Cuando Argentina tuvo miedo a morir en Copa América

Argentina tenía un equipo poderoso, uno que guiado por Marcelo Bielsa arrasaba por ese entonces en las Clasificatorias Sudamericanas y ya asomaba como candidato fijo a ganar el Mundial de Japón-Corea del Sur 2002, por lo mismo, no causó sorpresa que antes de iniciar la Copa América de Colombia 2001 la Albiceleste recibiera reiteradas amenazas de muerte vía mensajes que llegaban a su embajada instalada en Bogotá.

Es que por ese entonces Colombia vivía un proceso complicado con un conflicto armado liderado por las FARC que durante el primer semestre de aquel año realizó numerosos atentados y secuestros.

Era la primera vez que Colombia organizaba aquel torneo y todos querían ganarlo, pero con Argentina en el campeonato habría sido muy complicado, ya que ese equipo de Bielsa era imparable a nivel sudamericano.

Pero las amenazas sí los detuvieron, ya que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) decidió no asistir a aquella edición por falta de seguridad, luego que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) aceptara realizar el torneo dicho año, luego que en un principio tenía la intención de aplazarlo para inicios o fines de 2002.

Las presiones de la televisión y del propio gobierno colombiano pudieron más, y la Conmebol aceptó realizar el torneo en la fecha estipulada asumiendo los riesgos, pero Argentina no estaba para dejar su suerte al azar y decidió dimitir, por lo cual Honduras fue invitada sobre la hora para llenar aquel cupo y luego conseguiría el tercer lugar derrotando por penales a Uruguay.

“Se evaluó la alternativa de que si llegaba a ocurrir algo a algún miembro de la delegación, sería una responsabilidad directa nuestra. Se hizo la evaluación conjunta y por unanimidad se resolvió no viajar”, aseguraba en aquella época David Pintado, presidente de River Plate por ese entonces.

Es que los líderes de las FARC siempre dijeron que no iban a boicotear el torneo, pero también daban a entender que era una obligación para Colombia ganar el título, algo que podía traducirse en ganar como fuera… o hacerlos ganar como fuera.

Fue así como Argentina no pudo ser convencida de viajar a territorio cafetero y Colombia pudo ganar una copa llena de nerviosismo e incredulidad, y donde, seguramente, la historia habría sido muy distinta con la participación del equipo del “Loco” rosarino.

Fuente directa. TRIUNFO

Botón volver arriba