José Miguel Insulza: «Dejo la OEA mucho más fuerte que cuando llegué»

El saliente secretario general del organismo reiteró la necesidad de que la OEA, a la que muchos acusan de estar todavía anclada en la Guerra Fría y de ser un instrumento de Estados Unidos, se adapte a los desafíos actuales.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, dijo hoy que deja la OEA «mucho más fuerte» que como la encontró cuando se puso hace diez años al frente de la organización hemisférica.

El Consejo Permanente del organismo despidió hoy en una sesión protocolar de Insulza, aunque su mandato no concluye oficialmente hasta el próximo lunes.

La transición entre su equipo y el de su sucesor, el uruguayo Luis Almagro, está transcurriendo de modo «tranquilo y democrático», según Insulza. Almagro, ex canciller de Uruguay, asumirá oficialmente el cargo el próximo martes.

Insulza reiteró la necesidad de que la OEA, a la que muchos acusan de estar todavía anclada en la Guerra Fría y de ser un instrumento de Estados Unidos, se adapte a los desafíos actuales.

«La OEA debe ser una organización inclusiva, de países soberanos, diversos y legitimados por la democracia, que actúan sobre la misma agenda hemisférica, en plena igualdad. Es la exigencia de la OEA del siglo XXI, muy lejana de lo que nos demandaba aquella que nos impuso la Guerra Fría», dijo el secretario general.

Al hacer balance de su gestión, Insulza señaló que desde que asumió el cargo en 2005 sus ejes de acción fueron: inclusión, democracia, soberanía e igualdad. «Cuatro valores que a veces no coexisten cómodamente. Pero son, querámoslo o no, nuestro desafío y debemos de ser capaces de volcarlos en nuestra agenda hemisférica», añadió.

El secretario general también aludió a Cuba, que participó por primera vez en abril en la Cumbre de las Américas en Panamá, tras el deshielo diplomático con Estados Unidos.

«Sentimos como propio el regreso de Cuba al Sistema en la Cumbre de Panamá y espero que llegue el momento de un mayor acercamiento», añadió Insulza, que recordó como el tema fue madurando desde la Cumbre del Mar de Plata de 2005, «cuando nadie hablaba de Cuba», hasta el levantamiento de las sanciones en la Asamblea de San Pedro de Sula en 2009 y finalmente su participación en Panamá.

Insulza también destacó algunos logros de su gestión: las observaciones electorales, el programa de facilitadores judiciales y la igualdad de género.

DPA

Botón volver arriba