Debido a la cancelación de la World Copper Conference 2020 en marzo, la consultora de mercados y organizadora del evento, CRU, decidió disponer tres webinar gratuitos sobre los efectos del Covid-19 en el mercado de los metales, informando acerca del contexto actual a los consumidores y actores de la industria.

En el webinar de cierre, la directora de Investigación y Estratégias para el mercado del cobre de CRU, Vanessa Davidson abordó el panorama global para el mercado cuprífero. La experta dividió el seminario en cuatro partes: la primera se enfocó en la actualización precios y stocks, mientras que en segunda instancia los efectos del coronavirus en la demanda del cobre en el corto y mediano plazo. Posteriormente expuso cómo la producción cuprífera ha sido afectada en minas y refinerías, para concluir con el balance de la cadena de suministros.

De acuerdo con la directora, “la demanda de cobre refinado mundial va a declinar en torno a 5% este año, representando la mayor disminución desde la década de 1970. China fue el primer mercado en ser afectado y el consumo de cobre cayó 22% en el primer cuatrimestre en comparación con el año pasado, considerando que muchos fabricantes se mantuvieron cerrados durante al menos dos semanas después del año nuevo chino y fueron gradualmente reincorporándose por el proyecto”.

En otra arista,sostuvo que gran parte de las pérdidas en minas y producción refinada han provenido de Latinoamérica, principalmente de Perú, Panamá y México.

En cuanto a la ejecución de proyectos, varias compañías del mundo han reportado cambios en la planificación con restricción en inversión y obras, mientras que otras han optado por paralizar de sus iniciativas.

Respecto a la proyección de precio del cobre, estimó que se mantendrá cercano a los US$5.000 la tonelada durante todo 2020. De acuerdo con Vanessa Davidson, el próximo año habrá recuperación de la producción, pero los precios se mantendrán similares. El repunte en el precio se consolidará entre 2022 y 2024, hasta llegar a US$6.600 la tonelada, US$650 por debajo de lo proyectado por el equipo de CRU antes de la aparición de la pandemia.

Precio tonelada de cobre

Electromovilidad

En la presentación, Davidson puntualizó que la demanda total de cobre para el mercado de vehículos eléctricos (incluyendo infraestructura, como la recarga), es esencial para continuar el crecimiento en la demanda de cobre.

De acuerdo con las proyecciones de CRU, la demanda cuprífera global exclusivamente destinada a la electromovilidad, incrementará de 417.000 toneladas en 2020 a 1.100.000 toneladas en 2025. Más adelante, en 2030,  alcanzará las 2.500.000 toneladas y cinco años más tarde, las 3.700.000 toneladas.

Un 25% de la demanda en electromovilidad se asociará a la infraestructura, segmento que incluye actualizaciones en la red de recarga, almacenamiento energético en baterías y sistemas para la recarga. El 75% estará vinculado directamente con el desarrollo de los vehículos eléctricos en sí.

China continuará siendo el mercado dominante en el  uso de cobre para la movilidad eléctrica hasta 2030, concentrando un 50% del mercado global.

EV growth

Conclusiones

Algunas de las conclusiones de la presentación son:

-El Covid-19 tuvo un profundo impacto en el consumo de cobre y sus efectos tendrán larga duración.

-La demanda mundial de cobre refinado caerá 5,5% en 2020, la mayor disminución desde la década de 1970.

-El Covid-19 ha llevado también a una degradación de las proyecciones en la producción de cobre en minas y refinado.

-Las imposiciones restrictivas de gobiernos y decisiones unilaterales de empresas de suspender o limitar rendimiento, ha ocasionado pérdidas.

-Recortes inducidos por el precio están empezando a aparecer y se espera que aceleren la segunda mitad de 2020.

-La producción global de cobre en mina proyecta un descenso de 5% en 2020, mientras que el rendimiento mundial de cobre refinado espera una caída de 3% anual.

Para revivir el webinar de CRU (en inglés), puede acceder al siguiente link:Webinar 3: The copper market outlook