REGIÓN ATACAMA

Minvu destaca inédito proceso de reconstrucción en Atacama tras aluviones de 2015

Minvu destaca, además, las 7.286 soluciones habitacionales entregadas, con un 98,6% de avance en la ejecución del plan de reconstrucción

A cuatro años de la catástrofe que azotó a la región de Atacama, en 2015, y que provocó el fallecimiento de 34 personas, 4 desaparecidos y daños en cerca de 10 mil viviendas, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo destacó la experiencia —que en materia de reconstrucción — significó esta emergencia.

En ese contexto, desde el Minvu destacan dos grandes elementos inéditos que se utilizaron en este proceso de reconstrucción: la “Vivienda Progresiva” y el programa “Mujeres a la Obra”.

Tras la emergencia, se estableció un sistema de reconstrucción en el sitio propio de las familias damnificadas por los aluviones. Este sistema consistió en hacer en dos etapas la nueva vivienda, aprovechando la solución transitoria —que instala el Ministerio del Interior los días posteriores del desastre — para que luego el Minvu se encargara de la segunda parte: la solución habitacional definitiva, utilizando en esta oportunidad como base a la vivienda de emergencia.

De este modo, con los fondos de emergencia del Ministerio del Interior se construyó un radier de 51 m2, para luego desarrollar una vivienda básica de 24 m2. Además, se puso un sobrecimiento de 60 cms de altura, con el objetivo de mitigar alguna posible nueva inundación. En una segunda etapa, bajo la fórmula de subsidio de Reconstrucción del MINVU, se llevó a cabo la edificación 30.61 m2, sumados a los 24m2 existentes, que incluyó panel de sistema solar térmico y regularización de las 2 etapas.

Como resultado, en la Región de Atacama se realizó, con éxito, este plan piloto a nivel nacional en el cual se entregaron las primeras 25 viviendas bajo este nuevo modelo de reconstrucción.

Sobre este proceso de reconstrucción que se ha llevado en Atacama el Ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg destacó el avance y mejoramiento urbano que se ha dado en la región bajo una mirada integral de recontrucción.

“Para este proceso no solo hemos pensando en la construcción de viviendas, sino que le hemos brindado un enfoque integral que aborda acciones multisectoriales, pensando en formar una nueva ciudad que cuente con obras de mitigación efectivas y seguras para soportar de mejor forma eventuales nuevas catástrofes naturales”, dijo.

Desde la cartera se explica que la idea es que este tipo de solución es que se siga aplicando para futuras catástrofes, porque la evaluación de la experiencia es buena y así lo explica la Encargada Nacional de Reconstrucción del Minvu, Bernardita Paúl.

“El aluvión de Atacama fue una oportunidad de implementar una nueva forma de atender el proceso que fueron las viviendas progresivas. Se trabajó con Interior la posibilidad de darle un aprovechamiento a la vivienda de emergencia que se creó a los días siguientes de la emergencia para que no pasara a ser solamente temporal, sino que darle un mayor aprovechamiento a la estructura. Por ello es que estamos coordinando con Interior la posibilidad que esto pueda aprovecharse de manera permanente” explicó.

Además, con la finalidad de potenciar una política de equidad de Género en este proceso de reconstrucción se implementó, en la Región de Atacama, el programa piloto “Mujeres a la Obra” el que tiene por objetivo capacitar y generar las condiciones que promuevan la participación activa de la mujer, contribuyendo al proceso de recuperación de sus viviendas.

El programa tiene su génesis en México, donde a raíz del terremoto de 2017, se implementó la iniciativa, pero con el nombre de “mujeres vigilantes”.

El programa consideró capacitar a mujeres de Tierra Amarilla y de Copiapó, propietarias de viviendas que fueron afectadas por los aluviones, de manera que cada una de ellas se constituyera en informantes claves del proceso de reconstrucción de sus viviendas, estableciendo una relación formal y de colaboración con el equipo SERVIU, a partir de la entrega de información oportuna que permita implementar acciones concretas que corrijan errores y que potencien el proceso de reconstrucción.

La iniciativa permite generar un sentido de pertenencia de las familias y de co-responsabilidad respecto del proceso desarrollado, en el cual las mujeres junto al estado se potencien.

El programa tuvo una duración de 6 meses desde que se inició la construcción hasta que es recepcionada por la Dirección de Obra Municipal correspondiente.

BALANCE RECONSTRUCCIÓN Y NUEVOS PLANES REGULADORES

Sobre el estado de avance en la reconstrucción en la Región de Atacama, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, destacó que el proceso de recuperación habitacional cuenta con un 98,6% de avance con la entrega de 7.286 soluciones entregadas, que van desde tarjetas de Banco Material hasta la reconstrucción total de las casas. A la fecha, existen 89 soluciones en ejecución, proceso que debería culminar en su totalidad en 2020.

Al respecto el titular de Vivienda destacó los proyectos y las soluciones que se han llevado a cabo en la Región, tras los aluviones de 2015:

”Hemos recuperado 21 espacios públicos afectados por las inundaciones. A la fecha, hay un avance promedio del 98% en todas las obras habitacionales. También, hemos conservado las vías urbanas, que fueron afectados. Hay que destacar, también en este proceso, la realización del parque Kaukari que cuenta con todas las obras de mitigación que pueden paliar los efectos de una nueva catástrofe. Nuestra tarea es reconstruir, pero también convertir este proceso en una oportunidad de planificar mejor nuestras ciudades, pensando también en los riesgos. Es decir, que nuestras ciudades sean amables, pero también resilientes»”, comentó.

El Minvu, también destacó la reciente aprobación de los planes reguladores en las comunas de Copiapó, Tierra Amarilla, Chañaral, y Diego de Almagro, que permitirán establecer con claridad zonas de riesgo, para evitar que se vuelva a construir en esos lugares.

La inversión del Gobierno, a través del Ministerio de Vivienda y Urbanismo para realizar estas modificaciones a los planes reguladores, denominadas “Estudios de Riesgo y Actualización de Plan Regulador” fue diferenciada para cada comuna. En el caso de Chañaral, el monto fue de 210 millones de pesos; misma inversión para la comuna de Copiapó. En tanto que estos estudios para la comuna de Diego de Almagro tuvieron una inversión de 130 millones de pesos; mientras que para Tierra Amarilla fue de 150 millones de pesos.

“Esta es una muy buena noticia para la región, pues ayudará a planificar mejor las ciudades, que es uno de nuestros objetivos centrales como ministerio, impidiendo, además, que se pueda volver a construir en zonas con evidente riesgo”, destacó el ministro Cristián Monckeberg.

 

Botón volver arriba