Connect with us

OPINIÓN

Economía circular en construcción y materiales Héctor Hernández  ( Académico Facultad de Ingeniería y Arquitectura UCEN)

Publicado

on

 

¿Qué hacer con los residuos provenientes de la industria de la construcción? Hoy se debe ajustar al modelo de Economía Circular, el que busca crear capital económico, medioambiental y social, para todo el ciclo de vida de las construcciones, en base a tres principios.

El primero es eliminar los residuos y la contaminación desde el diseño de las infraestructuras. Por tanto, en el futuro se espera que los desechos durante la construcción sean mínimos e idealmente inexistentes. El segundo es mantener productos, subproductos o materiales de construcción en uso, una vez concluida la vida útil de ellos o de la infraestructura. En los proyectos de construcción tradicional, la visión es lineal y no circular. Por ejemplo, los edificios se diseñan, se construyen, se usan y luego se demuelen una vez concluida su vida útil, donde gran parte de los residuos se van al botadero. Esto cambia con la economía circular, los edificios se diseñan inteligentemente para ser deconstruidos una vez terminada su vida útil. Así, materiales, productos o subproductos de construcción son recuperados, reutilizados o descompuestos para producir nuevas materias primas o volver a la tierra sin provocar impacto.  Un tercer principio está vinculado a que las infraestructuras permitan regenerar los sistemas naturales, dando espacio a la recuperación ecológica a través de sistemas o instrumentos en las infraestructuras. Por ejemplo, los techos verdes en las edificaciones o el uso de energías limpias para su energización.

Bajo este contexto, la industria de la construcción está abocada hoy a generar investigación, desarrollo e innovación en estas materias, buscando formas de responder a los principios de Economía Circular dentro de todo el ciclo de vida de los proyectos. En esto último, ya se registran experiencias de éxito en Chile derivadas de la Hoja de Ruta RCD (Residuos de Construcción y Demolición) de Economía Circular en Construcción lanzada el año pasado, la que establece metas al 2035 como por ejemplo que “A nivel nacional, el 40% de la oferta de materiales, productos, piezas y componentes para la construcción cuente con atributos circulares”.

Una vez terminada la vida útil de una infraestructura, gran parte de los materiales de construcción pueden ser recuperados -con mayor o menor facilidad dependiendo del tipo de material-, para ser reciclados o reutilizados.  Entre ellos tenemos el acero, el aluminio, la madera, el hormigón, el vidrio, entre otros.  Claramente algunos de estos materiales, dadas sus características intrínsecas, son más fáciles de reciclar o reutilizar, como es el caso de los metales o las maderas.  Para otros materiales, el reciclaje o la reutilización son más complejos, pero presentan un potencial significativo en términos medioambientales como es el caso del reciclado del árido del hormigón, pues gran parte de la infraestructura civil es de hormigón armado, donde cerca del 70% del volumen de hormigón lo constituye el árido.  Sin embargo, para propiciar su uso se debe optimizar su proceso de gestión y ajustar la normativa de hormigones para poder usar el árido reciclado, algo sobre lo que hoy se trabaja y discute.

En las carreras de Ingeniería en Construcción e Ingeniería Civil en Obras Civiles, de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Central, estamos continuamente abordando trabajos de investigación en estas temáticas con nuestros estudiantes. Algunas propuestas estudiantiles han sido la elaboración de ladrillos hechos con desechos plásticos, sistemas de revestimiento para mejorar el aislamiento térmico en viviendas con el uso de desechos sólidos, o el uso de madera de pallets reciclados para elaborar elementos estructurales que son sometidos a esfuerzos en nuestro laboratorio de estructuras, entras otras propuestas.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Mayo, mes del patrimonio: ¿cuándo saldamos esta deuda? ( Miguel García, Académico Facultad de Ingeniería y Arquitectura UCEN)

Publicado

on

Por

 

En términos del discurso no cabe duda de que el patrimonio es un tema que nos congrega, que en general nos une y que refuerza nuestra identidad. Sin embargo, en un territorio que cada día es más multicultural y diverso, la definición, comprensión e interpretación de los recursos patrimoniales, así como el constructo cultural que se elabora en su entorno, no está exento de interpretaciones, discusión e incluso polarización, en virtud del valor que unos u otros otorgan a estos recursos patrimoniales.

 

De esta forma, el valor del patrimonio se construye, no sólo a través del vínculo que establecemos personalmente con su existencia y memoria, sino que adicionalmente a partir de nuestra capacidad de comprender otras culturas, pueblos o realidades, a través de la valorización de su patrimonio, sea este material o inmaterial.

 

Así, nuestro país se transforma en un paisaje multicultural donde convergen, y seguirán expresándose y consolidándose, recursos y expresiones patrimoniales cada vez más diversas, sobre las cuales se hace indispensable establecer un diálogo constructivo, integrador, empático y acogedor, que nos permita construir en armonía el nuevo Chile intercultural que heredaremos a nuestros hijos.

 

La propuesta es que dicho diálogo sea transversal, que ocurra en las escuelas y en las familias, en las universidades y en los clubes de adultos mayores, en el barrio y en los espacios de culto. Proceso de diálogo que, de ser activado, nos ayudará a encontrarnos culturalmente, develando las diversas expresiones patrimoniales que fortalecen el crisol de identidades que hoy convergen en nuestro país.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

Delincuencia, también un tema espacial (Uwe Rohwedder , Arquitecto y académico UCEN)

Publicado

on

Por

El desencuentro, producto de las malas políticas de planificación urbana y una libertad indiscriminada y permisiva, ha construido una verdadera cultura que ha transformado hasta el espacio más íntimo, que es nuestro lugar llamado hogar, en una solución para generar un buen negocio. Lo anterior tiene impactos insospechados.

La fundamental necesidad por contar con lugares para compartir, bien iluminados, con buena acústica, que nos haga sentir seguros y acogidos, impacta directamente en nuestra calidad de vida. Quizás un sentido primario de la arquitectura.

Pero la realidad es que lo anterior no sucede y va en disminución. En la actualidad, vemos con pudor y preocupación actos de violencia, que han penetrado incluso nuestras escuelas, un fenómeno que debe ocuparnos desde lo más profundo. El comportamiento, está probado que tiene un factor detonante sobre todo en los primeros años de vida, en cómo vivimos y como vemos e imaginamos el futuro, inmerso en el espacio construido que nos cobija y entrega o no esa tranquilidad que va desde el ser niño hasta el anciano.

Calles, plazas, parques y jardines cada vez se hacen más necesarios como un componente de diseño para el paisaje natural. Se hace urgente incorporar conceptos de diseño ambiental para evitar la desesperanza de muchos jóvenes que han aprendido a jugar en lugares escondidos, subterráneos, sobre fríos cementos entre el Co2 de escapes o en pasajes cerrados no ventilados, transformados en islas de calor. Esta violencia ambiental evidentemente será reflejada en acciones delictuales porque el ‘no hogar’ genera tribus urbanas que se manifiestan violentamente casi naturalmente como símbolo de su dura y abandonada infancia.

La búsqueda de espacios de felicidad, ausentes de nuestros programas escolares, también necesitan de forma urgente agregar temas de afecto para reconvertir nuestra convivencia cotidiana en una esperanza viva de que se puede recuperar un vivir más seguro y que el espacio construido más bien sea un aprendizaje para recuperar ese buen vivir y una expresión colectiva más amable y humana.

Continuar Leyendo

OPINIÓN

La transformación digital para las empresas es una herramienta para avanzar o para sobrevivir ( Georgina Barquín, docente en EAE Business School)

Publicado

on

Por

 

Vale la pena aclarar la diferencia entre transformación digital y virtualidad. La transformación digital es brindar un servicio similar al que se viene desarrollando de manera presencial pero apoyado solo en una solución digital, mientras que la virtualidad es llevar los procesos que se venían haciendo en la presencialidad en un entorno remoto, virtual.

En el mundo, se ha venido hablando de transformación digital desde hace 20 años, pero se pone en práctica hace aproximadamente 5 años, en donde las diferentes empresas han implementado nuevas soluciones para responder a las necesidades generadas por un mundo cada vez más globalizado. Lo anterior con el objetivo de expandirse en el mercado, adicionalmente permite mayor agilidad y efectividad en sus procesos.

Con la llegada de la pandemia, las empresas tuvieron que migrar a la virtualidad para subsistir, algunas llevaron a lo digital sus procesos, mientras que otras lo vieron como la oportunidad para evolucionar y avanzar en la implementación de nuevas herramientas, permitiendo de esta manera volcarse y participar en la transformación digital.

El éxito de la transformación digital se basa en un buen uso de datos, de herramientas y la capacidad de contar con un equilibrio entre equipo humano y máquinas. Todo esto en conjunto permite la globalización de productos y servicios, también la deslocalización de empleados de la compañía, porque es más fácil potenciar la marca a nivel mundial o en las regiones de interés.

Un gran ejemplo es la transformación de los procesos de contratación. La firma de los contratos antes era un proceso que demandaba tiempo, no solo en la recopilación de documentos para los contratados, sino en la documentación que debía diligenciar. Hoy en día se realiza de manera electrónica y, además, existen herramientas que brindan más seguridad que el contrato de papel, también es más amigable con el medio ambiente.

El secreto está en implementar procesos de innovación, generando cambios pero siempre enfocándonos en los empleados y clientes, para que tanto empleados como clientes se sientan satisfechos. Además, las empresas deben contar con un líder que da ejemplo a sus colaboradores haciendo uso de todas las herramientas que se implementan para optimizar el trabajo gracias a la transformación digital.

Esto permite que las empresas vayan hacía una cultura de cambio, saliendo de la zona de confort, y que las personas estén listas y cuenten con las capacidades necesarias para la digitalización y virtualidad. La innovación permite que los empleados se adapten a la nueva realidad, donde la presencialidad deja de ser la principal forma de trabajo.

 

 

Las empresas están en la tarea de comprender si sus procesos virtuales solo migraron o, en cambio, les permiten brindar un mejor servicio a sus clientes, aprovechando las herramientas y plataformas digitales para lograr los resultados deseados.

En la actualidad, los países de Asia son los más avanzados en transformación digital, seguidos por EE.UU, donde cada vez optimizan y hacen uso de más herramientas que les permite ir a la vanguardia, mientras que en Latinoamérica y España las grandes y pequeñas empresas tienen mayor dificultad a la hora de transformarse pues son países que estadísticamente hablando tienen una mayor aversión a la incertidumbre. Es decir, son países en donde se valoran los procesos y las rutinas y desconocer el futuro o cometer errores se percibe como incomodo.

 

 

 

Continuar Leyendo

LO + LEIDO AHORA