamente. Los porcentajes de pérdida de glaciares en estos países fue del 41,19 por ciento para Perú, del 42,61 por ciento para Bolivia y del 36,37 por ciento para Ecuador.

Los países que les siguen con mayor porcentaje de glaciares en la región tropical de Los Andes son Colombia, con el 2,18 por ciento del total, Chile (0,78 por ciento)Argentina (0,04 por ciento) y Venezuela (0,01 por ciento). Pero las pérdidas de glaciares en porcentajes fueron del 96,9 por ciento para Venezuela, del 60,2 por ciento para Colombia, del 47,24 por ciento para Chile y del 45,47 por ciento para Argentina.

De acuerdo con el estudio, además de los impactos ambientales y económicos, ese derretimiento también provoca pérdida de bienes culturales, ya que los nevados son de especial valor para las poblaciones locales.

«Las poblaciones de los países andinos viven aún hoy una simbiosis única entre lo telúrico, lo emocional y lo natural, de modo que sus montañas nevadas forman parte de su visión de mundo y envuelven mitos, leyendas, y prácticas sociales y culturales ancestrales que sobreviven hasta hoy», explicó el sociólogo Raúl Borja Núñez, igualmente autor del estudio.

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA