TENDENCIAS

Las pancartas de Viña 2020: Cómo funciona el control de carteles que ya se ha visto en ediciones anteriores

La noticia de que nuevamente se entregarían pancartas pre fabricadas a los asistentes a la Quinta Vergara, ha generado una serie de críticas en redes sociales considerando que estos icónicos mensajes podrían ser utilizados para hacer referencia a la contingencia nacional.

Una serie de medidas de seguridad se integrarán en esta edición 2020 del Festival de Viña del Mar. Más cierres perimetrales, otro tipo de iluminación en el ingreso y revisiones más detalladas a los asistentes, son algunos de los sistemas que se verán desplegados en la Quinta Vergara a partir de este domingo 23 de febrero, jornada inaugural del certamen.

Pese a las críticas que ha generado la realización de esta edición número 61 del evento, considerando la contingencia nacional y las constantes manifestaciones que se han dado en actividades masivas desde el pasado 18 de octubre, el equipo de producción mantiene sus labores para entregar un Festival seguro que no genere mayores problemas ni a los artistas invitados ni al público asistente.

A la ya cancelada gala y la suspensión de todo evento promocional que realizaban los animadores en años anteriores, se suma el control de los carteles que ingresarán las personas al recinto de la «Ciudad Jardín».

Aunque para muchos parece una medida de «censura» ante la contingencia, lo cierto es que en años anteriores ya se ha visto que los asistentes no pueden llevar sus propias pancartas a la Quinta Vergara. En la versión 2019, por ejemplo, se vieron pocos carteles desplegados, y los que estaban compartían el mismo tipo de formato: un cartel blanco o amarillo con letras escritas con un plumón de color negro, rojo amarillo o azul. Estos se hacían al interior del recinto y los materiales los ofrecían anfitriones que representaban a auspiciadores del evento, lo que se repetiría este año.

La idea de esto, y según han explicado algunos miembros de la producción, es evitar que los carteles excedan un tamaño promedio y que molesten al público o a las cámaras que transmiten el festival por televisión.

Pero para este año en particular, la medida podría ser considerada una «censura» si es que quienes ofrecen los carteles no acceden a escribir lo que el público solicite.

Ante las dudas que surgen respecto a cómo se regulará el contenido de los carteles y qué formato tendrán –como si se les dejará un espacio en blanco en la parte trasera o no, que podría permitir escribir consignas libremente-, la producción de Viña 2020 no ha entregado detalles y, según adelantaron a Emol, esperan hacerlo mañana miércoles para evitar confusiones.

Fuente: Emol.com

 

Mostrar más
Botón volver arriba